GÜNTER GRASS,”NOTABLE SU PARTICIPACIÓN EN EL GRUPO 47″

Finnish Waffen-SS volunteers of the battalion ...
Finnish Waffen-SS volunteers of the battalion in Gross Born Truppenlager in 1941. (Photo credit: Wikipedia)
Frankfurter Allgemeine Zeitung
Frankfurter Allgemeine Zeitung (Photo credit: Wikipedia)
Grass
Grass (Photo credit: Moyan_Brenn)
Gunther Grass?
Gunther Grass? (Photo credit: Helgi Halldórsson/Freddi)

GÜNTER GRASS

Günter Wilhelm Grass (n. Ciudad libre de Dánzig16 de octubre de 1927 – ) es un escritor y artista casubo alemán, galardonado con el Premio Nobel de Literatura y el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1999. Son múltiples sus compromisos en los campos del arte, la cultura, la política y los derechos humanos.

FUENTE: http://es.wikipedia.org

Frankfurter Allgemeine Zeitung, editorial depa...
Frankfurter Allgemeine Zeitung, editorial department, Hellerhofstr. 9, Frankfurt, Germany, Position plan: bulding Nr.2. Photographed from Frankenallee direction southwest (Photo credit: Wikipedia)

Trayectoria

Günter Grass nació en la Ciudad libre de Dánzig, el 16 de octubre de 1927. Hijo de Willy Grass (1899-1979), un cristiano protestante alemán, y de Helene Grass (*Knoff, 1898-1954), una cristiana católica de origen polaco. Grass creció como católico. Sus padres tenían una bodega junto a un departamento en Danzig-Langfuhr (hoy Gdańsk-Wrzeszcz). Tuvo una hermana, nacida en 1930. Estudió dibujo y escultura de 1948 a 1956.1

Ha sido un escritor capital en la vida literaria y civil tras la Segunda Guerra, en Alemania y en Europa. Y ha escrito de muy diversos modos sobre la terrible historia de su país en los años centrales del siglo XX, ya con tres novelas iniciales: El tambor de hojalata (1959), El gato y el ratón (1961) y Años de perro (1963).

1231160349_1

Tuvo notable participación en el Grupo 47 de escritores alemanes, que se reunía dos veces al año: era un colectivo de jóvenes autores, luego destacadísimos, que leían fragmentos inéditos y se enfrentaban a la crítica de sus colegas (los organizadores enviaban tarjetas cíclicamente a personas muy dispares, ajenas al grupo). Estas reuniones del Grupo 47 dieron voz, incluso finalmente en Europa, a una nueva generación de escritores.

_41991350_ap_grass203bo

Por otra parte, Günter Grass ha tenido una activa participación política en toda su vida. Criticó con dureza la represión de obreros en la Alemania del Este (RDA) a comienzos de los cincuenta (Los plebeyos ensayan la revolución). De hecho se ha mantenido siempre muy cercano al partido socialdemócrata y ayudó entre otros a Willy Brandt en sus campañas (como puede leerse en Diario de un caracol), que fue decisivo para el cambio alemán . En 1990, su breve ensayo sobre los campos, Escribir después de Auschwitz, fue muy comentado. Además se opuso, tras la caída del Muro, a una reunificación apresurada e invasiva con la antigua RDA (Alemania: una unificación insensata).

1155320428_0

GÜNTER GRASS

Una polémica

Es posible que, por todo ello, antes y después de recibir el Premio Nobel de literatura, en 1999, haya sido atacado de diversas maneras, e incluso que una vez decidiese irse de Alemania (casi un año estuvo, por ello, en la India).

Es más, se magnificó cierto pasaje de su vida que apareció en la autobiografía de 2007, Pelando la cebolla, en donde relata su infancia, su vida como soldado, sus inicios como escritor y su relación con el Papa Benedicto XVI, quien asimismo fue prisionero de guerra en Bad Aibling (Baviera). Y esta obra difundió otra pretendida novedad, avanzada sensacionalistamente por el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ):2 3 que a los 17 años perteneció a las Waffen-SS, esto es, que se contó entre los soldados, casi un millón, que reclutó al final la SS (Schutzstaffel o «Cuerpo de Protección»). Se conocía más que en 1944 estuvo unos meses en el ejército como auxiliar de artillería y que sirvió en la milicia, pero no que los batallones organizados para la guerra por los nazis lo hubiesen reclutado como soldado, aún en edad escolar.

English: Colour for the Finnish Volunteer Batt...
English: Colour for the Finnish Volunteer Battalion of the Waffen-SS, 1941-1943 (Photo credit: Wikipedia)

Grass quiso eludir, infructuosamente, su responsabilidad señalando que su ingreso a las Waffen-SS («Cuerpo de Protección Armado») no fue voluntario y fue destinado sin ser mayor de edad en Dresde,4 donde sirvió en la 10ª División Panzer SS Frundsberg. Grass solo sirvió en esos batallones unos meses, cuando tenía 17 años, por lo que ha sido defendido entre muchos otros por Volker Schlöndorff, por Salman Rushdie,5 por su traductor Miguel Sáenz o por Mario Vargas Llosa6

Vargas Llosa-PUC
Vargas Llosa-PUC (Photo credit: Wikipedia)

Es más, Klaus Wagenbach escribió7 que ese hecho ya se lo había contado el autor en 1963 para hacer una monografía sobre él, y transcribe ahí las notas correspondientes que tomó. Lo había declarado Grass sin tapujos, dice Wagenbach, pero al FAZ le interesaba en 2007 un titular: “No sólo hay demasiados reaccionarios en el mundo, sino también demasiados parricidas”, añadía ese especialista en Kafka al respecto. Eso no impide, según una entrevista con él por Juan Cruz,8 para que el propio Grass valore críticamente —y lamente— lo que significó esa “seducción” del poder en los muchachos de su generación.

English: Flag for the SS-Heimwehr Danzig, 1939...
English: Flag for the SS-Heimwehr Danzig, 1939, Waffen-SS (Photo credit: Wikipedia)

Obra

Llamó poderosamente la atención su extensa novela El tambor de hojalata, de 1959, sobre la Alemania de su infancia y asimismo Años de perro de 1963. Desde entonces se convirtió en una de las voces narrativas más conocidas de su país por su tono ácido e implacable sobre el pasado inmediato.

Escribió luego El rodaballo (1977), novela que recoge sus saberes culinarios; un breve y denso Encuentro en Telgte (1981), sobre los escritores alemanes del barroco. Luego La Ratesa (1986), y tres libros sobre la historia de su país, que han tenido mucha resonancia: Es cuento largo (1996), sobre la caída del muro de Berlín, Mi siglo (1999), que va año a año por el siglo XX (y fue publicada en el año de su Nobel), y A paso de cangrejo (2002), pues “es necesario retroceder para avanzar, como los cangrejos”, según dice Grass. En esta novela, A paso de cangrejo, recuerda el destino de millones de alemanes que fueron víctimas de la Segunda guerra mundial. La pieza central del libro es el hundimiento del barco Wilhelm Gustloff, el 30 de enero de 1945, con miles de refugiados de la Prusia Oriental a bordo; muchos de ellos, niños. Como en Alemania es un tema monopolizado por las poderosas asociaciones de refugiados de Prusia Oriental, de corte conservador, Grass corría el riesgo de verse adscrito a una ideología que no era la suya. Por eso en su novela va contraponiendo el tema de la muerte de miles de refugiados alemanes con el destino fatal de un joven de la ultraderecha (neonazi). Partiendo de esa tragedia, hace igualmente un recorrido por otras de las sufridas por la población alemana, que apenas se estudian en los libros de texto del país.

Ficha de prisionero de guerra de Günter Grass, que indica su pertenencia a una unidad de las Waffen-SS.

Aparte, realiza obras de ilustración, como en Der Schatten (La sombra. Los cuentos de H. C. Andersen vistos por G. Grass), por la que obtuvo el premio Hans Christian Andersen de ilustración en 2005. También ha editado libros suyos con sus dibujos. Su obra, del todo vertida al castellano, ha sido traducida en contacto con el autor por Miguel Sáenz.

Polski: Gdańsk Wrzeszcz, al. Grunwaldzka około...
Polski: Gdańsk Wrzeszcz, al. Grunwaldzka około 1900 roku. Widok w kierunku Oliwy. (Photo credit: Wikipedia)
Asturias
Asturias (Photo credit: yannboix)
Français : Sebastiao Salagado à l'inauguration...
Français : Sebastiao Salagado à l’inauguration d’une exposition de ses photos à Champigny sur Marne dans le Val de Marne le 12 mai 2005 (Photo credit: Wikipedia)

ALGUNOS POEMAS DE GÜNTER GRASS

FUENTE: http://zonaliteratura.com

Danza de los velos

Y cae otro
pues tu vestuario, inagotable:
el cajón de los saldos, en liquidación.

Y menos enredada en cada uno,
hay una historia:
continuará.

Y, velada siempre de nuevo,
entregas sorpresas,
a veces trágicas, a veces cómicas.

Y cada tela revela, transparente,
la que sigue, que a su vez
es transparente.

Y en torno a ti, sólo en torno a ti,
gira, gira
a cámara lenta todo.

Y queda intacto
lo que tu codicia -rica en lágrimas­
ha ahorrado.

Y así, una y otra vez,
la belleza tapada sigue siendo
especulación.

Y como cinco mil años y más,
bajo velos, están almacenados,
no cesa nunca, tu danza.

Y yo -acostumbrado al striptease­
te voy mirando, impaciente,
y un poco enervado.

Versión de Eustaquio Barjau

Varados

Tras empinado ascenso,
hasta llegar más alto que las nubes
y más arriba aún,
Ícaro e Ícara se precipitan
más rápido de lo previsto,
pero aterrizan suavemente en las dunas,
donde -más empinado aún-
planean el siguiente vuelo.

Versión de Eustaquio Barjau

Amor

Es esto:
Transacciones sin efectivo.
La manta siempre un poco corta.
El contacto flojo.

Buscar más allá del horizonte.
Rozar con cuatro zapatos las hojas muertas
y frotar mentalmente pies desnudos.
Arrendar y tomar en arriendo corazones;
o en la habitación con ducha y espejo,
en un coche alquilado, con el capó hacia la luna,
dondequiera que la inocencia se baja
y quema su programa,
suena la palabra en falsete,
cada vez diferente y nueva.

Hoy, ante la taquilla aún cerrada,
susurran, de la mano,
el avergonzado viejo y la vieja delicada.
La película prometía amor.

Versión de Miguel Sáenz

Danza en la nieve

Después de tantos cambios de tiempo,
duros se levantaban unos árboles ante un gris mojado,
ninguna otra cosa se le ocurría al invierno-
¡nieva!, ¡nieva!
Sobre el este y el oeste cae nieve,
cubre, iguala,
como si, por obra del tiempo,
hubiera vencido el socialismo
y Mariano Medina, el hombre del tiempo que empuja las nubes,
fuera -inmediatamente después del telediario-
su profeta.

Bailemos en la nieve, así,
mientras siga aquí, dejaremos huellas
en el blanco que crepita,
huellas que queden, huellas que queden,
hasta que -está anunciado- llegue el deshielo,
este u oeste, desnudos de nuevo
y sin manto, se puedan distinguir.

Bailemos en la nieve.

Versión de Eustaquio Barjau

Tango mortale

Orden, como desde arriba: el cuerpo que huye el cuerpo,
estirado, está en fuga,
así es como esto nos arrebata.

Ningún abismo, pero una vastedad a la que,
como si hubiera espejos alrededor,
lanzamos miradas que se pierden.

Y luego, ordenado: volver hacia dentro.
Nos movemos en el sitio, en lo más interior del sitio
y seguimos el compás.

Caídas contadas, las casi-caídas,
los pasos que siguen, vacilan, retrasan,
arrastran, posponen el fin.

¡No muere, no muere! Este yo de dos,
en tanto que el tango, el tango mortale
siga una forma de paso.

Con lo que queda de aliento en la fiesta sin nadie.
Los dos se celebran, y al final, no obstante,
esperan aplausos.

El dolor es sólo máscara. En disfraz nos deslizamos
en pista sin límite, pisándole a la muerte los talones
y a nosotros también.

SOLDADO ALEMAN-MASCARA DE GAS-GERMAN SOLDIERS-WW2-GAS MASK-PINTURAS MILITARES-PAINTINGS-MILITARY-ERNEST DESCALS-

Anuncios

POLÉMICA ALREDEDOR DE LO QUE HAY QUE DECIR,POEMA DE GÜNTER GRASS

Günter Grass

Günter Grass (Photo credit: Wikipedia)

El escritor alemán y premio Nobel de Literatura Günter Grass, autor de la premiada novela El tambor de hojalata, criticó con dureza la política nuclear de Israel contra Irán, en un poema publicado la semana pasada en distintos diarios del mundo.

“La potencia nuclear Israel amenaza la ya de por sí frágil paz mundial” y está “fuera de control”, sostuvo el novelista de 84 años en el texto publicado por el diario alemán Süddeutsche Zeitung, el italiano La Repubblica, el estadounidense The New York Times y el español El País.

¿Por qué he guardado silencio hasta ahora?”, se preguntó el literato alemán, quien aseguró que hasta ahora había callado para evitar la “condena” de ser acusado de “antisemita”.

English: Drawing for The New York Times
English: Drawing for The New York Times (Photo credit: Wikipedia)

English: Drawing for The New York Times (Photo credit: Wikipedia)

“Creía que mi origen, marcado por un estigma indeleble, me impedía atribuir ese hecho al país de Israel, al que estoy y quiero seguir unido”, dijo.

La reacción no se hizo esperar: el órgano que representa a los judíos en Alemania consideró “irresponsable” y “agresivo” el poema de Grass y lo calificó como “un panfleto de agitación agresivo”, en palabras de Dieter Graumann, presidente del Consejo Central de los Judíos en Berlín.

Front Page of the german Newspaper Süddeutsche...
Front Page of the german Newspaper Süddeutsche Zeitung 2009/05/20 (Photo credit: Wikipedia)

Front Page of the german Newspaper Süddeutsche Zeitung 2009/05/20 (Photo credit: Wikipedia)

Graumann consideró “triste” que el premio Nobel de Literatura alemán “dé vuelta a los hechos” de forma “irresponsable”. “La amenaza a la paz no proviene de Israel, sino de Irán”, añadió.

El Nobel de Literatura había revelado en 2006 que fue miembro de las Waffen-SS nazis cuando tenía 17 años y los críticos lo acusaron de haber callado tantos años ese dato mientras fustigaba el pasado nazi de otras figuras públicas.

La que sigue es la traducción de Miguel Sáenz del poema de Grass, publicada por El País de España, y la versión original que se publicó en el diario alemán Süddeutsche Zeitung:

Günter Grass y Lo que hay que decir

English: The Israel Philharmonic Orchestra's 7...
English: The Israel Philharmonic Orchestra’s 70th Anniversary. Français : L’orchestre philharmonique d’Israël, photographié lors de son 70 e anniversaire. (Photo credit: Wikipedia)

English: The Israel Philharmonic Orchestra’s 70th Anniversary. Français : L’orchestre philharmonique d’Israël, photographié lors de son 70 e anniversaire. (Photo credit: Wikipedia)

Lo que hay que decir

Por qué guardo silencio, demasiado tiempo,
sobre lo que es manifiesto y se utilizaba
en juegos de guerra a cuyo final, supervivientes,
solo acabamos como notas a pie de página.
Es el supuesto derecho a un ataque preventivo
el que podría exterminar al pueblo iraní,
subyugado y conducido al júbilo organizado
por un fanfarrón,
porque en su jurisdicción se sospecha
la fabricación de una bomba atómica.
Pero ¿por qué me prohíbo nombrar
a ese otro país en el que
desde hace años —aunque mantenido en secreto—
se dispone de un creciente potencial nuclear,
fuera de control, ya que
es inaccesible a toda inspección?
El silencio general sobre ese hecho,
al que se ha sometido mi propio silencio,
lo siento como gravosa mentira
y coacción que amenaza castigar
en cuanto no se respeta;
“antisemitismo” se llama la condena.
Ahora, sin embargo, porque mi país,
alcanzado y llamado a capítulo una y otra vez
por crímenes muy propios
sin parangón alguno,
de nuevo y de forma rutinaria, aunque
enseguida calificada de reparación,
va a entregar a Israel otro submarino cuya especialidad
es dirigir ojivas aniquiladoras
hacia donde no se ha probado
la existencia de una sola bomba,
aunque se quiera aportar como prueba el temor…
digo lo que hay que decir.
¿Por qué he callado hasta ahora?
Porque creía que mi origen,
marcado por un estigma imborrable,
me prohibía atribuir ese hecho, como evidente,
al país de Israel, al que estoy unido
y quiero seguir estándolo.
¿Por qué solo ahora lo digo,
envejecido y con mi última tinta:
Israel, potencia nuclear, pone en peligro
una paz mundial ya de por sí quebradiza?
Porque hay que decir
lo que mañana podría ser demasiado tarde,
y porque —suficientemente incriminados como alemanes—
podríamos ser cómplices de un crimen
que es previsible, por lo que nuestra parte de culpa
no podría extinguirse
con ninguna de las excusas habituales.
Lo admito: no sigo callando
porque estoy harto
de la hipocresía de Occidente; cabe esperar además
que muchos se liberen del silencio, exijan
al causante de ese peligro visible que renuncie
al uso de la fuerza e insistan también
en que los gobiernos de ambos países permitan
el control permanente y sin trabas
por una instancia internacional
del potencial nuclear israelí
y de las instalaciones nucleares iraníes.
Solo así podremos ayudar a todos, israelíes y palestinos,
más aún, a todos los seres humanos que en esa región
ocupada por la demencia
viven enemistados codo con codo,
odiándose mutuamente,
y en definitiva también ayudarnos.

Literatura CapsLiteratura Caps (Photo credit: fotosfera)

Was gesagt werden muss

Warum schweige ich, verschweige zu lange,
was offensichtlich ist und in Planspielen
geübt wurde, an deren Ende als Überlebende
wir allenfalls Fußnoten sind.
Es ist das behauptete Recht auf den Erstschlag,
der das von einem Maulhelden unterjochte
und zum organisierten Jubel gelenkte
iranische Volk auslöschen könnte,
weil in dessen Machtbereich der Bau
einer Atombombe vermutet wird.
Doch warum untersage ich mir,
jenes andere Land beim Namen zu nennen,
in dem seit Jahren – wenn auch geheimgehalten –
ein wachsend nukleares Potential verfügbar
aber außer Kontrolle, weil keiner Prüfung
zugänglich ist?
Das allgemeine Verschweigen dieses Tatbestandes,
dem sich mein Schweigen untergeordnet hat,
empfinde ich als belastende Lüge
und Zwang, der Strafe in Aussicht stellt,
sobald er mißachtet wird;
das Verdikt “Antisemitismus” ist geläufig.
Jetzt aber, weil aus meinem Land,
das von ureigenen Verbrechen,
die ohne Vergleich sind,
Mal um Mal eingeholt und zur Rede gestellt wird,
wiederum und rein geschäftsmäßig, wenn auch
mit flinker Lippe als Wiedergutmachung deklariert,
ein weiteres U-Boot nach Israel
geliefert werden soll, dessen Spezialität
darin besteht, allesvernichtende Sprengköpfe
dorthin lenken zu können, wo die Existenz
einer einzigen Atombombe unbewiesen ist,
doch als Befürchtung von Beweiskraft sein will,
sage ich, was gesagt werden muß.
Warum aber schwieg ich bislang?
Weil ich meinte, meine Herkunft,
die von nie zu tilgendem Makel behaftet ist,
verbiete, diese Tatsache als ausgesprochene Wahrheit
dem Land Israel, dem ich verbunden bin
und bleiben will, zuzumuten.
Warum sage ich jetzt erst,
gealtert und mit letzter Tinte:
Die Atommacht Israel gefährdet
den ohnehin brüchigen Weltfrieden?
Weil gesagt werden muß,
was schon morgen zu spät sein könnte;
auch weil wir – als Deutsche belastet genug –
Zulieferer eines Verbrechens werden könnten,
das voraussehbar ist, weshalb unsere Mitschuld
durch keine der üblichen Ausreden
zu tilgen wäre.
Und zugegeben: ich schweige nicht mehr,
weil ich der Heuchelei des Westens
überdrüssig bin; zudem ist zu hoffen,
es mögen sich viele vom Schweigen befreien,
den Verursacher der erkennbaren Gefahr
zum Verzicht auf Gewalt auffordern und
gleichfalls darauf bestehen,
daß eine unbehinderte und permanente Kontrolle
des israelischen atomaren Potentials
und der iranischen Atomanlagen
durch eine internationale Instanz
von den Regierungen beider Länder zugelassen wird.
Nur so ist allen, den Israelis und Palästinensern,
mehr noch, allen Menschen, die in dieser
vom Wahn okkupierten Region
dicht bei dicht verfeindet leben
und letztlich auch uns zu helfen.

English: Logo for El País Español: Logo de El ...English: Logo for El País Español: Logo de El País Français : Logo de El País Català: Logotip de El País Galego: Logotipo de El País Euskara: El País logotipoa (Photo credit: Wikipedia)
The prisoner of war record of German author an...The prisoner of war record of German author and Nobel Prize winner Günter Grass as of his capture as a Waffen-SS soldier at the end of World War II. (Photo credit: Wikipedia)
Related articles