JULIO CORTÁZAR. “MUY MALLARMEANOS”

corta-3-300x186

422658_506730649377864_1130664049_n

BIOGRAFÍA

Julio Florencio Cortázar Scott nació en el 26 de agosto de 1914 en Bruselas. Hijo
de padres argentinos, llegó por primera vez a Buenos Aires a los cuatro años. Creció
en Bánfield, se graduó como licenciado en letras y maestro de escuela. Durante
varios años trabajó como maestro rural en varios pueblos del interior de la Argentina.

black_9

En 1938, bajo el seudónimo Jorge Denís, publicó su primer libro, Presencia, de
sonetos “muy mallarmeanos”, según él mismo los calificara. En 1949 se publica su
poema dramática, Los Reyes.

cortaz1

En 1944 obtuvo un puesto de profesor en la Universidad de Cuyo, donde participó
activamente en manifestaciones contra el naciente fenómeno del peronismo. Cuando
el general Juan D. Perón ganó las elecciones, abandonó el cargo universitario para
no ser despedido y volvió a Buenos Aires, donde trabajó en la Cámara Argentina del
Libro.

Cortázar, Julio

Su primer cuento, La Casa Tomada, fue publicado en 1946 un periódico literario
llamado Anales de Buenos Aires, por iniciativa de su director responsable, quien era
nada menos que Jorge Luis Borges.

jorgeluisborges002

Por aquella época, Borges admitía que no conocía bien la obra de Cortázar, “pero lo
poco que conozco de ella me parece admirable y me siento orgulloso de haber sido
el primero en publicar una obra suya. Siendo yo editor de una revista llamada Anales
de Buenos Aires, recuerdo la visita de un joven alto que se presentó en mi oficina y
me tendió un manuscrito; le dije que lo leería y que volviera al cabo de una semana.
La historia se titulaba La Casa Tomada; le dije que era excelente, mi hermana Mora
la ilustró”.

tumblr_mfgiba3cxk1rdo4ejo1_500

En 1951, Cortázar publica su primera gran obra narrativa, Bestiario. Ya surgía el
Cortázar de fantasía desbordante, creador de nuevos mundos destinados a albergar
su obra futura. “Yo estaba completamente seguro de que todas las cosas que iba
guardando, digamos desde 1947, eran buenas, algunas incluso muy buenas, como
ciertas historias de Bestiario. Sabía que nadie antes de mí había publicado cuentos
como aquéllos en español, al menos en mi país. Existían otras cosas, como los
admirables relatos de Borges, pero lo que yo hacía era diferente”, comentaría años
más tarde.

FUENTE: http://www.los-poetas.com

 

CortazarPsikeba

Poco después de la publicación de Bestiario, descontento con los rumbos del
peronismo, abandona la Argentina para radicarse en París, donde trabajaría como
traductor en la ONU.

En 1960, publicó su primera novela, Los Premios. En 1962, aparece Rayuela,
destinado a convertirse en el primer gran éxito internacional del boom de la literatura
latinoamericana de esa década. En 1968 se incorpora a la vida política, inicialmente
como defensor de la Revolución Cubana. En 1973, con los golpes de Estado en Chile
y Uruguay, que inician la “década negra”, Cortázar luchará contra la represión
política, que a partir de 1976 se abate también sobre Argentina.

julio_silvio

                                                                                                                                                                                    Julio cortázar  y Silvio Rodríguez

El refinamiento literario de Julio Cortázar, sus lecturas casi inabarcables, su
incesante fervor por la causa social, hacen de él una figura de deslumbrante riqueza,
constituida por pasiones a veces encontradas, pero siempre asumidas con él mismo,
genuino ardor. Julio Cortázar murió en 1984 pero su paso por el mundo seguirá
suscitando el fervor de quienes conocieron su vida y su obra.

fotobio

FUENTE: http://www.epdlp.com
 

JULIO CORTÁZAR

Poema, de

Último round

” Te amo por ceja, por cabello, te debato en corredores
blanquísimos donde se juegan las fuentes de la luz,
te discuto a cada nombre, te arranco con delicadeza de cicatriz,
voy poniéndote en el pelo cenizas de relámpago y
cintas que dormían en la lluvia.
No quiero que tengas una forma, que seas
precisamente lo que viene detrás de tu mano,
porque el agua, considera el agua, y los leones
cuando se disuelven en el azúcar de la fábula,
y los gestos, esa arquitectura de la nada,
encendiendo sus lámparas a mitad del encuentro.
Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo,
pronto a borrarte, así no eres, ni tampoco con ese
pelo lacio, esa sonrisa.
Busco tu suma, el borde de la copa donde el vino
es también la luna y el espejo,
busco esa línea que hace temblar a un hombre en
una galería de museo.
Además te quiero, y hace tiempo y frío. 

images

LOS AMIGOS

En el tabaco, en el café, en el vino,al borde de la noche se levantan
como esas voces que a lo lejos cantan
sin que se sepa qué, por el camino.

Livianamente hermanos del destino,
dióscuros, sombras pálidas, me espantan
las moscas de los hábitos, me aguantan
que siga a flote entre tanto remolino.

Los muertos hablan más pero al oído,
y los vivos son mano tibia y techo,
suma de lo ganado y lo perdido.

Así un día en la barca de la sombra,
de tanta ausencia abrigará mi pecho
esta antigua ternura que los nombra.

julio-cortazar

EL ENCUBRIDOR

Ese que sale de su país porque tiene miedo,
no sabe de que,
miedo del queso con ratón,
de la cuerda entre los locos,
de la espuma en la sopa.
Entonces quiere cambiarse como una figurita,
el pelo que antes se alambraba
con gomina y espejo lo suelta en jopo,
se abre la camisa, muda de costumbres,
de vino, de idioma.
Se da cuenta, infeliz, que va tirando mejor,
y duerme a pata ancha.
Hasta de estilo cambia,
y tiene amigos que no saben su historia provinciana,
ridícula y casera.
A ratos se pregunta como pudo esperar
todo ese tiempo
para salirse del río sin orillas,
de los cuellos garrote,
de los domingos, lunes, martes, miércoles y jueves.
A fojas uno, si, pero cuidado:
un mismo espejo es todos los espejos,
y el pasaporte dice que naciste y que eres
y cutis color blanco, nariz de dorso recto,
Buenos Aires, septiembre.
Aparte que no olvida,
porque es arte de pocos,
lo que quiso,
esa sopa de estrellas y letras que infatigable comerá
en numerosas mesas de variados hoteles,
la misma sopa, pobre tipo,
hasta que el pescadito intercostal
se plante y diga basta.
Antes, después
como los juegos al llanto
como la sombra a la columna
el perfume dibuja el jazmín
el amante precede al amor
como la caricia a la mano
el amor sobrevive al amante
pero inevitablemente
aunque no haya huella ni presagio

aunque no haya huella ni presagio
como la caricia a la mano
el perfume dibuja el jazmín
el amante precede el amor
pero inevitablemente
el amor sobrevive al amante
como los juegos al llanto
como la sombra a la columna

como la caricia a la mano
aunque no haya huella ni presagio
el amante precede al amor
el perfume dibuja el jazmín
como los juegos al llanto
como la sombra a la columna
el amor sobrevive al amante
pero inevitablemente

tumblr_mdaizyXobq1qmvjeco1_400

OBJETOS PERDIDOS

 

Por veredas de sueño y habitaciones sordas
tus rendidos veranos me aceleran con sus cantos
Una cifra vigilante y sigilosa
va por los arrabales llamándome y llamándome
pero qué falta, dime, en la tarjeta diminuta
donde están tu nombre, tu calle y tu desvelo
si la cifra se mezcla con las letras del sueño,
si solamente estás donde ya no te busco.
Mendoza, Argentina 1944
La mufa
Vos ves la Cruz del Sur,
respirás el verano con su olor a duraznos,
y caminás de noche
mi pequeño fantasma silencioso
por ese Buenos Aires,
por ese siempre mismo Buenos Aires.
Quizá la más querida

Me diste la intemperie,
la leve sombra de tu mano
pasando por mi cara.
Me diste el frío, la distancia,
el amargo café de medianoche
entre mesas vacías.

Siempre empezó a llover
en la mitad de la película,
la flor que te llevé tenía
una araña esperando entre los pétalos.

Creo que lo sabías
y que favoreciste la desgracia.
Siempre olvidé el paraguas
antes de ir a buscarte,
el restaurante estaba lleno
y voceaban la guerra en las esquinas.
Fui una letra de tango
para tu indiferente melodía.
Una carta de amor
Todo lo que de vos quisiera
es tan poco en el fondo
porque en el fondo es todo
como un perro que pasa, una colina,
esas cosas de nada, cotidianas,
espiga y cabellera y dos terrones,
el olor de tu cuerpo,
lo que decís de cualquier cosa,
conmigo o contra mía,
todo eso es tan poco
yo lo quiero de vos porque te quiero.
Que mires más allá de mí,
que me ames con violenta prescindencia
del mañana, que el grito
de tu entrega se estrelle
en la cara de un jefe de oficina,
y que el placer que juntos inventamos
sea otro signo de la libertad.

mujeres

MUJERES

Anuncios

Leopoldo García-Alas y Ureña «Clarín»

016

“CLARÍN”

Leopoldo García-Alas y Ureña «Clarín» (Zamora25 de abril de 1852Oviedo13 de junio de 1901) fue un escritor español.1

DIVERSOS TEXTOS CLARINIANOS DE CRÍTICA LITERARIA

028

LITERATURA

FUENTE: http://cvc.cervantes.es

 

Solo de Clarín, 9. La mosca sabia

Por Sergio León Gómez

Mi nombre es Hsiang. Soy el que custodia los libros,
que acaso son los últimos,
porque nada sabemos del Imperio
y del Hijo del Cielo.
Ahí están en los altos anaqueles,
cercanos y lejanos a un tiempo,
secretos y visibles como los astros.
Ahí están los jardines, los templos
.

Los anteriores versos de Jorge Luis Borges son parte del poema «El guardián de los libros» donde su autor nos habla del amor por los libros. No sé si el bibliófilo comparte de la misma manera estos sentimientos hacia un objeto que puede encerrar un mundo y que, precisamente por eso, pierde sentido cuando sus páginas son prisioneras de los anaqueles y los escaparates. Acaso Clarín percibió lo mismo cuando visitó la famosa biblioteca a la que se refiere en el texto. Lo cierto es que en su tiempo son célebres dos grandes bibliófilos: Antonio Cánovas del Castillo (1828-1897) y José Lázaro Galdiano (1862-1947). El primero reunió en su biblioteca cerca de 35 000 volúmenes donde abundaban verdaderas rarezas bibliográficas. El segundo aún no había llegado a ser el gran coleccionista que fue, cuando Clarín escribió este artículo. Todo parece indicar que la crítica de nuestro autor se refiere a Cánovas del Castillo, el político más importante de la España del xix a quien Clarín estimaba tan poco que no tenía reparos en ridiculizarlo, como efectivamente lo hizo en sus Folletos literarios.

Don Eufrasio Macrocéfalo me permitió una noche penetrar en el sancta-sanctorum, en su gabinete de estudio, que era, más bien que gabinete, salón biblioteca: las paredes estaban guarnecidas de gruesos y muy respetables volúmenes, cuyo valor en venta había de subir a un precio fabuloso el día en que don Eufrasio cerrase el ojo y se vendiera aquel tesoro de ciencia en pública almoneda; pues si mucho vale Aristóteles por su propia cuenta, un Aristóteles propiedad del sabio Macrocéfalo tenía que valer mucho más para cualquier bibliómano capaz de comprender a mi ilustre amigo. Era mi objeto, al visitar la biblioteca de don Eufrasio, verificar notas en no importa qué autor, cuyo libro no era fácil encontrar en otra parte; y llegó a tanto la amabilidad insólita del erudito, que me dejó solo en aquel santuario de la sabiduría, mientras él iba a no sé qué Academia a negar un premio a cierta Memoria en que se le llamaba animal, no por llamárselo, sino por demostrar que no hay solución de continuidad en la escala de los seres.

La biblioteca de don Eufrasio era una habitación tan abrigada, tan herméticamente cerrada a todo airecillo indiscreto por lo colado, que no había recuerdo de que jamás allí se hubiera tosido ni hecho manifestación alguna de las que anuncian constipado: don Eufrasio no quería constiparse, porque su propia tos le hubiera distraído de sus profundas meditaciones. Era, en fin, aquélla una habitación en que bien podría cocer pan un panadero, como dice Campoamor. Junto a la mesa escritorio estaba un brasero todo ascuas, y al extremo de la sala, en una chimenea de construcción anticuada, ardían troncos de encina que se quejaban al quemarse. Mullida alfombra cubría el pavimento, cortinones de tela pesada colgaban en los huecos, y no había rendija sin tapar, ni por lado alguno pretexto para que el aire frío del exterior penetrase atropelladamente, sino por sus pasos contados y bajo palabra de ir calentándose poco a poco.

[…]

052

En vez de evacuar las citas que llevaba apuntadas, arrellanéme en una mecedora, cerca del brasero, y en dulce somnolencia dejé a la perezosa fantasía vagar a su antojo, llevando el pensamiento por donde ella fuere. Pero la fantasía se quejaba de que le faltaba espacio entre aquellas paredes de sabiduría, que no podía romper, como si fuesen de piedra. ¿Cómo atravesar con holgura aquellos tomos que sabían todo lo que Platón dijo, y que gritaban aquí ¡Leibnitz!, más allá ¡Descartes!, ¡San Agustín!, ¡Enciclopedia!, ¡Sistema del mundo!, ¡Crítica de la razón pura!, ¡Novum organum!

(Tomado de «La mosca sabia»,
en Solos de Clarín, Madrid, Alianza, 1971, pp. 138-153.)

Español: Retrato de Antonio Cánovas del Castil...
Español: Retrato de Antonio Cánovas del Castillo en el Palacio del Senado de España (Photo credit: Wikipedia)

SONETO

[EL SOLFEO,N.º 49,19 DE OCTUBRE DE 1875]

LEOPOLDO ALAS

A la concha de Venus amarrado
y al recio galopar de los tritones,
por formar comités para elecciones
cual César, cruza el mar alborotado.
Neptuno, que estará subvencionado,  5
en redes de cristal tiende traiciones,
y del agua salobre cien montones
arroja sobre el nauta atribulado.
Mas todo su furor aquí no basta;
toca por fin las playas españolas  10
débil barquilla en forma de canasta
adornada con lindas bandoleras,
y brota al punto el inmortal Sagasta
cual Venus de la espuma de las olas.

Hablar de Clarín y Europa es completar la fórmula famosa de J. A. Cabezas: «el provinciano universal» llegó a ser «europeo universal». Basta recordar la relación privilegiada que Leopoldo Alas mantiene a lo largo de su existencia de novelista, ensayista, periodista y catedrático con el entorno cultural europeo.

               Desde las aulas de su formación en Oviedo, y más que todo en el Madrid de los años krausistas, desde las bibliotecas y las salas de lectura de los Ateneos, los Casinos y los Círculos, desde las trastiendas de los amigos libreros y editores, se le ve siempre a la busca de contactos e informaciones sobre todo cuanto se publica en libros, revistas y periódicos, tanto extranjeros como nacionales.

               Impresiona ver, por ejemplo, la capacidad de reacción y asimilación que manifiesta el crítico de los Solos, todavía desinformado, en los escritos de fines del 78, sobre el giro decisivo que suponía la novelística naturalista, y convertido unos meses más tarde en el mejor conocedor español de la obra de Zola, del cual se le ve leer todo lo publicado anteriormente y comentar, al filo inmediato de la publicación ulterior, todo lo que escribe el Maestro de Médan —novelas, ensayos y artículos incluidos.

eufrásio no domingo
eufrásio no domingo (Photo credit: Mathieu Struck)
English: Michele Angiolillo assassinates spani...
English: Michele Angiolillo assassinates spanish premier Cánovas. Drawing from a contemporary journal. (Photo credit: Wikipedia)

7376_0001_s

IMAGEN :PUÑO Y LETRA DEL POEMA DE  CLARÍN –   “ESTOY TAN DESCONCERTADO”

JORGE LUIS BORGES

Stippled Borges
Stippled Borges (Photo credit: Wikipedia)
Español: escritor argentino jorge luis borges
Español: escritor argentino jorge luis borges (Photo credit: Wikipedia)
Jorge Luis Borges, escritor argentino
Jorge Luis Borges, escritor argentino (Photo credit: Wikipedia)

JORGE LUIS BORGES

El jueves 24 de agosto de 1899 nace Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo en Buenos Aires. Su árbol genealógico lo entronca con ilustres familias argentinas que tomaron parte activa en la independencia de su país.

Uno de ellos, Francisco Narciso de Laprida,preside el congreso de Tucumán y firma el acta de independencia. Muere asesinado por los montoneros de Aldao y Borges le dedica en 1943 su Poema conjetural.

FUENTE: http://grandespoetasfamosos.blogspot.com.es

 

Jorge Luís Borges 1951
Jorge Luís Borges 1951 (Photo credit: Wikipedia)

Allí ya se advierte esa tensión entre el fuego de las armas y el álgebra de las letras. Entre un hombre de libros y leyes y los gauchos bárbaros, quienes lo cercan con «el duro hierro». Ya con «el íntimo cuchillo en la    garganta» descubre «Un júbilo secreto. / Al fin me encuentro / con mi destino sudamericano». Surge también allí el recurrente tema del laberinto y la convicción    borgiana acerca de cómo todos los pasos que da el hombre sobre la tierra resultan vagamente inexplicables y como envueltos en el elusivo ropaje del sueño.

Español: Iglesia San Miguel "Quién como D...
Español: Iglesia San Miguel “Quién como Dios?”, ubicada en Maracaibo, Venezuela. (Photo credit: Wikipedia)

Salvo en el momento de la muerte, cuando todo se aclara, ofreciéndonos la clave eludida hasta el momento. «La letra que faltaba, la perfecta / forma que supo Dios desde el principio». Las dubitaciones del azar y de la libertad aparente se cierran con ese «mi insospechado rostro eterno».

Atardecer Isla del Carmen
Atardecer Isla del Carmen (Photo credit: Jaime GF)

Despedida

Entre mi amor y yo han de levantarse
Trescientas noches como trescientas paredes,
Y el mar será una magia entre nosotros.
No habrá sino recuerdos.
Oh tardes merecidas por la pena,
Noches esperanzadas de mirarte,
Campos de mi camino, firmamento
Que estoy viendo y perdiendo.
Definitiva como un mármol
Entristecerá tu ausencia otras tardes.

Campos de Madridejos - Norte
Campos de Madridejos – Norte (Photo credit: JOSE-MARIA MORENO GARCIA = FOTOGRAFO HUMANISTA)

Despertar

Entra la luz y asciendo torpemente
De los sueños al sueño compartido
Y las cosas recobran su debido
Y esperado lugar y en el presente
Converge abrumador y vasto el vago
Ayer: las seculares migraciones
Del pájaro y del hombre, las legiones
Que el hierro destrozó, Roma y Cartago.
Vuelve también la cotidiana historia:
Mi voz, mi rostro, mi temor, mi suerte.
¡Ah, si aquel otro despertar, la muerte,
Me deparara un tiempo sin memoria
De mi nombre y de todo lo que he sido!
¡Ah, si en esa mañana hubiera olvido!

Tarde en el Inírida -Pseudo HDR
Tarde en el Inírida -Pseudo HDR (Photo credit: donsabas)

El amenazado

Es el amor. Tendré que ocultarme o huir.
Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz. La
Hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única.
¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras,
La vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó
El áspero norte para cantar sus mares y sus espadas, la serena amistad,
Las galerías de la biblioteca, las cosas comunes, los hábitos, el joven
Amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche
Intemporal, el sabor del sueño?
Estar contigo o no estar contigo, es la medida de mi tiempo.
Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se levanta a la voz
Del ave, ya se han oscurecido los que miran por la ventana, pero la
Sombra no ha traído la paz.
Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y la
Memoria, el horror de vivir en lo sucesivo.
Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles.
Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar.
Ya los ejércitos que cercan las hordas.
(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.)
El nombre de una mujer me delata.
Me duele una mujer en todo el cuerpo.

Quién como tú
Quién como tú (Photo credit: Wikipedia)

El cómplice

Me crucifican y yo debo ser la cruz y los clavos.
Me tienden la copa y yo debo ser la cicuta.
Me engañan y yo debo ser la mentira.
Me incendian y yo debo ser el infierno.
Debo alabar y agradecer cada instante del tiempo.
Mi alimento es todas las cosas.
El peso preciso del universo, la humillación, el júbilo.
Debo justificar lo que me hiere.
No importa mi ventura o mi desventura.
Soy el poeta.

S.A. Tovar y Borges en Atenas 1974
S.A. Tovar y Borges en Atenas 1974 (Photo credit: Wikipedia)

El laberinto

No habrá nunca una puerta. Estás adentro
Y el alcázar abarca el universo
Y no tiene ni anverso ni reverso
Ni externo muro ni secreto centro.
No esperes que el rigor de tu camino
Que tercamente se bifurca en otro,
Tendrá fin. Es de hierro tu destino
Como tu juez. No aguardes la embestida
Del toro que es un hombre y cuya extraña
Forma plural da horror a la maraña
De interminable piedra entretejida.
No existe. Nada esperes. Ni siquiera
En el negro crepúsculo la fiera.

Uno Port
Uno Port (Photo credit: mctrent)

El mar

Antes que el sueño (o el terror) tejiera
Mitologías y cosmogonías,
Antes que el tiempo se acuñara en días,
El mar, el siempre mar, ya estaba y era.
¿Quién es el mar? ¿Quién es aquel violento
Y antiguo ser que roe los pilares
De la tierra y es uno y muchos mares
Y abismo y resplandor y azar y viento?
Quien lo mira lo ve por vez primera,
Siempre. Con el asombro que las cosas
Elementales dejan, las hermosas
Tardes, la luna, el fuego de una hoguera.
¿Quién es el mar, quién soy? Lo sabré el día
Ulterior que sucede a la agonía.

“Una obra que hace honor a la lengua española y la mente universal.”

Español: Jorge Luis Borges
Español: Jorge Luis Borges (Photo credit: Wiki

JORGE LUIS BORGES

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo (Buenos Aires, 24 de agosto de 1899–Ginebra, 14 de junio de 1986) fue un escritor argentino, uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX. Publicó ensayos breves, cuentos y poemas. Su obra, fundamental en la literatura y en el pensamiento universales y que ha sido objeto de minuciosos análisis y de múltiples interpretaciones, trasciende cualquier clasificación y excluye todo tipo de dogmatismo.1

Es considerado uno de los eruditos más reconocidos del siglo XX. Ontologías fantásticas, genealogías sincrónicas, gramáticas utópicas, geografías novelescas, múltiples historias universales, bestiarios lógicos, silogismos ornitológicos, éticas narrativas, matemáticas imaginarias, thrillers teológicos, nostálgicas geometrías y recuerdos inventados son parte del inmenso paisaje que las obras de Borges ofrecen tanto a los estudiosos como al lector casual. Y sobre todas las cosas, la filosofía, concebida como perplejidad, el pensamiento como conjetura, y la poesía, la forma suprema de la racionalidad. Siendo un literato puro pero, paradójicamente, preferido por los semióticos, matemáticos, filólogos, filósofos y mitólogos, Borges ofrece —a través de la perfección de su lenguaje, de sus conocimientos, del universalismo de sus ideas, de la originalidad de sus ficciones y de la belleza de su poesía— una obra que hace honor a la lengua española y la mente universal.2

Jorge Luis Borges plaque - rue des Beaux Arts,...
Jorge Luis Borges plaque – rue des Beaux Arts, Paris 6 (Photo credit: Monceau)

Ciego desde los 55 años, personaje polémico, con posturas políticas que le impidieron ganar el Premio Nobel de Literatura3 4 al que fue candidato durante casi treinta años.

Fuente: es.wikipedia.org

Español: Emir Rodríguez Monegal con Borges, Bu...
Español: Emir Rodríguez Monegal con Borges, Buenos Aires 1984 (Photo credit: Wikipedia)

Que un individuo quiera despertar en otro individuo recuerdos que no pertenecieron más que a un tercero, es una paradoja evidente. Ejecutar con despreocupación esa paradoja, es la inocente voluntad de toda biografía.

J.L.Borges5
Jorge_Luis_Borges_Color

El instante

        ¿Dónde estarán los siglos, dónde el sueño
        De espadas que los tártaros soñaron,
        Dónde los fuertes muros que allanaron,
        Dónde el árbol de Adán y el otro leño?
        El presente está solo. La memoria
        Erige el tiempo. Sucesión y engaño
        Es la rutina del reloj. El año
        No es menos vano que la vana historia.
        Entre el alba y la noche hay un abismo
        De agonías, de luces, de cuidados;
        El rostro que se mira en los gastados
        Espejos de la noche no es el mismo.
        El hoy fugaz es tenue y es eterno;
        Otro Cielo no esperes, ni otro Infierno.
Calle Nicaragua to 4750 (between Borges and Gu...
Calle Nicaragua to 4750 (between Borges and Gurruchaga), Buenos Aires, Argentina. Waiting for Tram activation (Photo credit: Wikipedia)

El remordimiento

        He cometido el peor de los pecados
        Que un hombre puede cometer. No he sido
        Feliz. Que los glaciares del olvido
        Me arrastren y me pierdan, despiadados.
        Mis padres me engendraron para el juego
        Arriesgado y hermoso de la vida,
        Para la tierra, el agua, el aire, el fuego.
        Los defraudé. No fui feliz. Cumplida
        No fue su joven voluntad. Mi mente
        Se aplicó a las simétricas porfías
        Del arte, que entreteje naderías.
        Me legaron valor. No fui valiente.
        No me abandona. Siempre está a mi lado
          La sombra de haber sido un desdichado.
Jorge Luis Borges in Cimetière des Rois
Jorge Luis Borges in Cimetière des Rois (Photo credit: cometstarmoon)

El sueño

        Si el sueño fuera (como dicen) una
        Tregua, un puro reposo de la mente,
        ¿Por qué si te despiertan bruscamente,
        Sientes que te han robado una fortuna?
        ¿Por qué es tan triste madrugar? La hora
        Nos despoja de un don inconcebible,
        Tan íntimo que sólo es traducible
        En un sopor que la vigilia dora
        De sueños, que bien pueden ser reflejos
        Truncos de los tesoros de la sombra,
        De un orbe intemporal que no se nombra
        Y que el día deforma en sus espejos.
        ¿Quién serás esta noche en el oscuro
          Sueño, del otro lado de su muro?
Willis Barnstone (right) with Jorge Luis Borge...
Willis Barnstone (right) with Jorge Luis Borges on an ordinary evening in Buenos Aires, 1975 . (Photo credit: Wikipedia)

El suicida

        No quedará en la noche una estrella.
        No quedará la noche.
        Moriré y conmigo la suma
        Del intolerable universo.
        Borraré las pirámides, las medallas,
        Los continentes y las caras.
        Borraré la acumulación del pasado.
        Haré polvo la historia, polvo el polvo.
        Estoy mirando el último poniente.
        Oigo el último pájaro.
          Lego la nada a nadie.
Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges (Photo credit: Wikipedia)

España

        Más allá de los símbolos,
        Más allá de la pompa y la ceniza de los aniversarios,
        Más allá de la aberración del gramático
        Que ve en la historia del hidalgo
        Que soñaba ser don Quijote y al fin lo fue,
        No una amistad y una alegría
        Sino un herbario de arcaísmos y un refranero,
        Estás, España silenciosa, en nosotros.
        España del bisonte, que moriría
        Por el hierro o el rifle,
        En las praderas del ocaso, en Montana,
        España donde Ulises descendió a la Casa de Hades,
        España del íbero, del celta, del cartaginés, y de Roma,
        España de los duros visigodos,
        De estirpe escandinava,
        Que deletrearon y olvidaron la escritura de Ulfilas,
        Pastor de pueblos,
        España del Islam, de la cábala
        Y de la Noche Oscura del Alma,
        España de los inquisidores,
        Que padecieron el destino de ser verdugos
        Y hubieran podido ser mártires,
        España de la larga aventura
        Que descifró los mares y redujo crueles imperios
        Y que prosigue aquí, en Buenos Aires,
        En este atardecer del mes de julio de 1964,
        España de la otra guitarra, la desgarrada,
        No la humilde, la nuestra,
        España de los patios,
        España de la piedra piadosa de catedrales y santuarios,
        España de la hombría de bien y de la caudalosa amistad,
        España del inútil coraje,
        Podemos profesar otros amores,
        Podemos olvidarte
        Como olvidamos nuestro propio pasado,
        Porque inseparablemente estás en nosotros,
        En los íntimos hábitos de la sangre,
        En los Acevedo y los Suárez de mi linaje,
        España,
        Madre de ríos y de espadas y de multiplicadas generaciones,
          Incesante y fatal.
Jorge Luís Borges 1951
Jorge Luís Borges 1951 (Photo credit: Wikipedia)

SAMUEL BECKETT – EL EXPERIMENTALISMO –

Samuel Beckett

200px-Samuel_Beckett,_Pic,_1

Samuel Barclay Beckett /ˈsæmju‿əl ˈbɑːɹkli ˈbɛkɪt/ (Dublín13 de abril de 1906 –París22 de diciembre de 1989) fue un dramaturgonovelistacrítico y poeta irlandés, uno de los más importantes representantes del experimentalismo literario del siglo XX, dentro del modernismo anglosajón. Fue igualmente figura clave del llamado teatro del absurdo y, como tal, uno de los escritores más influyentes de su tiempo.2 Escribió sus libros en inglés y francés, y fue asistente y discípulo del novelista James Joyce. Su obra más conocida es el drama Esperando a Godot.

2013-01-11-Bardotgodot

La obra de Beckett es fundamentalmente sombría y tendente al minimalismo y, de acuerdo con ciertas interpretaciones, profundamente pesimista (hasta nihilista3 ) acerca de la condición humana. De esta forma, con el tiempo sus libros se hicieron más crípticos y breves. El pesimismo de Beckett viene sin embargo atemperado por un particular sentido del humor, entre negro y sórdido (véase Comentarios sobre el autor).

3345beckett_enattendantgodot

Según su traductora, Antonia Rodríguez-Gago, «Beckett destruyó muchas de las convenciones en las que se sustentan la narrativa y el teatro contemporáneo; se dedicó, entre otras cosas, a desprestigiar la palabra como medio de expresión artística y creó una poética de imágenes, tanto escénica como narrativa».4

4691303163_316b233615

La obra de este autor se estudia principalmente desde el punto de vista de la literaturay el teatro, pero también de la filosofía, el psicoanálisis, la traductología, la música y los medios audiovisuales.5

En la Encyclopedia of World Literature in the 20th Century se lee: «Todo el trabajo de Beckett retrata la tragicomedia de la condición humana en un mundo sin Dios, sin ley y sin sentido. La autenticidad de su visión, la sobria brillantez de su lenguaje (en francés e inglés) han influido a jóvenes escritores de todo el mundo».6

BECKETT

Samuel Beckett fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1969 «por su escritura, que, renovando las formas de la novela y el drama, adquiere su grandeza a partir de la indigencia moral del hombre moderno».7 En 1961 había recibido asimismo el “Premio Formentor” otorgado por el Congreso Internacional de Editores, junto a Jorge Luis Borges.

samuel-beckett-9788480263009

FUENTE: http://es.wikipedia.org    FUENTE: http://grandespoetasfamosos.blogspot.com.es

shaun-ferguson-outside-2009

Canción

Vejez es estar de cuclillas
Agazapado en el hogar
Temblando porque la bruja
Ponga el perol en la cama
Y traiga el ponche
Ella llega en las cenizas
Quien amada no fue conquistada
O conquistada no fue amada
O algún otro pesar
Llega a las cenizas
Como en esa vieja luz
El rostro en las cenizas
Esa vieja luz de una estrella
Otra vez en la tierra.
Canciones en el teatro

Vino a la cocina un perro
A robar de pan un pedazo.
Con una cuchara de hierro
El cocinero migajas lo hizo.

Luego otros perros vinieron
A cavar tristes su sepultura.
Sobre la lápida escribieron
La historia que hoy perdura:

Vino a la cocina un perro
A robar de pan un pedazo.
Con una cuchara de hierro
El cocinero migajas lo hizo.
Cascando

1

Por qué no simplemente no esperar
A ser ocasión de
Un vertedero de palabras.

¿No es mejor abortar que ser estéril?

Después de tu partida las horas son tan tristes
Siempre empiezan a rastras demasiado pronto
Los garfios desgarrando con ceguedad el lecho de miseria
Rescatando los huesos los amores antiguos
Cuencas una vez llenas con ojos como tuyos
¿Es mejor siempre demasiado pronto que jamás?
Negra necesidad salpicando los rostros
Diciendo una vez más nunca flotó lo amado nueve días
Ni nueve meses
Ni nueve vidas.

2

Diciendo una vez más
Si no me enseñas tú no aprenderé
Diciendo una vez más existe un último
Atardecer de últimas veces
Últimas veces de mendigar
Últimas veces de amar
De saber no saber simular
Un último atardecer de últimas veces de decir
Sino me amas nunca seré amado
Si no te amo ya no amaré nunca.

Un batir de palabras gastadas una vez más en el corazón
Amor amor amor golpe de un émbolo antiquísimo
Moliendo el suero inalterable
De las palabras.

Una vez más aterrado
De no amar, de amar
Pero no a ti
De ser amado y no por ti
De saber no saber simular
Simular.

Yo y todos los otros que te amen
Si te aman.

3

A menos que te amen.
De grulla del infierno a estornino

Ohlibá encanto de mis ojos
Hay una cueva sobre Zoar
Y un asno español ahí.

No necesitas llevar vino a esa no-relación.

Y él no sabrá
Quién cambió su nombre
Cuando Jehová dislocó la cavidad del muslo
En Peniel, en Peniel
Después de haber enviado los treinta camellos
Amamantándose de la dulce muerte
Y tantas potrancas
Que no quiero lápidas de madera.

Señor Jacobson señor Hipólito-en-el-Infierno Jacobson
Todos sabemos
Cómo intentaste regresar con tu pa.
Bilha chismorrea siempre.

Porque Benoni bordeó la segunda cosecha
De mis adoloridos riñones
Nunca lo verás
Enrojecer el muro en dos dimensiones
Y si así fuera
Te podrías ahorrar el correo a Caldea.

Pero hay un culo condenadamente fino
Saltando con cerveza e impurée de pommes
En la colina sobre Zoar.
De Tagte es

Redime lo que reemplaza a los adioses
La sábana de agua que navega en tu mano
A quienes nada tienen ya para la tierra
Y el espejo sin niebla encima de tus ojos.
Después de bajar un poco

Después de bajar un poco
A través de la inmundicia
Donde todo es oscuridad
Sin tener que mendigar
Sin tener nada que dar
Sin palabras sin sentido
Sin tener necesidad
A través de la inmundicia
Bajar un poco aún
Donde todo es oscuridad
Se vislumbra el manantial.
Gnomo

Pasa tus años de aprendiz derrochando
Valor por tantos años de ir vagando
A través de un mundo que con cortesía
De la torpeza de aprender se libra.
El buitre

Arrastrando su hambre por el cielo
De mi cráneo casco de cielo y tierra.

Bajando a los postrados que pronto deberán
Tomar su vida y marcharse.

Burlado por un tejido que acaso no sirva
Hasta que hambre tierra y cielo sean carroña.
Enueg I

Exeo en un espasmo
Cansado del esputo rojizo de mi amada
De los asuntos secretos
Del Hospital Privado Portobello
Y avanzo hacia la cresta del peligroso puente en precipicio
Y él sobre mí lo cruzo desconcertadamente bajo el chirrido de la empalizada
Alrededor dela brillante entumecida bandera de la empalizada
Hacia un oscuro oeste
Ahogado entre nubes.

Sobre las casas árboles algummin
Las montañas
Mi cráneo hoscamente
Coágulo de ira
Clavado en la altura estrangulado por la argolla del viento
Muerde el mismo modo que un perro al que castigan.

Ruedo rápidamente sobre mis pies ruinosos
A nivel mismo del lívido canal;
Cerca de Puente Parnell una muerte gabarra
Llevando cargamento de clavos y madera
Con suavidad oscila sobre el claustro espumoso de la esclusa;
Lejos en la otra orilla unos pobres diablos parecen arreglar un armazón.

Luego durante millas el viento solamente
Y la prosperidad que se desliza muy cerca sobre el agua
Y el mundo abriéndose hacia el sur
A través de un disfraz de campo hasta las montañas
Muerta al nacer la tarde ya casi verde inmundo
Estercolando el hongo de la noche
Y la mente abolida
Náufraga por el viento.

Chapoteé cerca de un viejecito con aire fatigado, Demócrito,
Que caminaba aprisa entre una muleta y un bastón,
Cogido su muñón horriblemente, como garfio, bajo los pantalones, fumando.
Luego porque a la izquierda estalló un campo en una repentina llamarada
De gritos e insistentes silbidos y mazos color azul y rojo
Me detuve y subí sobre un ribazo para mirar el juego.
Un muchacho nervioso me gritó desde fuera “Nos está permitido entrar, Señor?” “Naturalmente” dije “sí que está”.
Pero, atemorizado, se alejó por la calle.
“Oye” grité tras él “¿por qué no entras?”
“Oh” respondió, con aire inteligente,
“Estuve en este campo antes y me expulsaron”.
De esta manera sucesivamente
Desamparado
Como desde un matojo de aliaga ardiendo en la montaña después de oscurecer
O en Sumatra, el himen de la jungla,
La aún fragante rafflesia.

Y luego:

Lamentable familia de gallinas grises y verminosas,
Agonizando en medio de un campo en hondonada,
Temblando, adormiladas, contra el portón cerrado del refugio, sin poder
Apoyarse sobre el palo.
La gran seta de pulpa venenosa,
Verdinegra,
Escupe sus miasmas sobre mí,
Empapando el cielo desgarrado con tinta como de pestilencia,
Sobre mi cráneo se vuelve el viento fétido,
El agua…

Y luego:

Colina abajo desde Fox y Geese hacia Chapelizod
Una cabra malévola y pequeña, exilada en sendero,
Que raramente embiste las puertas de su prado;
Almacenes Isolda perturbación enorme de los héroes sudados,
Vestidos de domingo,
Apresurados bajan en busca de una pinta de nepento o hierba moli o mitad y mitad
Desde donde miraban a los jugadores sobre el Kilmainham.

Borrones de amarillo sentenciado en el poso del Liffey,
Al parapeto unidos garfios de las escalas,
Incitando;
Légamo de gaviotas vigilantes en el vómito gris de la cloaca.

Ah la bandera de la carne que sangra
En la seda de los mares y las flores del Ártico
Que no existen.

DESDE WILLIAM BLAKE ‘ARTISTA TOTAL’ HASTA CORTÁZAR Y BORGES

200px-William_Blake_by_Thomas_Phillips

William Blake (Londres (Inglaterra); 28 de noviembre de 1757 – ibídem; 12 de agostode 1827) fue un poetapintorgrabador y místico [cita requerida] inglés. Aunque permaneció en gran parte desconocido durante el transcurso de su vida, actualmente el trabajo de Blake cuenta con una alta consideración. Por la relación que en su obra tienen la poesía y sus grabados respectivos suele ponerse a Blake como ejemplo del «artista total». Según el periódico The Guardian, «William Blake es con gran margen el mayor artista que Gran Bretaña ha producido».1

FUENTE ORIGINAL: http://es.wikipedia.org

 

Eternidad

Quien a sí encadenare una alegría
malogrará la vida alada.
Pero quien la alegría besare en su aleteo
vive en el alba de la eternidad.

Versión de Màrie Montand

La noche

Desciende el sol por el oeste,
brilla el lucero vespertino;
los pájaros están callados en sus nidos,
y yo debo buscar el mío.
La luna, como una flor
en el alto arco del cielo,
con deleite silencioso,
se instala y sonríe en la noche.
Adiós, campos verdes y arboledas dichosas
donde los rebaños hallaron su deleite.
Donde los corderos pastaron, andan en silencio
los pies de los ángeles luminosos;
sin ser vistos vierten bendiciones
y júbilos incesantes,
sobre cada pimpollo y cada capullo,
y sobre cada corazón dormido.
Miran hasta en nidos impensados
donde las aves se abrigan;
visitan las cuevas de todas las fieras,
para protegerlas de todo mal.
Si ven que alguien llora
en vez de estar durmiendo,
derraman sueño sobre su cabeza
y se sientan junto a su cama.

Cuando lobos y tigres aúllan por su presa,
se detienen y lloran apenados;
tratan de desviar su sed en otro sentido,
y los alejan de las ovejas.
Pero si embisten enfurecidos,
los ángeles con gran cautela
amparan a cada espíritu manso
para que hereden mundos nuevos.
Y allí, el león de ojos enrojecidos
vertirá lágrimas doradas,
y compadecido por los tiernos llantos,
andará en torno de la manada,
y dirá: “La ira, por su mansedumbre,
y la enfermedad, por su salud,
es expulsada
de nuestro día inmortal.
Y ahora junto a ti, cordero que balas,
puedo recostarme y dormir;
o pensar en quien llevaba tu nombre,
pastar después de ti y llorar.
Pues lavada en el río de la vida
mi reluciente melena
brillará para siempre como el oro,
mientras yo vigilo el redil”.

200px-Cortázar

Julio Florencio Cortázar Descotte (Ixelles26 de agosto de 1914 – París12 de febrero de 1984) fue un escritortraductor e intelectual argentino nacido en Bélgica y nacionalizado francés.

Se le considera uno de los autores más innovadores y originales de su tiempo, maestro del relato corto, la prosa poética y la narración breve en general, comparable a Jorge Luis BorgesAntón Chéjov o Edgar Allan Poe, y creador de importantes novelas que inauguraron una nueva forma de hacer literatura en el mundo hispano, rompiendo los moldes clásicos mediante narraciones que escapan de la linealidad temporal y donde los personajes adquieren una autonomía y una profundidad psicológica, pocas veces vista hasta entonces. Debido a que los contenidos de su obra transitan en la frontera entre lo real y lo fantástico, suele ser puesto en relación con el Surrealismo.

El encubridor

Ese que sale de su país porque tiene miedo,
no sabe de que,
miedo del queso con ratón,
de la cuerda entre los locos,
de la espuma en la sopa.

Entonces quiere cambiarse como una figurita,
el pelo que antes se alambraba
con gomina y espejo lo suelta en jopo,
se abre la camisa, muda de costumbres,
de vino, de idioma.
Se da cuenta, infeliz, que va tirando mejor,
y duerme a pata ancha.
Hasta de estilo cambia,
y tiene amigos que no saben su historia provinciana,
ridícula y casera.

A ratos se pregunta como pudo esperar
todo ese tiempo
para salirse del río sin orillas,
de los cuellos garrote,
de los domingos, lunes, martes, miércoles y jueves.

A fojas uno, si, pero cuidado:
un mismo espejo es todos los espejos,
y el pasaporte dice que naciste y que eres
y cutis color blanco, nariz de dorso recto,
Buenos Aires, septiembre.

Aparte que no olvida,
porque es arte de pocos,
lo que quiso,
esa sopa de estrellas y letras que infatigable comerá
en numerosas mesas de variados hoteles,
la misma sopa, pobre tipo,
hasta que el pescadito intercostal
se plante y diga basta.

Che

Por Julio Cortázar

Yo tuve un hermano.

No nos vinos nunca
pero no importaba.

Yo tuve un hermano
que iba por los montes
mientras yo dormía.
Lo quise a mi modo,
le tomé su voz
libre como el agua,
caminé de a ratos
cerca de su sombra.

No nos vimos nunca
pero no importaba,
mi hermano despierto
mientras yo dormía,
mi hermano mostrándome
detrás de la noche
su estrella elegida.
Nicolás Guillén: Che Comandante

No porque hayas caído
tu luz es menos alta.
Un caballo de fuego
sostiene tu escultura guerrillera
entre el viento y las nubes de la Sierra.
No por callado eres silencio.
Y no porque te quemen,
porque te disimulen bajo tierra,
porque te escondan
en cementerios, bosques, páramos,
van a impedir que te encontremos,
Che Comandante,
amigo.

Con sus dientes de júbilo
Norteamérica ríe. Mas de pronto
revuélvese en su lecho
de dólares. Se le cuaja
la risa en una máscara,
y tu gran cuerpo de metal
sube, se disemina
en las guerrillas como tábanos,
y tu ancho nombre herido por soldados
ilumina la noche americana
como una estrella súbita, caída
en medio de una orgía.
Tú lo sabías, Guevara,
pero no lo dijiste por modestia,
por no hablar de ti mismo,
Che Comandante,
amigo.

Estás en todas partes. En el indio
hecho de sueño y cobre. Y en el negro
revuelto en espumosa muchedumbre,
y en el ser petrolero y salitrero,
y en el terrible desamparo
de la banana, y en la gran pampa de las pieles,
y en el azúcar y en la sal y en los cafetos,
tú, móvil estatua de tu sangre como te derribaron,
vivo, como no te querían,
Che Comandante,
amigo.

Cuba te sabe de memoria. Rostro
de barbas que clarean. Y marfil
y aceituna en la piel de santo joven.
Firme la voz que ordena sin mandar,
que manda compañera, ordena amiga,
tierna y dura de jefe camarada.
Te vemos cada día ministro,
cada día soldado, cada día
gente llana y difícil
cada día.
Y puro como un niño
o como un hombre puro,
Che Comandante,
amigo.

Pasas en tu descolorido, roto, agujereado traje de campaña.
El de la selva, como antes
fue el de la Sierra. Semidesnudo
el poderoso pecho de fusil y palabra,
de ardiente vendaval y lenta rosa.
No hay descanso.
¡Salud, Guevara!
O mejor todavía desde el hondón americano:
Espéranos. Partiremos contigo. Queremos
morir para vivir como tú has muerto,
para vivir como tú vives,
Che Comandante,
amigo.

200px-Jorge_Luis_Borges_Hotel

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo (Buenos Aires, 24 de agosto de 1899–Ginebra, 14 de junio de 1986) fue un escritor argentino, uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX. Publicó ensayos breves, cuentos y poemas. Su obra, fundamental en la literatura y en el pensamiento universales y que ha sido objeto de minuciosos análisis y de múltiples interpretaciones, trasciende cualquier clasificación y excluye todo tipo de dogmatismo.1

EDIPO Y EL ENIGMA

Cuadrúpedo en la aurora, alto en el día
y con tres pies errando por en vano
ámbito de la tarde, así veía
la eterna esfinge a su inconstante hermano,

el hombre, y con la tarde un hombre vino
que descifró aterrado en el espejo
de la monstruosa imagen, el reflejo
de su declinación y su destino.

Somos Edipo y de un eterno modo
la larga y triple bestia somos, todo
lo que seremos y lo que hemos sido.

Nos aniquilaría ver la ingente
forma de nuestro ser; piadosamente
Dios nos depara sucesión y olvido.

ELOGIO DE LA SOMBRA

La vejez (tal es el nombre que los otros le dan)
puede ser el tiempo de nuestra dicha.
El animal ha muerto o casi ha muerto.
Quedan el hombre y su alma.
Vivo entre formas luminosas y vagas
que no son aún la tiniebla.
Buenos Aires,
que antes se desgarraba en arrabales
hacia la llanura incesante,
ha vuelto a ser la Recoleta, el Retiro,
las borrosas calles del Once
y las precarias casas viejas
que aún llamamos el Sur.
Siempre en mi vida fueron demasiadas las cosas;
Demócrito de Abdera se arrancó los ojos para pensar;
el tiempo ha sido mi Demócrito.
Esta penumbra es lenta y no duele;
fluye por un manso declive
y se parece a la eternidad.
Mis amigos no tienen cara,
las mujeres son lo que fueron hace ya tantos años,
las esquinas pueden ser otras,
no hay letras en las páginas de los libros.
Todo esto debería atemorizarme,
pero es una dulzura, un regreso.
De las generaciones de los textos que hay en la tierra
sólo habré leído unos pocos,
los que sigo leyendo en la memoria,
leyendo y transformando.
Del Sur, del Este, del Oeste, del Norte,
convergen los caminos que me han traído
a mi secreto centro.
Esos caminos fueron ecos y pasos,
mujeres, hombres, agonías, resurrecciones,
días y noches,
entresueños y sueños,
cada ínfimo instante del ayer
y de los ayeres del mundo,
la firme espada del danés y la luna del persa,
los actos de los muertos,
el compartido amor, las palabras,
Emerson y la nieve y tantas cosas.
Ahora puedo olvidarlas. Llego a mi centro,
a mi álgebra y mi clave,
a mi espejo.
Pronto sabré quién soy.

Oberon, Titania and Puck with Fairies Dancing....
Oberon, Titania and Puck with Fairies Dancing. From William Shakespeare’s A Midsummer Night’s Dream (Photo credit: Wikipedia)
The Body of Abel Found by Adam and Eve, c. 182...
The Body of Abel Found by Adam and Eve, c. 1825. Watercolour on wood. (Photo credit: Wikipedia)

EL GOLEM Y ELOGIO DE LA SOMBRA,POEMAS DE JORGE LUIS BORGES

BORGES,JORGE LUIS

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges (Buenos Aires, 24 de agosto de 1899–Ginebra, 14 de junio de 1986) fue un escritor argentino, uno de los autores más destacados de laliteratura del siglo XX. Publicó ensayos breves, cuentos y poemas. Su obra, fundamental en la literatura y en el pensamiento universales y que ha sido objeto de minuciosos análisis y de múltiples interpretaciones, trasciende cualquier clasificación y excluye todo tipo de dogmatismo.1

Es considerado uno de los eruditos más reconocidos del siglo XX. Ontologías fantásticas, genealogías sincrónicas, gramáticas utópicas, geografías novelescas, múltiples historias universales, bestiarios lógicos, silogismos ornitológicos, éticas narrativas, matemáticas imaginarias, thrillers teológicos, nostálgicas geometrías y recuerdos inventados son parte del inmenso paisaje que las obras de Borges ofrecen tanto a los estudiosos como al lector casual. Y sobre todas las cosas, la filosofía, concebida como perplejidad, el pensamiento como conjetura, y la poesía, la forma suprema de la racionalidad. Siendo un literato puro pero, paradójicamente, preferido por los semióticos, matemáticos, filólogos, filósofos y mitólogos, Borges ofrece —a través de la perfección de su lenguaje, de sus conocimientos, del universalismo de sus ideas, de la originalidad de sus ficciones y de la belleza de su poesía— una obra que hace honor a la lengua española y la mente universal.2

Ciego a los 55 años, personaje polémico, con posturas políticas que le impidieron ganar el Premio Nobel de Literatura3 4 al que fue candidato durante casi treinta años.

«Que un individuo quiera despertar en otro individuo recuerdos que no pertenecieron más que a un tercero, es una paradoja evidente. Ejecutar con despreocupación esa paradoja, es la inocente voluntad de toda biografía.» J.L.Borges5

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Jorge_Luis_Borges

Elogio de la sombra

La vejez (tal es el nombre que los otros le dan)
puede ser el tiempo de nuestra dicha.
El animal ha muerto o casi ha muerto.
Quedan el hombre y su alma.
Vivo entre formas luminosas y vagas
que no son aún la tiniebla.
Buenos Aires,
que antes se desgarraba en arrabales
hacia la llanura incesante,
ha vuelto a ser la Recoleta, el Retiro,
las borrosas calles del Once
y las precarias casas viejas
que aún llamamos el Sur.
Siempre en mi vida fueron demasiadas las cosas;
Demócrito de Abdera se arrancó los ojos para pensar;
el tiempo ha sido mi Demócrito.
Esta penumbra es lenta y no duele;
fluye por un manso declive
y se parece a la eternidad.
Mis amigos no tienen cara,
las mujeres son lo que fueron hace ya tantos años,
las esquinas pueden ser otras,
no hay letras en las páginas de los libros.
Todo esto debería atemorizarme,
pero es una dulzura, un regreso.
De las generaciones de los textos que hay en la tierra
sólo habré leído unos pocos,
los que sigo leyendo en la memoria,
leyendo y transformando.
Del Sur, del Este, del Oeste, del Norte,
convergen los caminos que me han traído
a mi secreto centro.
Esos caminos fueron ecos y pasos,
mujeres, hombres, agonías, resurrecciones,
días y noches,
entresueños y sueños,
cada ínfimo instante del ayer
y de los ayeres del mundo,
la firme espada del danés y la luna del persa,
los actos de los muertos,
el compartido amor, las palabras,
Emerson y la nieve y tantas cosas.
Ahora puedo olvidarlas. Llego a mi centro,
a mi álgebra y mi clave,
a mi espejo.
Pronto sabré quién soy.

El Golem

Si (como el griego afirma en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa,
en las letras de rosa está la rosa
y todo el Nilo en la palabra Nilo.

Y, hecho de consonantes y vocales,
habrá un terrible Nombre, que la esencia
cifre de Dios y que la Omnipotencia
guarde en letras y sílabas cabales.

Adán y las estrellas lo supieron
en el Jardín. La herrumbre del pecado
(dicen los cabalistas) lo ha borrado
y las generaciones lo perdieron.

Los artificios y el candor del hombre
no tienen fin. Sabemos que hubo un día
en que el pueblo de Dios buscaba el Nombre
en las vigilias de la judería.

No a la manera de otras que una vaga
sombra insinúan en la vaga historia,
aún está verde y viva la memoria
de Judá León, que era rabino en Praga.

Sediento de saber lo que Dios sabe,
Judá León se dio a permutaciones
de letras y a complejas variaciones
y al fin pronunció el Nombre que es la Clave,

la Puerta, el Eco, el Huésped y el Palacio,
sobre un muñeco que con torpes manos
labró, para enseñarle los arcanos
de la Letras, del Tiempo y del Espacio.

El simulacro alzó los soñolientos
párpados y vio formas y colores
que no entendió, perdidos en rumores
y ensayó temerosos movimientos.

Gradualmente se vio (como nosotros)
aprisionado en esta red sonora
de Antes, Después, Ayer, Mientras, Ahora,
Derecha, Izquierda, Yo, Tú, Aquellos, Otros.

(El cabalista que ofició de numen
a la vasta criatura apodó Golem;
estas verdades las refiere Scholem
en un docto lugar de su volumen.)

El rabí le explicaba el universo:
Esto es mi pie; esto el tuyo; esto la soga
y logró, al cabo de años, que el perverso
barriera bien o mal la sinagoga.

Tal vez hubo un error en la grafía
o en la articulación del Sacro Nombre;
a pesar de tan alta hechicería,
no aprendió a hablar el aprendiz de hombre.

Sus ojos, menos de hombre que de perro
y harto menos de perro que de cosa,
seguían al rabí por la dudosa
penumbra de las piezas del encierro.

Algo anormal y tosco hubo en el Golem,
ya que a su paso el gato del rabino
se escondía. (Ese gato no está en Scholem
pero, a través del tiempo, lo adivino.)

Elevando a su Dios manos filiales,
las devociones de su Dios copiaba
o, estúpido y sonriente, se ahuecaba
en cóncavas zalemas orientales.

El rabí lo miraba con ternura
y con algún horror. ¿Cómo (se dijo)
pude engendrar este penoso hijo
y la inacción dejé, que es la cordura?

¿Por qué di en agregar a la infinita
serie un símbolo más? ¿Por qué a la vana
madeja que en lo eterno se devana,
di otra causa, otro efecto y otra cuita?

En la hora de la angustia y de luz vaga,
en su Golem los ojos detenía.
¿Quién nos dirá las cosas que sentía
Dios, al mirar a su rabino en Praga?

BIOGRAFÍA

Primeros años

Borges consideraba que había heredado dos tradiciones de sus antepasados: una militar y otra literaria. Su árbol genealógico lo entronca con ilustres familias argentinas de estirpe criolla y anglosajona, como también portuguesa. Desciende de varios militares que tomaron parte activa en la Independencia Argentina, como Francisco Narciso de Laprida, que presidió el Congreso de Tucumán y firmó el Acta de la IndependenciaFrancisco Borges Lafinur —su abuelo paterno— fue un coronel uruguayo; Edward Young Haslam —su bisabuelo paterno— fue un poeta romántico que editó uno de los primeros periódicos ingleses del Río de Plata, el Southern Cross;Manuel Isidoro Suárez —su bisabuelo materno— fue un coronel que luchó en las guerras de la Independencia; Juan Crisóstomo Lafinur—su tío abuelo paterno— fue un poeta argentino autor de composiciones románticas y patrióticas y profesor de Filosofía; Isidoro de Acevedo Laprida —su abuelo materno— fue un militar que luchó contra Juan Manuel de Rosas.6

http://zonaliteratura.com/index.php/2012/06/06/el-golem-y-elogio-de-la-sombra-poemas-de-jorge-luis-borges/

Su padre, Jorge Guillermo Borges, fue un abogado argentino, nacido en la provincia de Entre Ríos, que se dedicó a impartir clases depsicología. Era un ávido lector y tenía aspiraciones literarias que concretó en una novela, El caudillo, y algunos poemas; además tradujo a Omar Jayyam de la versión inglesa de Edward Fitzgerald.

Para 1970, Jorge Luis Borges recordaba con estas palabras a su padre: «Él me reveló el poder de la poesía: el hecho de que las palabras sean no sólo un medio de comunicación sino símbolos mágicos y música».7 Su madre, Leonor Acevedo Suárez, era uruguaya. Aprendió inglés de su marido y tradujo varias obras de esa lengua al español. La familia de su padre tenía orígenes españolesportugueses e ingleses; la de su madre, españoles y posiblemente portugueses. En su casa se hablaba tanto en español como en inglés.8