LUIS BUÑUEL,(ESPAÑA,1900-1983)

bunuel_luis

images

KxkmO1zwUpmyhgtbwiOAxP3Mo1_400

luis+bunuel

LUIS BUÑUEL (CREACIONISMO Y ULTRAÍSMO)

Director de cine y escritor español, una de las figuras más geniales que ha dado la historia del cine, es autor de una serie de películas muy personales en las que se hace patente la influencia del movimiento surrealista y de la tradición del más crudo realismo español.

Español: Federico García Lorca en 1914. Foto a...
Español: Federico García Lorca en 1914. Foto anónima hallada en la Universidad de Granada en 2007, proveniente de una ficha de estudiante. (Photo credit: Wikipedia)

Español: Federico García Lorca en 1914. Foto anónima hallada en la Universidad de Granada en 2007, proveniente de una ficha de estudiante. (Photo credit: Wikipedia)

Salvador Dalí, 29 November 1939
Salvador Dalí, 29 November 1939 (Photo credit: Wikipedia)

Salvador Dalí, 29 November 1939 (Photo credit: Wikipedia)

Andalusian poet Rafael Alberti in Madrid, Spain.
Andalusian poet Rafael Alberti in Madrid, Spain. (Photo credit: Wikipedia)

Andalusian poet Rafael Alberti in Madrid, Spain. (Photo credit: Wikipedia)

Nació en Calanda (Teruel) el 22 de febrero de 1900, hijo de un indiano enriquecido en Cuba. Estudió en el colegio de los jesuitas de Zaragoza, y a los 17 años se trasladó a Madrid a la Residencia de Estudiantes, institución krausista donde conoció al poeta Federico García Lorca, al pintor Salvador Dalí y a Rafael Alberti, entre otros futuros destacados intelectuales de su generación. Atraído por la poesía de vanguardia (creacionismo y ultraísmo), interés que nunca abandonaría y sería una constante en su modo de entender el cine, publicó poemas y preparó textos en prosa antes de convertirse en cineasta tras ver Las tres luces (1921), de Fritz Lang. En 1925 se trasladó a la capital francesa. Durante esa época colaboró como crítico en publicaciones de Madrid y París, dando a conocer sus concepciones cinematográficas que más adelante eludiría comentar. Adscrito al surrealismo, llamó a Dalí para escribir el guión de Un perro andaluz, película realizada en abril de 1929 con dinero de su madre, que tuvo un gran éxito entre la intelectualidad parisina y recibió los elogios de Eisenstein. Como consecuencia de esto, consiguió que un aristócrata financiara su siguiente producción, La edad de oro (1930), película considerada otra obra maestra del cine de vanguardia, que con su anticlericalismo provocaría un gran escándalo. Reclamado por la productora estadounidense Metro Goldwyn Mayer, no se adaptó al sistema de Hollywood y regresó a Europa. Por entonces realizó el desgarrado documental Las Hurdes, tierra sin pan (1932), prohibido por el gobierno español.

19101240.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

angel3

belle-de-jour

bunuel1

Buñuel-2

El-angel-exterminador_6.jpg.jpg.jpg

FRAGMENTOS Y POEMAS DE BUÑUEL :

El arco iris y la cataplasma

“ ¿Cuántos maristas caben en una pasarela?
¿Cuatro o cinco?
¿Cuántas corcheas tiene un tenorio?
1.230.424
Esas preguntas son fáciles.

¿Una tecla es un piojo?
¿Me constiparé en los muslos de mi amante?
¿Excomulgará el Papa a las embarazadas?
¿Sabe cantar un policía?
¿Los hipopótamos son felices?
¿Los pederastas son marineros?
Y estas preguntas, ¿son también fáciles?

Dentro de unos instantes vendrá por la calle
dos salivas de la mano
conduciendo un colegio de niños sordomudos.

¿Sería descortés si yo les vomitara un piano
desde mi balcón? ”

Buñuel 3

images (1)

El cine, instrumento de poesía (fragmento)

“ Ha dicho Octavio Paz: “Basta que un hombre encadenado cierre sus ojos para que pueda hacer estallar el mundo”, y yo, parafraseando, agrego: bastaría que el párpado blanco de la pantalla pudiera reflejar la luz que le es propia, para que hiciera saltar el universo. Mas, por el momento, podemos dormir tranquilos, pues la luz cinematográfica está convenientemente dosificada y encadenada. En ninguna de las artes tradicionales existe una desproporción tan grande entre posibilidad y realización como en el cine. Por actuar de una manera directa sobre el espectador, presentándole seres y cosas concretas, por aislarlo, gracias al silencio, a la oscuridad, de lo que pudiéramos llamar su hábitat psíquico, el cine es capaz de arrebatarlo como ninguna otra expresión humana.
Pero como ninguna otra es capaz de embrutecerlo. Por desgracia, la gran mayoría de los cines actuales parecen no tener más misión que ésa: las pantallas hacen gala del vacío moral e intelectual en que prospera el cine, que se limita a imitar la novela o el teatro, con la diferencia de que sus medios son menos ricos para expresar psicologías; repiten hasta el infinito las mismas historias que se cansó de contar el siglo XIX y que aún se siguen repitiendo en la novela contemporánea.
Una persona medianamente culta arrojaría con desdén el libro que contuviese alguno de los argumentos que nos relatan las más grandes películas. Sin embargo, sentada cómodamente en la sala a oscuras; deslumbrada por la luz y el movimiento que ejercen un poder casi hipnótico sobre ella, atraída por el interés del rostro humano y los cambios fulgurantes de lugar, esa misma persona, casi culta, acepta plácidamente los tópicos más desprestigiados. El espectador de cine, en virtud de esa clase o de esa especie de inhibición hipnogógica, pierde un porcentaje elevado de sus facultades intelectivas.
Pondré un ejemplo concreto: la película titulada Detective Story o Antesala del Infierno. La estructuración de su argumento es perfecta, el director magnífico, los actores extraordinarios, la realización genial, etc, etc. Pues bien, todo ese talento, todo ese savoir faire, toda la complicación que supone la máquina del film, fue puesta al servicio de una historia estúpida, notable por su bajeza moral. Me viene a la mente aquella máquina extraordinaria del Opus II, aparato gigantesco, fabricado con el mejor acero, de mil engranajes complicados, tubos, manómetros, cuadrantes, exacto como un reloj, imponente como un trasatlántico, que servía únicamente para timbrar la correspondencia.
El misterio, elemento esencial de toda obra de arte, falta, por lo general, en las películas. Ya tienen buen cuidado autores, directores y productores de no turbar nuestra tranquilidad abriendo la ventana maravillosa de la pantalla al mundo libertador de la poesía. Prefieren reflejar en aquélla los temas que pudieran ser continuación de nuestra vida ordinaria, repetir mil veces el mismo drama, hacernos olvidar las penosas horas del trabajo cotidiano. Y todo esto, como es natural, bien sancionado por la moral consuetudinaria, por la censura gubernamental e internacional, por la religión, presidido por el buen gusto y aderezado con humor blanco y otros prosaicos imperativos de la realidad.
Si deseamos ver buen cine, raramente lo encontraremos en las grandes producciones o en aquellas otras que vienen sancionadas por la crítica y el consenso de los públicos. La historia particular, el drama privado de un individuo, creo que no puede interesar a nadie digno de vivir su época; si el espectador se hace partícipe de las alegrías, tristezas o angustias de algún personaje de la pantalla, deberá ser porque ve reflejadas en aquél las alegrías, tristezas o angustias de toda la sociedad, y, por tanto, las suyas propias. La falta de trabajo, la inseguridad de la vida, el temor a la guerra, la injusticia social, etc., son cosas que, por afectar a todos los hombres de hoy, afectan también al espectador; pero que el señor X no sea feliz en su hogar y se busque una amiga para distraerse, a la que, finalmente, abandonará para reunirse con su abnegada esposa, es algo moral y edificante, sin duda, pero nos deja completamente indiferentes.
A veces la esencia cinematográfica brota insólitamente de un film anodino, de una comedia bufa o de un burdo folletín. Man Ray ha dicho, en una frase llena de significación: “los peores films que haya podido ver, aquellos que me hacen dormir profundamente, contienen siempre cinco minutos maravillosos, y los mejores, los más celebrados, cuentan solamente con cinco minutos que valgan la pena: o sea, que tanto en los buenos como en los malos films, y por encima y a pesar de las buenas intenciones de sus realizadores, la poesía cinematográfica pugna por salir a la superficie y manifestarse.”
El cine es un arma maravillosa y peligrosa si la maneja un espíritu libre. Es el mejor instrumento para expresar el mundo de los sueños, de las emociones, del instinto. El mecanismo productor de imágenes cinematográficas, por su manera de funcionar, es, entre todos los medios de expresión humana, el que más se parece al de la mente del hombre, o mejor aún, el que mejor imita el funcionamiento de la mente en estado de sueño. B. Brunius nos hace observar que la noche paulatina que invade la sala equivale a cerrar los ojos: entonces, comienza en la pantalla, y en el hombre, la incursión por la noche de la inconsciencia; las imágenes, como en el sueño, aparecen y desaparecen a través de disolvencias y oscurecimientos; el tiempo y el espacio se hacen flexibles, se encogen y alargan a su voluntad, el orden cronológico y los valores relativos de duración no responden ya a la realidad; la acción de un círculo es transcurrir, en unos minutos o en varios siglos; los movimientos aceleran los retardos. 

FUENTE:  http://www.epdlp.com/escritor.php?id=8762

el003

nGJyw

No me parece ni bien ni mal

“ Yo creo que a veces nos contemplan
por delante por detrás por los costados
unos ojos rencorosos de gallina
más terribles que el agua podrida de las grutas
incestuosos como los ojos de la madre
que murió en el patíbulo
pegajosos como un coito
como la gelatina que tragan los buitres
Yo creo que he de morir
con las manos hundidas en el lodo de los caminos
Yo creo que si me naciese un hijo
se quedaría mirando eternamente
las bestias que copulan en los atardeceres. 

fondo-viridiana

Luis Bunuel - Un Chien Andalou

Polisoir milagroso

“ En invierno caen al mar los gritos de los semáforos
acribillados de viento y de crucifixión
Un barco puede naufragar en una gota de mi sangre
de mi sangre cuando cae sobre el pecho
de una marquesa Luís XV de espuma

Ese paisaje se hiela menos sobre el espejo
que sobre las uñas de los muertos
que han de resucitar
con los dedos convertidos en flores
en flores de agonía extinta y de salvación

Partida como el valle de Josafat
les espera la raya de mi cabeza
Mientras Cristo condena
la Virgen María en peinador blanco
dará un pedazo de pan a todos los condenados
y pondrá un pájaro de caricias
en la frente de los que se salven. ”

Buñuel-I-380x539-380x470

Luis_BuñuelviridianaNT_

RELATED ARTICLES
Anuncios

JUAN CARLOS ABRIL.”POETA Y CRÍTICO LITERARIO”

JUAN CARLOS ABRIL

…el mundo viaja solo, y tú también
en su infinita red de vanidades
te dejas arrastrar por símbolos, deseos…

j-w-goethe

“UNA SOLA PALABRA BASTA PARA DESTRUIR LA DICHA DE LOS HOMBRES.   (GOETHE)”

insula
insula (Photo credit: annapmagistra)
Juan Carlos Abril
Nacimiento 7 de enero de 1974
Los Villares, (Jaén), Flag of Spain.svgEspaña
Ocupación Poeta, profesor, crítico literario, traductor
Nacionalidad Española
Género Poesía

Juan Carlos Abril (Los VillaresJaén7 de enero de 1974) es un poeta y crítico literario español.

FUENTE: http://es.wikipedia.org

 

Juan Carlos
Juan Carlos (Photo credit: Cuadrilla de caza “Santo Antón”)

Biografía

Se doctoró en Literatura Española, con una tesis, dirigida por Luis García Montero, sobre la poesía de José Manuel Caballero Bonald, y actualmente ejerce la docencia en el Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura de la Universidad de Granada. Ha residido durante varios años en Exeter, al sudoeste de Inglaterra, en la Provenza francesa, y en Milán y Roma.

Ha publicado crítica literaria y poemas en diversas revistas como ÍnsulaCuadernos HispanoamericanosHistoria y PolíticaRilceLetras de DeustoLa Estafeta del VientoLitoralEl Maquinista de la GeneraciónHumanitas,Analecta MalacitanaRevistAtlánticaRenacimientoClarínCampo de AgramantePrima LitteraLa páginaLa Poesía, señor hidalgoCuadernos del Matemático o La Manzana Poética. Dirige la revista Paraíso.

Clarín (newspaper)
Clarín (newspaper) (Photo credit: Wikipedia)

ALGUNOS POEMAS DE JUAN CARLOS ABRIL

Français : Librairie Humanitas, str. N. Balcescu
Français : Librairie Humanitas, str. N. Balcescu (Photo credit: Wikipedia)
Cabina de La Hidrocálida (AGS-MEX)
Cabina de La Hidrocálida (AGS-MEX) (Photo credit: José Camba)

Diseminación

Los poemas que nunca escribiré
se han convertido en humo

afirmativo y en volutas
que no desaparecen, se disuelven.

Blanco humo de las chimeneas
que contiene poemas de todos los colores.

De “Crisis”, 2007

Blanco vs Negro
Blanco vs Negro (Photo credit: una_cat)

Don de la ingenuidad

Cuando regreses
a la ciudad verás las ilusiones
que madrugan con sus acentos
incapaces de desprenderse
del pasado, que ignoran
lo mismo que nosotros.

Tú ni siquiera sabes por qué vives,
cómo es posible limitar
la realidad de varias formas,
si es tuyo este deseo
en la utopía de los débiles,
rebeldes, nunca hermosos.

No dormirán las culpas hasta tarde
y en su espiral el ruido
con su dragón ajuglarado
bisbiseará un nuevo día:
Horarios imposibles,
beata actividad.

Contra ti mismo cuántas veces;
cuántos modos conoces
de hacerte daño.
Ya no quedan violines
y la melancolía de las fuentes
posee menos memoria
que sentido común.

He de explicarlo casi todo.
El tiempo, como un herpes, su sintaxis
sin posibilidad. Irás
pero no volverás.
Este país tiene la pata herida.

Yo quise destruirme
fregando platos,
dije lo que me apetecía.

En los desfiladeros
de mis eses,
con el afán
de principios de curso
superé mi propia rutina
y eliminé
lo que no soportaban.
Unos dicen que ha muerto,
otros que nunca morirá.

Aún así
te convences con poco.

Colono de una lengua
que hoy sigues recordando,
quiero reírme
de esas largas genealogías
mientras diseño aquí mi casa:
encinas y palmeras,
tamarindos,
palabras con descuento
e insistencia:
es tu virtud.

Y otro episodio
dentro de ese vacío
infantiloide
que debes aceptar
intermitente,
la descripción de un personaje
con flexibilidad: ser puente o río.

Inédito

"Unos"
“Unos” (Photo credit: enggul)

El clavo

Todo lo revivido se estremece.

Repites las historias muy despacio
con los nombres del mundo de los muertos
pues lo bello, al final, resulta triste.

Las huidas sin carrera son la imagen
grotesca de los sueños, el agua que se escapa
entre las manos y, por eso, prefieres
cambiar aquellos nombres y lugares, dejar
sólo los hechos con los sentimientos
que arrastran.
Puede ser una señal
y casi te deslumbra.

En el dolor, no obstante,
el abrazo es más rápido que un cepo.

Ser uno mismo, sí, pero antes ser de otros.

De “Un intruso nos somete”, 1997

VIENTO
VIENTO (Photo credit: nestor galina)

El vigía

Veo en el horizonte un humo verde
reptando, caprichoso,
igual que una culebra entre las rocas.
Y cerca, en el camino a mitad de este sendero,
la verja vegetal que lo recubre
lujosa, decadente,
escarchadas y lánguidas
clarean unas ramas.
Parecen tensas venas que sujetan
a punto de partirse este paisaje
en la ventana de la fantasía.

Protege la muralla.
Y cómo cubre cárdena su imagen
y oscila en la penumbra,
cómo se pierde, y cómo se difunde.

Justo ahí donde empieza la escalera,
una escalera natural
de piedra, justo ahí es donde paro,
y me vuelvo otra vez.

Y aquí yo, y tú también,
ya nosotros.
Con miedo incluso, incluso
incertidumbre, en triple dirección.
Con la mano temblando al escribir
esta venérea milicia, noble
título, y mucho más real; pues sabemos
que no nos pertenece casi nada,
que todo es suyo y nuestro,
y que yo no soy nadie.
¿Algo es mío?

¿Cómo es posible ahora
escuchar su advertencia?
¿Cómo estar en lo cierto
y descifrar los símbolos osados
que la belleza desinteresada
rasga en nuestras imágenes?
¿Preguntas
indefinidamente sin respuesta?

Daré la voz de alarma
ante cualquier extraño movimiento.
Tengo explícitas órdenes
de tirar a matar.

De “El laberinto azul”, 2001

Cuando River
Cuando River (Photo credit: mp3ief)

 


Elegía

La noche es el escudo
que abarca su mirada,
la tierra que rodea
desde el riesgo a la tumba.

Ya amanece
en la posada del acantilado
donde cuelga un farol
y un letrero que gime en las tormentas
infernales de invierno.

Aquí vibra el dominio de la espada,
mano que empuña su destino
libre y que atraviesa
el territorio de la dignidad.
Yo prometo
la tierra de los sueños,
lejana de las leyes de los hombres
que ahora contemplamos.
Voz inerte,
viento, nostalgia. No te apresarán
los perros convocados que persiguen
el olor de una muerte fugitiva,
ni cederán el hambre, los pies siempre cansados,
la persistencia del dolor.
Yo sé
que este horizonte púrpura consigue,
como fuego y presagio,
el rastro insoportable de la cólera,
la luz de la esperanza.

De “Un intruso nos somete”, 1997

FUENTE: http://www.amediavoz.com

 

Litoral Atacama
Litoral Atacama (Photo credit: desierto_atacama)
Rome House
Rome House (Photo credit: @Doug88888)

VIDA Y TRES SONETOS DE FRANCISCO VILLAESPESA

0000939518_230x230_jpg000

Francisco Villaespesa

Francisco Villaespesa Martín (* Laujar de AndaraxAlmería15 de octubre de 1877 –Madrid9 de abril de 1936), poeta, dramaturgo y narrador español del Modernismo.

FUENTE: http://es.wikipedia.org

 

librow_263

Nació en la Alpujarra, Almería, un quince de octubre, no un catorce, como se suele creer; este paisaje impregnado de historia y exaltador de los sentidos marcó profundamente su obra; en su homenaje la Biblioteca Pública Provincial de Almería, sita en la capital, lleva su nombre. Inició estudios de Derecho en la Universidad de Granada, pero a los 20 años, en 1897, los abandonó y marchó a Málaga, donde se unió a la vidabohemia de Narciso Díaz de EscovarRicardo León y Salvador González Anaya. Ese mismo año continuó su vida bohemia en Madrid, donde subsistió dedicado al periodismo y colaborando en numerosas revistas y diarios. Allí frecuentó las tertulias(Café de Levante y Fornos), donde conoció a Eduardo ZamacoisAlejandro Sawa, Catarinéu, Fernández Vaamonde y a todos los demás del grupo de la revista Germinaldonde publicó sus primeras obras. Dio a la imprenta su primer libro de poemasIntimidades (1898) y conoció a su futura esposa, Elisa González Columbio, que moriría en 1903 y le inspiró algunos de sus libros más queridos, por ejemplo Tristitiae rerum(1906). Fundó revistas de corte modernista como ElectraLa Revista Ibérica y La Revista Latina. El gran éxito de su pieza El alcázar de las perlas (1911) le abrió las llaves del teatro y estuvo varias veces en en la América española de gira como empresario teatral y recitador de sus poemas. Viajó por Portugal e Italia y se estableció durante diez años en Caracas; conoció a los poetas modernistas de casi toda Hispanoamérica. Admirador del poeta nicaragüense Rubén Darío, fue su mejor y más fiel discípulo en la estética del Modernismo que ambos procuraron impulsar en España. Fue un poeta de obra torrencial y extensísima: más de cincuenta libros de poemas publicados y varios inéditos. También escribió varias novelas, y piezas teatrales tan populares como El alcázar de las perlas (1911) o Aben-Humeya (1913); su teatro es en su mayoría de naturaleza histórica, y en él domina la gran escenografía y el lujo formal.

82_01

Sus primeros poemarios (Intimidades, de 1898) y Luchas, de 1899) presentan fuertes reminiscencias del Romanticismo tardío de José Zorrilla (musicalidad, temas orientales) y del Colorismo de Salvador Rueda. Con La copa del rey de Thule (1900) se insertó decididamente en el Modernismo, de cuya renovación poética fue el más temprano portavoz y principal artífice. En efecto, invitó a Juan Ramón Jiménez a ir a Madrid a “luchar por el Modernismo” y, como éste más tarde le recordaría, fue “el paladín, el cruzado, el púgil del modernismo”. No obstante, a pesar de la importancia capital que logró adquirir en el contexto literario del novecientos, la obra del poeta, dramaturgo y novelista almeriense ha llegado hasta nuestros días difuminada por el olvido de los lectores y la escasa atención editorial y académica que ha venido padeciendo durante décadas. Sus libros más importantes coinciden con los primeros años de siglo. A partir, aproximadamente, de 1906 surge en sus versos una nota orientalista que explotará hasta la exageración. Entre otros libros poéticos destacan Bajo la lluvia, 1910; Los remansos del crepúsculo, 1911; Andalucía, 1911.

61d05789d43fe404ed520e924172ab6f

En la capital amista con Antonio Ledesma y Francisco Aquino y colabora en la prensa almeriense: La CrónicaLa ProvinciaEl Ferrocarril. En una segunda etapa madrileña empieza a publicar en Revista Nueva y La Vida Literaria, además de afrontar la dirección de El Álbum de Madrid; se relaciona con Pío BarojaAzorínRamiro de MaeztuValle-InclánJacinto BenaventeMariano Miguel de ValSalvador RuedaAmado Nervo y el mismísimo Rubén Darío. Aquejado de arterioclerosis, de insuficiencia gástrica y de hipertensión, entre otros achaques, enfermó gravemente en 1930 cuando se hallaba en Brasil, y volvió a España, donde sus males se agravaron en 1933; falleció en 1936.

4166_02

TRES SONETOS DE FRANCISCO VILLAESPESA

Mi vida es el silencio de una espera…

Mi vida es el silencio de una espera…
Se escapa de mis ojos la mirada,
ansiando contemplar la sombra amada
que en otros tiempos a mi lado viera.

La mano palpa, cual si presintiera
negrear en la atmósfera callada
la seda tibia de su destrenzada,
profusa y olorosa cabellera.

Mi oído de impaciencia se estremece,
un olor a algo suyo el viento exhala…
-¿Estás ya aquí? -le digo, y me parece

que «Aquí estoy», dulcemente, me contesta
aquella voz que pasa como un ala
rozando fugitiva la floresta.

Español: Acueducto de la Rambla de Bonaya en L...
Español: Acueducto de la Rambla de Bonaya en Laujar de Andarax (Almería) (Photo credit: Wikipedia)

Sara es viciosa. Su pupila oscura…

Sara es viciosa. Su pupila oscura
de incitantes promesas es venero…
Bebe como un tudesco, y fuma y jura
con el canalla argot de un marinero.

Su placer es violento. Besa, muerde
y grita, y al final de la batalla,
muere su voz y hasta la vista pierde
y en nerviosos ataques se desmaya.

¡Oh, jilguero embriagado de alegría,
nadie te vio llorar!… ¡Tan sólo un día
furtivo llanto se asomó a tus ojos

y tu mirada se perdió en el cielo,
viendo dos hilos de tu sangre rojos
temblando en la blancura de un pañuelo!…

Español: El Nacimiento de Laujar de Andarax
Español: El Nacimiento de Laujar de Andarax (Photo credit: Wikipedia)

La sabia mano a cuyo tacto ardiente…

La sabia mano a cuyo tacto ardiente
vibra la carne como un instrumento,
prolongó la agonía del momento
en una languidez intermitente…

¡Oh, el cálido contacto de tu frente!
¡Oh, tu dorso desnudo y opulento
echado sobre mí, como un sediento
sobre la superficie de una fuente!

Mis besos perfumaron el vacío
de un húmedo y mortal escalofrío…
¡Y bajo tu melena estremecida

en un áureo manojo de serpientes,
sentí sangrar y sucumbir mi vida,
entre el canibalismo de tus dientes!

The Photo of: "El Príncipe de los ingenio...
The Photo of: “El Príncipe de los ingenios” Rubé Darío. A great friend of the Peruvian poet José Santos Chocano (Photo credit: Wikipedia)
Español: Convento de San Pascual Bailón de Lau...
Español: Convento de San Pascual Bailón de Laujar de Andarax (Photo credit: Wikipedia)

FEDERICO GARCÍA LORCA.POESÍA POPULAR,SURREALISMO,XX

 

Español: Federico García Lorca en 1914. Foto a...
Español: Federico García Lorca en 1914. Foto anónima hallada en la Universidad de Granada en 2007, proveniente de una ficha de estudiante. (Photo credit: Wikipedia)

 

 

FUENTE:  http://poeticas.es/?p=998

 

El granadino Federico García Lorca (Granada, 1898-1936), miembro fundamental de la generación del 27, aunó en su poesía inspiración popular e innovación vanguardista. Un sentimiento trágico de la vida recorre su poesía y su teatro.

 

Málaga 0:01. En el Café de Chinitas (Federico ...
Málaga 0:01. En el Café de Chinitas (Federico García Lorca) (Photo credit: Alberts)

Málaga 0:01. En el Café de Chinitas (Federico García Lorca) (Photo credit: Alberts)

 

SOBRE UN LIBRO DE VERSOS

 

Dejaría en el libro
Este toda mi alma.

 

Este libro que ha visto
Conmigo los paisajes
Y vivido horas santas.

 

¡Qué pena de los libros
Que nos llenan las manos
De rosas y de estrellas
Que se esfuman y pasan!
¡Qué tristeza tan honda
Es mirar los retablos
De dolores y penas
Que un corazón levanta!

 

Ver pasar los espectros
De vidas que se borran,
Ver al hombre desnudo
En Pegaso sin alas,
Ver la Vida y la Muerte,
la síntesis del mundo,
Que en espacio profundo
Se miran y se abrazan.

 

Un libro de poesías
Es el Otoño muerto.
Los versos son las hojas
Negras en tierras blancas,
Y la voz que lo lee
Es el soplo del viento
Que hunde en los pechos
–Entrañables distancias–.

 

El poeta es un árbol
Con frutos de tristeza
Y con hojas marchitas
De llorar lo que ama.
El poeta es el médium
De la Naturaleza
Que explica su grandeza
Por medio de palabras.

 

El poeta comprende
Todo lo incomprensible
Y a cosas que se odian
Él hermanas las llama.
Sabe que los senderos
Son todos imposibles
Y por eso en lo oscuro
Va por ellos con calma.

 

En los libros de versos,
Entre rosas de sangre,
Van desfilando tristes
Y eternas caravanas
Que hirieron al poeta
Que lloraba en la tarde,
Rodeado y ceñido
Por sus propios fantasmas.

 

Poesía es Amargura,
Miel celeste que mana
De un panal invisible
Que fabrican las almas.

 

Poesía es lo imposible
Hecho posible. Arpa
Que tiene en vez de cuerdas
Corazones y llamas.

 

Poesía es la vida
Que cruzamos con ansia
Esperando al que lleve
Sin rumbo nuestra barca.
Libros dulces de versos
Son los astros que pasan
Por el silencio mudo
Al reino de la Nada,
Escribiendo en el cielo
Sus estrofas de plata.

 

¡Oh, qué penas tan hondas
Y nunca remediadas,
Las voces dolorosas
Que los poetas cantan!

 

Como en el horizonte
Descanso las miradas.
Dejaría en el libro
Este, ¡toda mi alma!

 

1918. En Poemas inéditos de juventud.

 

Busto de Federico García Lorca en Santoña, Can...
Busto de Federico García Lorca en Santoña, Cantabria (Photo credit: Wikipedia)

Busto de Federico García Lorca en Santoña, Cantabria (Photo credit: Wikipedia)

 

POEMA DOBLE DEL LAGO EDEN

 

Nuestro ganado pace, el viento espira
Garcilaso

 

Era mi voz antigua
ignorante de los densos jugos amargos.
La adivino lamiendo mis pies
bajo los frágiles helechos mojados.

 

¡Ay voz antigua de mi amor,
ay voz de mi verdad,
ay voz de mi abierto costado,
cuando todas las rosas manaban de mi lengua
y el césped no conocía la impasible dentadura del caballo!

 

Estás aquí bebiendo mi sangre,
bebiendo mi humor de niño pesado,
mientras mis ojos se quiebran en el viento
con el aluminio y las voces de los borrachos.

 

Déjame pasar la puerta
donde Eva come hormigas
y Adán fecunda peces deslumbrados.
Déjame pasar, hombrecillo de los cuernos,
al bosque de los desperezos
y los alegrísimos saltos.

 

Yo sé el uso más secreto
que tiene un viejo alfiler oxidado
y sé del horror de unos ojos despiertos
sobre la superficie concreta del plato.

 

Pero no quiero mundo ni sueño, voz divina,
quiero mi libertad, mi amor humano
en el rincón más oscuro de la brisa que nadie quiera.
¡Mi amor humano!

 

Esos perros marinos se persiguen
y el viento acecha troncos descuidados.
¡Oh voz antigua, quema con tu lengua
esta voz de hojalata y de talco!

 

Quiero llorar porque me da la gana
como lloran los niños del último banco,
porque yo no soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja,
pero sí un pulso herido que sonda las cosas del otro lado.

 

Quiero llorar diciendo mi nombre,
rosa, niño y abeto a la orilla de este lago,
para decir mi verdad de hombre de sangre
matando en mí la burla y la sugestión del vocablo.

 

No, no, yo no pregunto, yo deseo,
voz mía libertada que me lames las manos.
En el laberinto de biombos es mi desnudo el que recibe
la luna de castigo y el reloj encenizado.

 

Así hablaba yo.
Así hablaba yo cuando Saturno detuvo los trenes
y la bruma y el Sueño y la Muerte me estaban buscando.
Me estaban buscando
allí donde mugen las vacas que tienen patitas de paje
y allí donde flota mi cuerpo entre los equilibrios contrarios.

 

Poeta en Nueva York, 1929-30.

 

Federico García Lorca Park
Federico García Lorca Park (Photo credit: Wikipedia)

Federico García Lorca Park (Photo credit: Wikipedia)

 

OCTAVIO ARMAND. XX

 

 

La poesía de Octavio Armand (Cuba, 1946) toma como punto de partida “la insuficiencia, la aridez, la escasa posibilidad o la imposibilidad de decir”. La experimentación es la forma de asumir en sus versos esta crisis del lenguaje.

 

TENGO ALGO QUE DECIR ME DIGO

 

Tengo algo que decir me digo
Palabras que se disuelven en la boca
Alas que de repente son percheros
Donde el grito cae crece una mano
Alguien mata nuestro nombre en algún libro
¿Quién le arrancó los ojos a la estatua?
¿Quién colocó esta lengua alrededor del
Llanto?

 

Tengo algo que decir me digo
Y me hincho de pájaros por fuera
Labios que caen como espejos Aquí
Allá adentro Las distancias se reúnen
Este norte o este sur son un ojo
Vivo alrededor de mí mismo
Estoy aquí allá entre peldaños de carne
A la intemperie
Con algo que decir me digo.

 

Entre testigos, 1974.

 

Terminal del aeropuerto de Granada
Terminal del aeropuerto de Granada (Photo credit: Wikipedia)

Terminal del aeropuerto de Granada (Photo credit: Wikipedia)

 

Related articles

 

  • Spanish Poems for Children – Three Resources with Poetry and Activities (spanishplayground.net)
  • Los Angeles Powers Trains With Recycled Kinetic Energy(sustainablebusiness.com) 
    English: Huerta de San Vicente, Lorca's summer...
    English: Huerta de San Vicente, Lorca’s summer home in Granada, Spain Español: Huerta de San Vicente, residencia veraniega de Lorca en Granada, España Deutsch: Huerta de San Vicente, Sommerhaus Lorcas in Granada, Spanien (Photo credit: Wikipedia)

    English: Huerta de San Vicente, Lorca’s summer home in Granada, Spain Español: Huerta de San Vicente, residencia veraniega de Lorca en Granada, España Deutsch: Huerta de San Vicente, Sommerhaus Lorcas in Granada, Spanien (Photo credit: Wikipedia)

CLASICISMO,ROMANTICISMO,XIX

 

Español: Foto del monitor Huáscar en la década...Español: Foto del monitor Huáscar en la década de 1920, cuando se mantenía a flote gracias a pequeñas reparaciones (Photo credit: Wikipedia)

 

 

 

 

 

 

FUENTE: http://es.wikipedia.org

 

Español: Es fotografía muestra el interior de ...Español: Es fotografía muestra el interior de la catedral primada de Colombia, cuando estan dando una misa en día domingo. (Photo credit: Wikipedia)

 

FRANCISCO MARTÍNEZ DE LA ROSA.IMAGEN.RETRATO.

Francisco de Paula Martínez de la Rosa Berdejo Gómez y Arroyo (Granada10 de marzo de 1787 – Madrid7 de febrero de 1862) fue un poetadramaturgopolítico ydiplomático español.

Este catedrático de Filosofía Moral de la Universidad de Granada (1808) se sumó a las filas de los revolucionarios liberales durante la Guerra de la Independencia (1808–1814) y fue diputado en las Cortes de Cádiz que aprobaron la Constitución de 1812. Por ello, fue encarcelado tras el regreso de Fernando VII y el restablecimiento del absolutismo.

Recuperó la libertad durante el Trienio Liberal (1820–1823), en el cual asumió el liderazgo de la rama más moderada de los liberales (los «doceañistas») frente a la mayoría de «exaltados», e incluso encabezó el gobierno como ministro de Estado en1822.

Su gabinete estuvo compuesto por José María Moscoso de Altamira Quiroga(Gobierno), Diego Clemencín (Ultramar), Nicolás María Garelly Battifora (Justicia), Felipe de Sierra Pampley (Hacienda), Luis María Balanzat de Orvay y Briones (Guerra) y Jacinto de Romarate en el de Marina.1

Al granadino Francisco Martínez de la Rosa (1787-1862), autor de uno de los más célebres dramas del Romanticismoespañol, La conjuración de Venecia (1834), le debemos, sin embargo, una Poética en verso, continuadora, por sus postulados clasicistas, de la de Boileau.

CANTO I

DE LAS REGLAS GENERALES DE COMPOSICIÓN

(FRAGMENTO)

Si el noble anhelo de la eterna fama
que nuestros patrios vates merecieron
vuestros fogosos ánimos inflama,
no os arrojéis, oh jóvenes hispanos,
con temerario afán a la ardua empresa;
ni con incierto paso
holléis a ciegas la escabrosa vía
que a la cumbre conduce del Parnaso.
Temed antes, temblad: una es la senda,
los precipicios mil; quien en sí propio,
del arte los preceptos desdeñando,
vanamente confía,
del Ícaro tal vez remonta el vuelo;
mas deshechas las alas mal seguras,
despéñase con mengua al hondo suelo.

Si igual hado teméis, consultad antes
cien veces y otras cien las propias fuerzas,
y ved si grato el cielo
os otorgó la ardiente fantasía,
el genio creador, digno tan solo
del sacro lauro del divino Apolo.
Con tan sublime don favorecidos,
no dudéis aspirar en vuestros cantos
al digno galardón: natura bella
os mostrará las gracias, los encantos
a los ciegos profanos escondidos;
y alzando el sacro velo,
ofrecerá benigna a vuestros ojos
el propio, el solo, el único modelo.

Su fiel imitación continuo sea
vuestro estudio y solaz, sin que del arte
el duro anhelo ni el afán se vea.
desdeñando sacar una vil copia
con baja esclavitud, libre campea
el genio creador, compara, elige,
forma de mil objetos una idea;
y ornando a su placer su propia hechura,
émulo de natura,
la iguala, la corrige, la hermosea.

Así diestro pintor no copia a Silvia,
la hija más bella de su patrio suelo,
al retratar la hermosa Citerea;
de una y otra beldad forma en su mente
de la alma Diosa el ideal modelo,
al lienzo lo traslada, le da vida;
y a su genio divino,
no a Jove ni a las Gracias, debe Venus
su airoso talle y rostro peregrino.

Mas si el ímpetu osado
no modera la ardiente fantasía;
si del buen gusto altiva menosprecia
el cauto aviso y la prudente guía:
no os admiréis si su arrogancia necia
de la segura senda os extravía.
Así el bridón lozano,
indócil, impaciente,
si el yugo rompe de la diestra mano,
corre el monte y el llano,
salva el torrente, el muro, el hondo río;
mas en oculta sima despeñado,
sepúltanlo su orgullo y ciego brío.

No menos orgullosa, menos ciega,
se estrella la arrogante fantasía,
si al libre impulso de su ardor se entrega:
sus partos prodigiosos
su fecunda invención muestran en vano;
informes, monstruosos,
a la razón insultan, cual nacidos
en la embriaguez o en el delirio insano.

Siempre el buen gusto vuestro genio enfrene;
cual hábil arquitecto, elija, ordene
el sitio, el plan, los propios materiales;
y sus obras continuo vigilando,
sin imponerle un yugo embarazoso,
deje al genio propicio
levantar el magnífico edificio.

Mas no con breve afán livianamente
buen gusto adquiriréis; que ni lo prestan
los áridos preceptos,
ni el sutil raciocinio de la mente:
con modelos bellísimos nutrido
fórmase lentamente,
cual con música acorde el fino oído;
menos juzga que siente;
natural nos parece, no adquirido,
y a la grata beldad acostumbrado,
por instinto condena cuanto advierte
que disgusto le causa, en vez de agrado.

No lo viciéis; y cual segura guía
seguid su voto, oh jóvenes hispanos:
de griegos y romanos
estudiad los modelos noche y día;
y no apartéis jamás de la memoria
que así lograron tan sublime gloria
nuestros ilustres vates castellanos.

Poética, 1831.

Etiquetas:

Español: Carlos Augusto Salaverry (1830 - 1891...Español: Carlos Augusto Salaverry (1830 – 1891). Poeta y dramaturgo peruano, del Romanticismo (Photo credit: Wikipedia)

DUQUE DE FRÍAS

Ducado de Frías

(Redirigido desde «Duque de Frías»)
Ducado de Frías
COA Duke of Frías.svg
Primer titular Bernardino Fernández de Velasco y Mendoza
Concesión Reyes Católicos
20 de marzo de 1492
Linaje(s) Casa de Velasco
Soto
Actual titular Francisco de Borja Soto y Moreno-Santamaría

El Ducado de Frías es un título nobiliario español concedido por los Reyes Católicosel 20 de marzo de 1492 a Bernardino Fernández de Velasco y Mendoza, III Conde de Haro y Condestable de Castilla, hijo de Pedro Fernández de Velasco y Manrique de Lara y Mencía de Mendoza.

La obra de Bernardino Fernández de Velasco y Pimentel Frías, duque de Frías (1783-1851), se sitúa en el período de transición entre la poesía ilustrada y la romántica. Es poesía civil o de circunstancias, muy influida por la de su amigo Juan Nicasio Gallego.

MI MUSA Y MI CORAZÓN

A mi amigo D. Juan Nicasio Gallego
ROMANCE

Desde los añosos muros,
Y entre las torres feudales
Que fueron de mis abuelos
Solaz, mansión y baluarte;

Ofreciéndose a mi vista
Montes, villas y lugares
De los célebres Toledos,
De la gran Toledo alcaides;

Anhelo, mi caro amigo,
El que mis versos alcancen
La aprobación de las Musas,
La dicha de que te agraden.

Mas ¿cómo inflamar el estro
Que ilustra el canto del vate,
Cuando la mano resiste
Pulsar la lira süave,

Pues de mi antigua existencia
Sólo han venido a quedarme
Ambos ojos para el llanto,
El pecho para pesares?

Si para alegrar el mundo,
Luces vertiendo a millares,
Rompe el sol la noche umbría,
El sol para mí no nace.

Si con sus abiertas hojas
La rosa embalsama el aire;
Si desde el búcaro olores
Del clavel difunde el cáliz;

Si al rayar la blanca aurora,
Su canto ensayan las aves;
Si refleja el claro arroyo
Los vergeles de su margen;

Si del árbol de Minerva
Se puebla el monte y el valle;
Si entre blanco azahar brotada,
Luce la poma fragante;

Para mí naturaleza,
Con sus galas admirables,
Ni embelesa mis sentidos
Ni da consuelo a mis males.

Ya me desdeñan las Musas,
Y bien pueden desdeñarme:
Eco en mi numen no tienen
Las fabulosas deidades.

Ni admiro por la Discordia
La olímpica paz turbarse,
Ni el lácteo raudal de Juno,
De la noche opaco esmalte;

Ni en las orillas del río
La transformación de Dafne,
Ni en la bóveda celeste
A la ninfa de Taumante;

Ni húmedo del agua estigia
A Aquiles invulnerable,
Ni lo inmortal desmintiendo,
La aguda flecha de Paris;

Ni Jove lanzando rayos
Contra los fieros Titanes…
Mas de Sísifo la pena,
O el afán de las Danaides.

A los perdidos esfuerzos
Bien pudieran compararse,
Que el hombre a veces opone
Al infortunio implacable.

Otros tiempos, otras glorias,
Otro renombre durable,
En el libro del destino
Alcanzaron nuestros padres,

Cuando, en las manos valientes
De dos naciones rivales
La espada y el Evangelio,
El Alcoran y el alfanje,

En la Vega de Granada
La mora y cristiana sangre
Fecundaban de Castilla
Los laureles inmortales.

¡Fuera yo en aquellos tiempos!…
Y a par del Marqués de Cádiz
Y a par del Conde de Cabra
Y del Marqués de Comares.

Ostentara en mis pendones
Los veros de Condestable,
Que fueron en Tordesillas
De real palabra garantes.

Y resonando mi fama
En las presentes edades,
En Burgos ya mis cenizas
Cubriera bruñido jaspe.

Mas hoy en este castillo
Que alzó entre peñas el arte,
Despiadada ausencia aflige
A mi corazón de padre.

Cabe gótica fenestra,
De muro almenado parte,
Aún mellada por los tiros
De férreo dardo punzante,

Inmoble me halla la aurora
Cuando raya entre celajes,
Inmoble me halla la noche
Cuando sus nieblas esparce,

Mirando al Puerto del Pico
Con sus riscos elevarse,
Dando lágrimas al lienzo,
Dando a los vientos mis ayes.

Más allá se halla Castilla,
Más allá el Ebro espumante,
Más allá se halla Pirene,
Más allá el brillante Gabre,

Más allá el ancho Garona,
Que saluda ondisonante
A la ciudad de los Condes
Y de los juegos florales.

¡Gran ciudad! ¡Noble Tolosa,
Que en tus retorcidas calles,
En tu insigne capitolio,
En tus anchos bulevares,

Contemplas a la adorada
Hija, que lloro en la margen
Del Tajo! Feliz la torna
Cual a tus patrias beldades.

¡Ah! Nunca Clemencia Isaura
Oyó más tiernos cantares
Que los que el amor anuncian,
O que la hermosura aplauden;

Mas no los que al pecho inspiran
Los afectos paternales,
Primer amor en el mundo,
Veraz, innato, inmutable.

Acércate, eburna lira,
A mi pecho palpitante;
Vibren mis manos tus cuerdas,
Y mis trovas acompañes.

Mas no, Musa, deja el canto;
Que no hay corazón que baste
Ni a contener tanto lloro
Ni a llorar dolor tan grande.

No lleves tú mis acentos
Donde mis brazos no alcancen,
Ni llegue el son de mi canto
Donde no llegan mis ayes.

El recuerdo de mis dichas
¿Para qué evocar en balde,
Si el viento de mi infortunio
Se arrecia más cada instante?

Amor, juventud, esfuerzos
Patrios, lauros militares
Deshójanse cual las rosas
Marchitas del seco valle.

Somos vivos epitafios
Del poder de nuestros padres,
Y las filiales caricias
Son las honras funerales.

Mas ¿qué digo, hija adorada,
Si ausente a los patrios lares,
Ni aun este culto piadoso
Logra tu amor tributarme,

Ni puedes darme tus brazos,
Ni yo a mis brazos llegarte!
Que impalpable es el ausente
Como las sombras fugaces.

Tú, pues, Nicasio, mi amigo,
Ven algún consuelo a darme;
Que sólo tu amistad puede
Dulcificar mis pesares.

Escalona, 1848.

Obras poéticas, 1857.

Etiquetas:

Related articles