MARGARITA DURAS: EL AMOR,EL SEXO,LA LOCURA Y LA MUERTE

Literatura

548b52d60acc949636f674241774331414f6744 a6f6d60597ae73ba3094d84857597434

Marguerite Duras: el amor, el sexo, la locura y la muerte

Antón Castro|21/08/2014 a las 06:00

16 abril, 2015

9-EL-AMANTE_ampliacion

La autora de ‘El amante’ o ‘El arrebato de Lol V. Stein’ habría cumplido un siglo en 2014. Escribió del amor, del dolor, de la enfermedad, de la muerte, de la locura, y de los instantes felices de la vida. Amó a varios hombres. Fue ensayista, dramaturga, guionista y una gran novelista

maxresdefaultmarguertie-en-hyeres-001

Marguerite Duras (1914-1996) se bebió la escritura a tragos. Escribir era vivir y morir y resucitar a la vez. Escribir era enfrentarse a sus demonios y extirparlos para dejarlos al sol y al viento, en el corazón del papel. Escribir para ella era recordar, ahondar en los abismos de la memoria, enfrentarse al dolor y a la pérdida. Escribir era una misión, un mandato, una tentativa infinita. «Escribir: es lo único que llenaba mi vida y la hechizaba. Lo he hecho. La escritura nunca me ha abandonado», dijo. Y en ese cometido, que desarrolló con energía, logró lo mejor de sí misma: edificó, sombra a sombra, desgarro a desgarro, con placer y felicidad también, un universo literario que quizá sea el más importante y el más moderno de las letras francesas del siglo XX.

marguerite-et-jean-moreau-001marguerite-duras

Marguerite Duras, que nació hace un siglo en Gia Dinh, cerca de Saigón, en la actual Vietnam del Sur, es una de las cinco grandes escritoras de Francia con Marguerite Yourcenar, Simone de Beauvoir, Nathalie Sarraute y Françoise Sagan. Todas muy distintas y complementarias. Y quizá, en el fondo, ninguna tan desesperada como ella. Tan radical. Tan próxima al amor, la muerte, la locura, la enfermedad y el sexo. Ella siempre consideró capital el sexo:reivindicó una y otra vez el derecho al goce, al orgasmo, al cuerpo. Menuda, levantisca, indomable, a veces fue una mujer volcán, moderna, atrabiliaria, inteligente, capaz de escribir como a navajazos, con una frase cortante y seca. Con espasmos. O fogonazos de luz contra la noche. Practicó un estilo sincopado de frase corta, rasgada e intensa, con capacidad para alertar o demoler.

Su propia vida es la materia central de sus libros y de algunas de sus películas. En su niñez fue como una vagabunda subyugada por la soledad, el lodo y la lluvia, como contó en ‘Un dique contra el Pacífico’ (1950). Su padre, profesor de matemáticas, tuvo que marcharse a Francia y moriría pronto: quería habilitar una casa para toda la familia en la villa de Duras. De ahí el nombre de su hija escritora, que tenía otros cuatro hermanos. Dos de ellos eran antagónicos: Pierre parecía el demonio y Paul fue como un ángel fugaz; tenían una relación cómplice, casi incestuosa. Marguerite diría, enigmáticamente, que con Paul había vivido el amor total.

Más tarde, no se sabe bien si estimulada por su madre, que braceaba contra la adversidad, o por los azares de la vida, conoció a su amante chino, con quien descubrió la sexualidad, la fantasía; se asomó de golpe al deseo con la ansiedad de una madurez precipitada. Para entonces ya le había dicho a su madre que quería ser escritora. Se lo dijo a los 15 años. Ese relato del amante maduro, intenso y turbador, estaría como oculto en su cabeza. O estaría ahí, apresado, larvándose con las hojas y las imágenes del recuerdo, esperando ser contado: cuando escribió la novela ‘El amante’ (1984), se vivió todo un estremecimiento literario. Marguerite Duras exponía su verdad, su fuerza, la riqueza de su trastienda personal de fábulas turbulentas. ‘El amante’ fue como una consagración: la novela la llevó al cine Jean Jacques Annaud.

Celos y desamor

Para ese momento, ya habían pasado muchas cosas en la existencia de Duras: había estado casada dos veces, con Roger Antelme, que sufrió los excesos del nazismo y ella esperó día y noche, asomada a la ventana, bebida y desvelada, su regreso. Y con Dionys Mascalo, con quien tuvo un hijo. Con ambos vivió poco tiempo, aunque aprendió mucho. También vivió una dolorosa relación con Gérard Jarlot; dada su condición de seductor, le descubrió otro acento del dolor para su corazón y su cabeza: el diablo de los celos. Ese asunto aparecerá en una de mejores novelas: ‘El arrebato de Lol V. Stein’, que habla de una mujer enamorada locamente a la que desatiende el objeto de su amor. Y se queda en un puro naufragio. Otro libro especialmente sugerente es ‘Emily L’ y con él habría que citar otros títulos como ‘Escribir’, ‘El dolor’, ‘Destruir, dice’, ‘India Song’, ‘La impudicia’, ‘El caballero sentado en el pasillo’, ‘El mal de la muerte’ o ‘El amante de la China del norte’, una ampliación de su famosa novela que redactó al enterarse de la muerte de su pasado amor.

Marguerite dirigió y escribió guiones de cine. Redactó los suyos y adaptó textos de Jorge Semprún. Su libreto más conocido es también el más onírico: el de ‘Hiroshima mon amour’ (1959), que llevó al cine Alain Resnais. Pasó por épocas terrible de alcoholismo y de autodestrucción. Intentó suicidarse en alguna ocasión. Finalmente, se cruzó en su camino el joven Yann Andrea Steiner (1952-2014), que ha muerto hace unos días. Él, homosexual, se quedó fascinado por su personalidad, por su prosa, por su indolencia, quizá por su leyenda. Le escribió durante dos (otros dicen que cinco) años, diariamente, pero apenas recibió respuesta; cuando él se dio por vencido, ella le pidió que la fuese a ver. Así lo hizo y vivieron juntos hasta la muerte de Marguerite Duras, que le rindió un homenaje de amor y ternura en ‘Ojos verdes, pelo negro’, donde narra el relato de un hombre y una mujer que se citan cada noche en un cuarto frente al mar: no hay deseo. Él la quiere a su lado para que le ayude a conjurar el miedo y para que lo salve de la muerte. Ella le dijo poco antes de morir, en 1996: «Usted no es nada sin mí».

Marguerite Duras fue extraña, inabordable, frágil y fuerte a la vez. Laure Adler, tal vez su mejor biógrafa, resumió así su existencia y su poética: «M. D. jamás dejó de ser una mujer sublevada, indignada, una apasionada de la libertad. Libertad política, pero también libertad sexual». Quizá por ello, M. D. siempre pareció auténtica, feroz y sensible, de una vitalidad desbordada que le podía conducir al desafuero y a la autoaniquilación.
duras2
Fuente:
sachakalis_fineart12

_______________________

ELENA KALIS PHOTO

DARK WATER

samsung561samsung384sachakalis_fineart44 sachakalis_fineart33 sachakalis_fineart32 sachakalis_fineart30 sachakalis_fineart20 sachakalis_fineart19 sachakalis_fineart14 sachakalis_fineart15 sachakalis_fineart04 sachakalis_fineart07

http://www.elenakalisphoto.com

Anuncios

JOSÉ MARÍA MEDINA ESTEBAN.PARTE II.ESPAÑA 1961

JOSÉ MARÍA MEDINA ESTEBAN

dscn5351

TEXTOS E IMÁGENES

fdaa2616f89df6c3d5f510d929999d2dfbf441ee860445534495f08b6eda2b34ae1eb94cd01b8dd9c2d1cf2cf3b01303

YA SE,YA SE

Ya se y sé que vosotros sois mis herramientas,

deseos de plasmar,de amor.

Una experiencia que ya se solucionó,

que tenía a través del tiempo,

me lo recordáis leyendo mis artículos diariamente…

Claro que escribiría un libro,sería bueno hacerlo y

día tras día,tendría mucha ilusión,pero soy anodino,

demasiado famoso como para titularlo,para ser verdad y…

y por mi ya está escrito,pero no llega como debe llegar,esto

de manera positiva,aceptada y comprendiendo que vivo,

en casa y que viví  en casa de verano,como encerrado,sin salir.

Un psiquiátrico con recibidor y salón,jardín y recepcionista,

que me diera los buenos tiempos,en los que vivimos,

por naturaleza,educadamente y sino me dejan,romper un brazo

de un sillón con tal de tener en el mañana un comprimido más,

que me solucionara mi dura locura,con los aminoácidos ,

qué me produce dolor de piernas…?

e0186d430c4364d46698424c7b8c098170bba7403f924cac3c80485f4cfe462e

¿ALGUNA CONJETURA AL QUE SE PREOCUPA POR EL PUEBLO?

No he pisado el suelo de la plaza del pueblo a penas una vez,

baldosas grandes de una Iglesia de estilo gótico,

luego están los adoquines todos iguales pero muy distintos

Para empezar todas las personas deberían ser iguales,

en edad y gobierno,con un sagrado sacramento y consagrados.

Facultad que me provoca  el deseo de ser niño también,

por que de niño no hay límites,

luego creer que todo está en armonía,

en este paraiso,hasta el fin de los días.

Es para mi un suplicio bueno y ventajoso…

85a4451049803ad592db4726c8b0680594c84c6115610e10d38258a32dcb5bae38eec19f349c8db60db1bc6036725bd9

LA NOCHE YO TAMPOCO LA ENTIENDO

La noche yo tampoco la entiendo,y pensar,

que giramos alrededor del sol y de que todo se mueve,

aunque parezca un juego de la mente y el cosmos,

desde el principio del Bing Ban,como frente ante la nada,

que fue una noticia contrastada con otras más recientes.

Como si nada,miro arriba en lugar de esa parsimonia de miedo,

encuentro individualidad y placer unido al pánico a la soledad,

un mundo de aparecer y verse desaparecido.

A la soledad en este mundo lleno de personas,

que crecemos con todo lo que creamos,

nos mantiene vivos y sanos.

A la hora de preferir mejor una mujer,yo,

las veo y les hablo en plena luz,

luz blanca,y no con un hombre temeroso,o un niño

tan precioso y guapo como son los niños,

con capacidades iguales o parecidas entre sexos,

me estremecen y me enfada mi torpeza.

0d59a805dd114a201ef918717e314d1b85a4451049803ad592db4726c8b06805033f00e28d1948af5628052f64f9be0f

DE UN PLANETA LUNA

Qué recoge de sabiduría plena y mental,de algo,

que ha sanado en si misma

y es propia de un máximo detalle,

y privilegiados colegas,del estudio;

investigación y ciencia para un derredor,episcopal,

que habla de antiguos meteoros que escogen su movimiento,

Para que  en cinco mil años  entrarán  a la Tierra,

y posiblemente la Tierra sufra y muera en una contienda,

aunque con esto no sé qué decir!

Esta todo tan mediatizado en el espacio y en las CIENCIAS,

que cualquiera se aprovecharía.

fd60b2d7fc3b08b2561f4bdcda48c5f4fbf441ee860445534495f08b6eda2b34f66cb53953cc57b25822728db37fae4c

EL MUNDO HA ROTO EL ENTENDIMIENTO

El Mundo ha roto el entendimiento,del futuro.

Se vive dos o tres veces más,sin embargo,

a mi no me ha llegado global mente,

por que estoy tan sólo,sentado,sin nadie,

con quien hablar.

Alli en el futuro y el pasado,pasado,es decir mi presente,

será el reencuentro de las “tribus”,más poderosas,

…Ahí mismo me quedo sentado,

sin más preocupaciones u otras cosas celestes,

hablando todos juntos,

iguales en este engranaje inteligente,

creado para mentes de un día,

descubrieron esta vida,

esta experiencia de un sueño común,

de un niño que se hizo hombre,por un pasado terrorífico.

6602fb6a42e83158d8af6323368d26af99d66499e5ddf54f6d2d99125fda826c17086c6add81777a6937abe7b5fc2385

SOLAMENTE

Solamente cuando vio a sus padres (papa y mama),a lo lejos,

sintió que todo se solucionaría,

llegando por un camino,

que yo pensaba se acercaran a mí  por amor.

Sentado como sino hubiera crecido y fuera pequeño todavía,

llegaron y me ayudaron a levantarme pesadamente,

de esa tierra que era con lo que jugaba,

mientras esperaba y esperaba mi impaciencia,

mis deseos lúgubres de placeres

Y espera siglos al verlos.

1ef4719ed1fa13585910a230bae9aab27fff8a7e005b4144280f3919686d1e8937db8d71484f09e032cc6fd202148c68

RELATED ARTICLES

MARCELINO MENÉNDEZ Y PELAYO (ESPAÑA,1856-1912)

images

mmp2

MENÉNDEZ Y PELAYO,MARCELINO

Filólogo y crítico literario español, considerado el erudito y sabio por excelencia del siglo XIX. Nació en Santander y en esta ciudad cursó sus primeros estudios, donde -según sus biógrafos- destacó como niño prodigio; asistió a la Universidad de Barcelona pasando después a la de Madrid y a ampliar estudios en Portugal, Francia e Italia. En 1878 (con 21 años de edad) obtuvo la cátedra de Literatura en la Universidad Central de Madrid y en 1881 ya era miembro de número de la Real Academia Española. Poco después lo sería de la de Historia y desde 1898 fue director de la Biblioteca Nacional de Madrid. Estos datos sirven para situar y comprender por qué se le considera el miembro más precoz de la erudición española y que críticos posteriores le señalen como “sabio” de las letras hispanas. Su formación humanística era sólida y estaba dotado de una gran memoria y capacidad de trabajo. Una de las obras más importantes de la historiografía española, Historia de los heterodoxos españoles, la publicó en 1881. En esta obra plantea la religiosidad que subyace en todo el pensamiento español, incluso en aquellos personajes que manifiestamente se declaran contrarios a la Iglesia. Sus trabajos abarcan tanto la historia, como la filosofía, la literatura y la crítica. Debe mucho a su maestro Milá y Fontanalls, así como Ramón Menéndez Pidal también es deudor suyo por la escuela que inició: concebir una literatura española ligada al territorio peninsular español atendiendo por igual y sin distinciones otras lenguas o culturas peninsulares del pasado o presente. Este planteamiento, ligado a su concepción de que lo nacional español es lo tradicional católico, ha hecho que la crítica posterior encuentre ciertas dificultades para valorarlo objetivamente, aunque siempre se destaca su sensibilidad histórica y libertad crítica de pensamiento. Su obra fue ingente; el Consejo Superior de Investigaciones Científicas publicó sus Obras completas, en 1940, en 65 volúmenes, sin tener en cuenta sus epistolarios y notas. Entre sus obras más importantes hay que recordar la Historia de las ideas estéticas (5 volúmenes), Orígenes de la novela (4 volúmenes),Antología de poetas líricos españoles (10 volúmenes), Estudios sobre el teatro de Lope (6 volúmenes), Historia de la poesía hispanoamericana (2 volúmenes) o Historia de los heterodoxos españoles (8 volúmenes).

FUENTE : http://www.epdlp.com

 

menendez

20070830elpepirdv_3

TEXTOS :

De las vicisitudes de la filosofía platónica en España (fragmento)

“ De los dos gigantes de la filosofía griega y aun de toda filosofía, Aristóteles ha influido en la educación del género humano mucho más directamente que Platón. La manera libre, vaga y poética de la Academia, ha tenido siempre menos adeptos que la rígida disciplina y el severo dogmatismo del Liceo. La influencia de Platón en el mundo moderno es, por decirlo así, influencia expansiva y difusa; la influencia de Aristóteles es influencia concentrada, formal, despótica. La una, más que doctrinas cerradas, ha inspirado vagos anhelos y generosas idealidades; la otra ha cristalizado el pensamiento en fórmulas y categorías. El platonismo ha servido como estímulo de invención y despertador de propio pensar; el peripatetismo, como organización sistemática y método de enseñanza. Enlazados estrechamente en su origen, hasta el punto de ser a los ojos de quien no se deje deslumbrar por diferencias más accidentales que íntimas, una sola filosofía y no dos, han llegado a separarse totalmente en su evolución histórica, hasta el punto de aparecer como encarnizados enemigos y odiosos rivales. La bandera del maestro ha protegido a todos los disidentes de la escuela del discípulo, y raras circunstancias han hecho que en los períodos críticos la bandera de Platón haya aparecido siempre como bandera de libertad; la de Aristóteles, como bandera de orden, cuando no de servidumbre. Todos los insurrectos de la escolástica árabe, judía o cristiana, son en mayor o menor grado platónicos. Ha habido en todo esto singulares contrasentidos, derivados casi siempre de un falso, superficial y no directo conocimiento de los dos grandes filósofos griegos, cuyos nombres se invocan sin cesar como gritos de combate; pero para la historia de la filosofía, tanto importa el Aristóteles falsificado como el genuino; tanto el Platón fantaseado por los alejandrinos y los teósofos, como el mismísimo discípulo de Sócrates en sus propios originales. Entre ambos pensadores han pasado por una serie de encarnaciones y metamorfosis no menores que las de los dioses del politeísmo antiguo; la virtud genial del pensamiento humano es tan invencible, que aun imponiéndose un yugo y acatando una autoridad, halla siempre algún resquicio por donde reconquistar su libertad nativa, y a la sombra de un comentario o de una interpretación, a veces desvariada y mil leguas distante del texto que se interpreta, acierta a producir sistemas originalísimos. Si desde el principio de la Edad Moderna Aristóteles y Platón hubiesen sido perfectamente entendidos y críticamente explicados, como han llegado a serlo en nuestros días, el desarrollo histórico de la filosofía se hubiese verificado ciertamente por diverso camino y dentro de otros moldes, pero quizá el resultado especulativo hubiese diferido muy poco del que hoy alcanzamos. Pero sin perdernos en vagas conjeturas sobre lo que pudo ser, y ateniéndonos a lo que realmente fue, es cosa de toda evidencia que la filosofía anterior a Kant se desenvolvió orgánicamente bajo la forma de la enciclopedia aristotélica, así en la división de los tratados y de las cuestiones, como en el modo de plantear los problemas y de traerlos a resolución; siendo el mismo cartesianismo más bien un llamamiento a la independencia de la razón, que una verdadera filosofía, y siendo el empirismo sensualista una remozada interpretación de ciertos conceptos que estaban en germen más o menos latente, en la psicología experimental de Aristóteles, por más que desde Bacon en adelante fuese hábito en los innovadores superficiales renegar de su verdadero si bien no confesado maestro. Aristóteles, no sólo por la fuerza del pensamiento especulativo, sino por haber sistematizado todas las nociones científicas que en su tiempo existían (herencia que el género humano acrecentó poco durante largos siglos), por haber llegado a una concepción total del mundo y de la vida, por haber satisfecho con unidad y grandeza la aspiración incontestable de ley, método y disciplina, que en todo ser racional existe, merecía y no podía menos de obtener la cátedra de ciencia universal en que la Edad Media le puso. Pero por grandes que el prestigio y la autoridad de Aristóteles fuesen, nunca, ni en la Edad Media, ni mucho menos en el Renacimiento, dejaron de levantarse contra su dominación voces hostiles, unas solicitando la renovación total o parcial de los métodos; otras limitándose a hacer la crítica de lo existente y reservando la tarea de edificar para después de haber demolido; otras aspirando a cierta manera de eclecticismo o de concordia; algunas, en fin, procurando restaurar lo que alcanzaban de la filosofía griega anterior al Estagirita, y naturalmente con más predilección, las doctrinas, nunca del todo olvidadas, del idealismo platónico. Nadie ignora por qué camino habían llegado éstas al mundo moderno. Sin la escuela de Alejandría sería imposible explicarlo. Por medio de Philón y de los judíos helenizantes, penetraron en la ciencia talmúdica y en la Cábala; por medio de Orígenes y del seudo-Areopagita penetraron en la ciencia cristiana, y con Escoto Eríugena descendieron por el río de la Escolástica; finalmente, por medio de los libros de Proclo, del falso Empédocles y de otros teósofos del último tiempo, alcanzó la influencia a los nestorianos de Persia y de Siria, que iniciaron a los árabes en la filosofía. Así, en tres divergentes rayos, irradió el sol de la ciencia antigua desde un solo foco, que en rigor no era platónico ni aristotélico, sino sincrético, predominando Aristóteles en la lógica y en la física, y Platón en la metafísica y en la teología. 

03-00614

1 - copia

Sus ojos

“ Cien veces los miré, mas nunca supe
Cuál era su color; fijos los míos
En su lumbre, contentos se anegaban,
Y al parecer veïan;
Pero el alma sedienta penetraba,
A través de las formas veladoras,
En busca del recóndito sentido,
Como busca el teósofo,
Signada en piedras, plantas y metales,
La huella del Señor; letras quebradas
Que anuncian su poder; cifra del nombre
A lengua terrenal siempre vedado.
No sé si azules son, garzos o negros.
Quede a vulgares ojos
El reflejar la luz del mediodía,
De bullidores átomos enjambre,
O la niebla del norte,
De graves pensamientos compañera,
Y de recio sentir inspiradora
Porque en los ojos de la amada mía
No se reflejan las terrenas cosas,
Sino sus arquetipos,
De perfección radiantes y hermosura,
Y aquella luz más alta e increada
De las puras ideas.

10858834

Ideal de virtud, de ciencia y gloria,
Sueños alegres de mi mente joven,
Visiones del Cantábrico Oceano,
Roto jirón de niebla,
Que en las tardes de otoño me traías
Mil vagas sombras y flotantes coros,
Por divina manera congregando
Lo que en los libros vi bullir y alzarse,
Lo que difuso en la materia vive,
Y aquella esencia más sutil y pura
Que sobre la materia y sobre el libro
Mi espíritu insaciable adivinaba.

Ella en tus ojos arde,
Ignota al vulgo, pero a mí patente;
Por eso, al contemplarlos,
No vi el color ni percibí la línea,
Y me embriagué de célica hermosura,
Y sentí rumor de alas
Que, en torno a mi cabeza,
El demonio socrático movía.

En otros ojos leo
La historia del amor en cifra breve;
La blanda luz de la pasión que nace,
Y las serenas horas
En que dos almas, sin hablar, se entienden;
La interna llama que potente cruje,
Y arde en las venas y a la lengua asoma;
El hervidor afán, la inquieta mente,
La voz primera que el amor declara,
Alma con alma confundidas luego,
Y al fin la negra sombra
Que envuelve al alma viuda y desolada,
Al espirar de la ruidosa tarde.

Pero en los tuyos, el amor perenne,
Algo que en mí despierta
Mezcla de amor y religioso culto,
Cielo sin nubes, devoción tranquila,
Que a recordar me lleva,
No ya la vida exuberante y varia
Que brota de los pechos inexhaustos
De la madre común Naturaleza,
Perpetua en el mudar de sus amores,
Sino la sacra y mística Teoría
Que forman las ideas
Eternas, inmutables,
Girando en torno a la Verdad Suprema.

Y no sólo la flor de la hermosura
En ti difunde su sagrado aroma;
No sólo me apareces
Una en la esencia, en formas inexhausta;
No sólo se revisten
En ti de gallardísima figura,
De nueva claridad por ti bañadas,
Las hijas de mi indócil fantasía:
Ora la noble dama montañesa
Su palafrén rigiendo,
Para imponer al valle su tributo;
Ora la ninfa griega
Que anima el soto y en la fuente ríe,
O hace correr la savia
Por el tronco gentil a que se enreda,
Del prolífico amor presa y vencida;
Sino que el rayo de tus dulces ojos
Es impulso inicial de mi albedrío,
Germen de soberanas fantasías,
Alto señuelo a mi ambición de fama,
Horno do se caldea
El metal en fusión del pensamiento,
Piedra quilatadora
Donde el sentir y el entender se prueban;
Raudal de frescas aguas
Que dan entendimiento de hermosura.
Quien aplicó su labio a tal corriente,
¿Qué sabor no hallará triste y amargo?
¡Cieguen los ojos que tu rostro vieron,
Si han de mirar de otra mujer los ojos! ”

entrevista_falsa_g

A…

“ Ojalá cada sol que te amanezca
Aún más hermosa y más feliz te mire!
¡Nunca tu frente oprima
El demonio tenaz del pensamiento,
Ni blando rostro, halagadora risa,
Hielen en ti la flor del sentimiento!
No llorarás por ti, serás dichosa;
Mas no a la compasión tu ánimo cierres,
Porque en llorar con el dolor ajeno
Hay alto y melancólico placer. 

4c802f0a0b43e20275b026469519fefd

Marcelino Menéndez Pelayo

El filósofo autodidacto, de Abentofail (fragmento)

“ Abentofail no es un iluminado, aunque en ocasiones lo parece; no es un sufí ni un asceta, aunque en cierto modo recomienda el ascetismo; no es un predicador popular, sino un sabio teórico que escribe para corto número de iniciados; no es un musulmán ortodoxo, aunque tampoco pueda llamársele incrédulo, puesto que busca sinceramente la concordia entre la razón y la fe, y al fin de su libro presume de haberla alcanzado. Es, sin duda, un espíritu más religioso que Avempace y que Averroes, pero debe mucho a las enseñanzas del primero, así como a las del gran peripatético Avicena. De Averroes fue gran protector cerca del segundo rey almohade Yusuf, y le alentó mucho para que emprendiese sus análisis y comentarios de las obras del Estagirita. Y, sin embargo, Aristóteles influye en su pensamiento mucho menos que los alejandrinos. Si usa los términos de su psicología, es con diverso sentido. En Aristóteles el entendimiento agente era una facultad del alma; en Abentofail, como en todos los metafísicos árabes, es una inteligencia separada, una emanación de Dios. Todo el esfuerzo de su filosofía se cifra en aspirar a la unión o conjunción del alma con el entendimiento agente, pasando por los grados intermedios del entendimiento en acto o en efecto y del entendimiento adquirido. En esa conjunción residen la inmortalidad, la perfecta sabiduría y la beatitud; siendo el entendimiento agente y separado a modo de una luz que difunde sus rayos por todo lo inteligible, suscitando en cualquier objeto los colores de la intelección. 

ef3f6963532e54c946e3f64e9c863350

6b84a837a8ef05d85f3f1f76eb9295dd

De las vicisitudes de la filosofía platónica en España (fragmento)

“ De los dos gigantes de la filosofía griega y aun de toda filosofía, Aristóteles ha influido en la educación del género humano mucho más directamente que Platón. La manera libre, vaga y poética de la Academia, ha tenido siempre menos adeptos que la rígida disciplina y el severo dogmatismo del Liceo. La influencia de Platón en el mundo moderno es, por decirlo así, influencia expansiva y difusa; la influencia de Aristóteles es influencia concentrada, formal, despótica. La una, más que doctrinas cerradas, ha inspirado vagos anhelos y generosas idealidades; la otra ha cristalizado el pensamiento en fórmulas y categorías. El platonismo ha servido como estímulo de invención y despertador de propio pensar; el peripatetismo, como organización sistemática y método de enseñanza. Enlazados estrechamente en su origen, hasta el punto de ser a los ojos de quien no se deje deslumbrar por diferencias más accidentales que íntimas, una sola filosofía y no dos, han llegado a separarse totalmente en su evolución histórica, hasta el punto de aparecer como encarnizados enemigos y odiosos rivales. La bandera del maestro ha protegido a todos los disidentes de la escuela del discípulo, y raras circunstancias han hecho que en los períodos críticos la bandera de Platón haya aparecido siempre como bandera de libertad; la de Aristóteles, como bandera de orden, cuando no de servidumbre. Todos los insurrectos de la escolástica árabe, judía o cristiana, son en mayor o menor grado platónicos. Ha habido en todo esto singulares contrasentidos, derivados casi siempre de un falso, superficial y no directo conocimiento de los dos grandes filósofos griegos, cuyos nombres se invocan sin cesar como gritos de combate; pero para la historia de la filosofía, tanto importa el Aristóteles falsificado como el genuino; tanto el Platón fantaseado por los alejandrinos y los teósofos, como el mismísimo discípulo de Sócrates en sus propios originales. Entre ambos pensadores han pasado por una serie de encarnaciones y metamorfosis no menores que las de los dioses del politeísmo antiguo; la virtud genial del pensamiento humano es tan invencible, que aun imponiéndose un yugo y acatando una autoridad, halla siempre algún resquicio por donde reconquistar su libertad nativa, y a la sombra de un comentario o de una interpretación, a veces desvariada y mil leguas distante del texto que se interpreta, acierta a producir sistemas originalísimos. Si desde el principio de la Edad Moderna Aristóteles y Platón hubiesen sido perfectamente entendidos y críticamente explicados, como han llegado a serlo en nuestros días, el desarrollo histórico de la filosofía se hubiese verificado ciertamente por diverso camino y dentro de otros moldes, pero quizá el resultado especulativo hubiese diferido muy poco del que hoy alcanzamos. Pero sin perdernos en vagas conjeturas sobre lo que pudo ser, y ateniéndonos a lo que realmente fue, es cosa de toda evidencia que la filosofía anterior a Kant se desenvolvió orgánicamente bajo la forma de la enciclopedia aristotélica, así en la división de los tratados y de las cuestiones, como en el modo de plantear los problemas y de traerlos a resolución; siendo el mismo cartesianismo más bien un llamamiento a la independencia de la razón, que una verdadera filosofía, y siendo el empirismo sensualista una remozada interpretación de ciertos conceptos que estaban en germen más o menos latente, en la psicología experimental de Aristóteles, por más que desde Bacon en adelante fuese hábito en los innovadores superficiales renegar de su verdadero si bien no confesado maestro. Aristóteles, no sólo por la fuerza del pensamiento especulativo, sino por haber sistematizado todas las nociones científicas que en su tiempo existían (herencia que el género humano acrecentó poco durante largos siglos), por haber llegado a una concepción total del mundo y de la vida, por haber satisfecho con unidad y grandeza la aspiración incontestable de ley, método y disciplina, que en todo ser racional existe, merecía y no podía menos de obtener la cátedra de ciencia universal en que la Edad Media le puso. Pero por grandes que el prestigio y la autoridad de Aristóteles fuesen, nunca, ni en la Edad Media, ni mucho menos en el Renacimiento, dejaron de levantarse contra su dominación voces hostiles, unas solicitando la renovación total o parcial de los métodos; otras limitándose a hacer la crítica de lo existente y reservando la tarea de edificar para después de haber demolido; otras aspirando a cierta manera de eclecticismo o de concordia; algunas, en fin, procurando restaurar lo que alcanzaban de la filosofía griega anterior al Estagirita, y naturalmente con más predilección, las doctrinas, nunca del todo olvidadas, del idealismo platónico. Nadie ignora por qué camino habían llegado éstas al mundo moderno. Sin la escuela de Alejandría sería imposible explicarlo. Por medio de Philón y de los judíos helenizantes, penetraron en la ciencia talmúdica y en la Cábala; por medio de Orígenes y del seudo-Areopagita penetraron en la ciencia cristiana, y con Escoto Eríugena descendieron por el río de la Escolástica; finalmente, por medio de los libros de Proclo, del falso Empédocles y de otros teósofos del último tiempo, alcanzó la influencia a los nestorianos de Persia y de Siria, que iniciaron a los árabes en la filosofía. Así, en tres divergentes rayos, irradió el sol de la ciencia antigua desde un solo foco, que en rigor no era platónico ni aristotélico, sino sincrético, predominando Aristóteles en la lógica y en la física, y Platón en la metafísica y en la teología. 

g025a

cd67a4ad1317071463cd25db6afc3056

a3d21d3a1a7615cf387b72f0996031bd

RELATED ARTICLES

GUERRA Y PAZ,NOVELA (10ª PARTE / CAPÍTULO 10) DE LEÓN TOLSTOI

GUERRA Y PAZ,NOVELA (10ª PARTE / CAPÍTULO 10) DE LEÓN TOLSTOI

2

Décima Parte / X

León Tolstoi

8d2f30a2614a0303284ee2ef020ee938

13a8c6f623c43e3a154c5d80ae01d3b4

43a0be95e9b84095a39eaf9b268ace06

34faa37becf7f00f2d8129713c0b2650

85ff3daa2ac39722bdd651963be195a8

1877b970fbc531db8c4b6d9c9797a318

Después de unos días de mal tiempo, el 25 mejoró, por lo que, después del almuerzo, Pedro partió de Moscú.

FUENTE:  https://zonaliteratura.com

Por la noche, al cambiar de caballos en Perkhuchkovo, Pedro supo que aquella tarde se había librado una gran batalla. Decían que en Perkhuchkovo la tierra había temblado de los cañonazos. Pedro preguntó quién era el vencedor, pero nadie supo responderle; era la batalla de Schevardin, del 24. A primeras horas de la mañana, Pedro llegaba cerca de Mojaisk.

Todas las casas de Mojaisk estaban ocupadas por las tropas, y en el mesón donde Pedro encontró a su lacayo y a su cochero no había sitio: los oficiales lo ocupaban todo.

A partir de Mojaisk se encontraban tropas por todas partes: cosacos, soldados de infantería, de caballería, furgones, cajas, cañones… Pedro se apresuró y cuanto más se alejaba de Moscú, más se sumergía en este mar de tropas, más se sentía invadido por una extraña inquietud y por un sentimiento de alegría desconocido para él.

El 24, la batalla se había entablado en el reducto Schevardin; el 25, las tropas no dispararon un tiro; el 26 se había librado la batalla de Borodino.

9879976cde5dbdb86f4359cdc1881be31552ad5395cb167b08d47f13c4c77919bb97ecf576b95839de5ebe013cdcb998bdce8dfcb654780da6cff3b8fcfa5756c0d8c9369f24601ff5275eea6e80df4f (1)d8a56296509cde930ed653570a6aba5dda4516ff680dd7318b7959370317ff61

En la mañana del 25, Pedro partió de Mojaisk para Tatarinovo. A mano derecha del collado que va hacia la ciudad delante de la catedral, situada en la cima, Pedro, cuando la campana anunciaba el oficio, bajó del coche y echó a andar. Detrás de él descendía un regimiento de caballería con cantores delante; los postillones y los campesinos corrían de un lado a otro azotando a los caballos, gritando cerca de ellos. Las carretas, en cada una de las cuales iban echados y sentados tres o cuatro soldados heridos, saltaban por las piedras que tapizaban el suelo de la rápida cuesta. Los heridos, vendados, pálidos, con los labios cerrados, las cejas hirsutas, se cogían a los barandales mientras chocaban los unos contra los otros dentro de las carretas. Casi todos, con una curiosidad infantil e inocente, miraban el frac verde y la gorra blanca de Pedro. El cochero de Pedro gritaba con violencia para que los convoyes de heridos se apartaran. El regimiento de caballería que descendía de la montaña cantando cerró el paso al coche de Pedro. Éste se detuvo en el margen del camino. El sol no había penetrado hasta aquel camino profundo, en el que hacía frío y humedad. Por encima de la cabeza de Pedro brillaba una clara mañana de agosto y se sentía un alegre campanilleo. Una carreta de heridos se detuvo cerca de Pedro. El postillón, un campesino con lapti,corrió resoplando hacia el carro, puso una piedra bajo las ruedas de atrás y empezó a arreglar la guarnición del caballo.

Borodino lihachev
Borodino lihachev (Photo credit: Wikipedia)

Borodino lihachev (Photo credit: Wikipedia)

Un viejo soldado herido, con el brazo vendado, que andaba al lado de la carreta, cogióle la mano, volviéndose hacia Pedro.

‑ ¿Nos arrastraréis hasta Moscú? ‑ preguntó.

Pedro, de tan pensativo como estaba, no entendió la pregunta; tan pronto miraba al regimiento de caballería, que en aquel momento se cruzaba con el convoy de heridos, como a la carreta que tenía cerca, en la que iban dos heridos sentados y uno echado, y le pareció que allí, en presencia de aquellos heridos, se encontraba la solución que buscaba. Uno de los soldados sentado en la carreta estaba herido, probablemente en la mejilla; tenía la cabeza vendada con jirones de tela; una de sus mejillas estaba tan hinchada que parecía una cabeza de niño; la boca y la nariz se le habían torcido. El soldado miró a la iglesia y se persignó. El otro, un muchacho joven ‑ un recluta ‑, rubio y blanco, miró a Pedro con una bondadosa sonrisa, acartonada, que se destacaba en una cara fina completamente exangüe. Los cantores del regimiento de caballería pasaban a la altura de la carreta. Cantaban una canción de soldados. Como respondiéndoles, pero con otro género de alegría, los rayos tibios del sol acariciaban la cima opuesta de la montaña. Abajo, al pie, cerca de la carreta de los heridos y del caballito voluntarioso, parado junto al coche, había mucha humedad y tristeza.

El soldado de la mejilla hinchada miraba colérico a los cantores.

‑ ¡Oh! ¡Qué presumidos! ‑ dijo con desdén.

‑ Hoy no han tenido bastante con los soldados y también han cogido a los campesinos. ¡Hasta a los campesinos…! También los cazan…, hoy todos somos iguales. Quieren lanzar a todo el pueblo. ¡Quieren acabar de una vez! ‑ dijo con una sonrisa triste, dirigiéndose a Pedro, el soldado que iba dentro de la carreta.

A pesar de la oscuridad de las palabras del soldado, Pedro comprendió todo lo que quería decir e inclinó la cabeza en señal de aprobación.

La carretera quedó libre. Pedro descendió y se fue un poco más lejos. Miró a los dos soldados del camino, buscando una cara conocida, pero no encontraba más que rostros desconocidos de militares de diversos regimientos, que miraban con extrañeza su gorra blanca y su frac verde. Después de haber recorrido cuatro verstas encontró a un conocido al que interpeló con alegría. Era uno de los médicos en jefe del ejército e iba en un cabriolé; seguía un camino distinto al de Pedro; a su lado iba un médico joven. Al reconocer a Pedro, mandó parar al cosaco que iba en el asiento del cochero.

‑ ¡Conde! ¡Excelencia! ¿Cómo se encuentra usted aquí? ‑ preguntó el doctor.

‑ Nada, he querido ver…

‑ Sí, sí, ya le aseguro yo que hay muchas cosas por ver.

Pedro descendió y se puso a hablar con el doctor, explicándole su propósito de participar en la batalla.

‑ ¿Por qué quiere encontrarse Dios sabe dónde, en un lugar desconocido, durante la batalla? ‑ dijo cambiando una mirada con su joven compañero ‑. Además, el Serenísimo le conoce y le recibirá con mucho gusto. Créame, hágalo así, querido.

El doctor parecía cansado y nervioso.

‑ Así, pues, piensa… ¡Ah! También quisiera preguntarle dónde se encuentra exactamente la posición ‑ dijo Pedro.

‑ ¿La posición? Esto no es de mi especialidad. Pase por el pueblo de Tatarinovo, allá preparan algo, y suba al collado, desde allí se ve todo ‑ dijo el doctor.

‑ ¿De veras? Si usted…

Pero el doctor le interrumpió y se acercó al cabriolé.

‑De buena gana le acompañaría, pero le juro que estoy hasta aquí ‑ el doctor señalaba su cuello ‑. Voy corriendo al comandante del cuerpo. Lo hemos arreglado como hemos podido. ¿Sabe usted, Conde? La batalla está decidida para mañana, y por cien mil hombres hay que calcular por lo menos unos veinte mil heridos, y no tenemos literas, ni camas de campaña, ni médicos ni para seis mil. Tenemos diez carretas, pero no es esto sólo lo que se necesita, y ahí queda eso, arréglate como puedas…

Este pensamiento extrañó a Pedro: entre aquellos millares de hombres vivos y sanos, jóvenes y viejos, a los que causaba una alegre admiración su gorra, había seguramente unos veinte mil destinados a ser heridos o a morir ‑ quién sabe si aquellos mismos que veía ‑; este pensamiento le aplastó: «Quizá mueran mañana. ¿Por qué piensan en otras cosas que en la muerte?» Y de pronto, por una asociación misteriosa de ideas, se representó vivamente la salida de Mojaisk, la carreta con los heridos, la campana, los rayos inclinados del sol, las canciones de los de caballería. «Los jinetes van a la batalla, encuentran heridos y no piensan ni por un instante lo que les espera, y echan adelante mientras guiñan el ojo a los heridos. Y de todos estos hombres, veinte mil están destinados a la muerte, y a pesar de ello se preocupan de mi gorra. ¡Qué extraordinario!, pensaba Pedro dirigiéndose al pueblo de Tatarinovo.

Cerca de la casa señorial, a izquierda del camino, se encontraban coches, carros y una multitud de asistentes y centinelas. El cuartel del Serenísimo se hallaba allí. Pero cuando Pedro llegó casi no había nadie del Estado Mayor. Todos estaban en el oficio de acción de gracias. Pedro marchó más lejos, en dirección a Gorki. Después de subir una cuesta, al entrar en una calleja del pueblo, Pedro se dio cuenta por primera vez de los campesinos milicianos, con sus gorras y camisas blancas, que, hablando y gritando animados y sudorosos, trabajaban a la derecha del camino, en un inmenso reducto cubierto de hierba. Los unos cavaban con azadones, los otros se llevaban la tierra sobrante sobre unas tablas y los otros no hacían nada.

Dos oficiales daban órdenes. Al ver a aquellos campesinos que el nuevo estado militar animaba, Pedro se acordó otra vez de los heridos de Mojaisk y comprendió lo que quería decir el soldado cuando le dijo «que querían lanzar a todo el pueblo». La vista de aquellos campesinos barbudos, que trabajaban en el campo de batalla, pesados, con botas que no eran de su pie, con los cuerpos bañados de sudor, con las camisas abiertas, por las cuales se veían los huesos de las clavículas, impresionó más vivamente a Pedro que todo lo que había visto y sentido hasta entonces respecto a la solemnidad e importancia del instante presente.

c83995176fe969daeb7119f45b380f48

RELATED ARTICLES

AZORÍN – JOSÉ MARTÍNEZ RUIZ – (ESPAÑA,1873-1967)

000492177

AZORÍN

Ensayista, novelista, autor de teatro y crítico español, nacido en Monóvar, Alicante. Trabajó activamente en política durante los primeros años de su carrera. Fue uno de los escritores que a comienzos del siglo XX luchó por el renacimiento de la literatura española. Fue el propio Azorín quien bautizó a este grupo con el nombre de Generación del 98, como se le conoce en la actualidad. El tema dominante de sus escritos es la eternidad y la continuidad, simbolizadas en las costumbres ancestrales de los campesinos. Obtuvo el reconocimiento de la crítica por sus ensayos, entre los que destacan El alma castellana(1900), Los pueblos (1904) y Castilla (1912). Se le conoce sobre todo por sus novelas autobiográficas La Voluntad (1902), Antonio Azorín (1903) y Las confesiones de un pequeño filósofo (1904). Azorín introdujo un estilo nuevo y vigoroso en la prosa española. Su obra destaca asimismo por la sagaz crítica literaria que realiza en textos como Los valores literarios (1913) y Al margen de los clásicos (1915). Fue el máximo representante de la Generación del 98, movimiento literario que él definió, conceptualizó y defendió.

FUENTE : http://www.epdlp.com

 

[Yecla_Personajes_Azorin]_Azorin_a_los_14_anos

TEXTOS  DE AZORÍN:

Castilla (fragmento)

” No puede ver el mar la solitaria y melancólica Castilla. Está muy lejos el mar de estas campiñas llanas, rasas, yermas, polvorientas; de estos barrancales pedregosos; de estos terrazgos rojizos, en que los aluviones torrenciales han abierto hondas mellas; mansos alcores y terreros, desde donde se divisa un caminito que va en zigzag hasta un riachuelo. Las auras marinas no llegan hasta esos poblados pardos de casuchas deleznables, que tienen un bosquecillo de chopos junto al ejido. Desde la ventana de este sobrado, en lo alto de la casa, no se ve la extensión azul y vagarosa; se columbra allá en una colina con los cipreses rígidos, negros, a los lados, que destacan sobre el cielo límpido. A esta olmeda que se abre a la salida de la vieja ciudad no llega el rumor rítmico y ronco del oleaje; llega en el silencio de la mañana, en la paz azul del mediodía, el cacareo metálico, largo, de un gallo, el golpear sobre el yunque de una herrería. Estos labriegos secos, de faces polvorientas, cetrinas, no contemplan el mar; ven la llanada de las mieses, miran sin verla la largura monótona de los surcos en los bancales. Estas viejecitas de luto, con sus manos pajizas, sarmentosas, no encienden cuando llega el crepúsculo una luz ante la imagen de una Virgen que vela por los que salen en las barcas; van por las callejas pinas y tortuosas a las novenas, miran al cielo en los días borrascosos y piden, juntando sus manos, no que se aplaquen las olas, sino que las nubes no despidan granizos asoladores. 

English: Casa de Doña María la Brava, en Salam...
English: Casa de Doña María la Brava, en Salamanca (España) (Photo credit: Wikipedia)

Don Juan (fragmento)

” Han venido a preguntar a la fondita si comprábamos antigüedades. Quien preguntaba era una viejecita vestida con largas locas negras: doña María. Doña María nos ha llevado a su casa. La casa de doña María está en lo más alto de la ciudad. La ciudad tiene callejuelas estrechas y grandes caserones. En la Audiencia hay, desde hace años, unas vidrieras rotas en las ventanas. En el Gobierno civil sale el tubo de una estufa por un balcón de la fachada. En el mercado, los vendedores envuelven los comestibles en hojas de libros antiguos y papeles del siglo XVII. La casa de doña María tiene un zaguán chiquito. Arranca del zaguán una escalerita de madera; llega hasta el fondo y tuerce a la izquierda formando una galería. En el fondo, a un lado, se abre la puerta. Hay en la casa anchas salas llenas de antigüedades y corredores oscuros con ladrillos sueltos en el pavimento que hacen ruido al ser pisados. Doña María, entre cachivaches anodinos, tenía algunos primores en muebles, porcelanas y telas. A1 pasar frente a una puerta, la ha abierto y ha dicho:
—Aquí posa don Juan.
Hemos entrado. La estancia estaba sencillamente aderezada. Una puerta de vidrieras daba a la alcoba. En las paredes había una serie de litografías en color. Desde el balcón se contemplaba el río en lo hondo. Iba muriendo el día.
La pálida claridad del cielo, en el lejano horizonte, ponía en el ambiente una íntima tristeza. Un caminito de cipreses se perdía, a la otra parte del río, entre las lomas. ¿Adónde va ese camino? ¿De dónde vienen esos hombres que marchan por él lentamente? La casa estaba ya casi a oscuras. Fulgía en el cielo la estrella vesperal. Los cipreses del caminito han ido perdiéndose en la sombra. ¿Adónde irá ese caminito? ¿Cuántas veces lo contemplará don Juan —eternidad, eternidad—desde el balcón que da al río?
Una débil claridad aparece en las alfas vidrieras de la catedral. Es la hora del alba. A esta hora baja el obispo a la catedral. El palacio del obispo está unido a la catedral por un pasadizo que atraviesa la calle. A la hora en que el obispo entra en la catedral todo reposa en la pequeña ciudad. La catedral está casi a oscuras: resuenan, de cuando en cuando, unos pasos; chirría el quicio de una reja. En la pequeña ciudad la luz de la mañana va esclareciendo las callejas. Se ve ya, en la plaza que hay frente a la catedral, caer el chorro del agua en la taza de la fuente, el ruido de esta agua, que había estado percibiéndose toda la noche, ha cesado ya.
El obispo está ciego; ciego como el dulce y santo obispo francés Gastón Adrián de Ségur. Entra en la catedral despacito; va sosteniéndose en un cayado; obra de dos o tres pasos le van siguiendo dos familiares. La amplia capa cae en pliegues majestuosos hasta las losas. Se dirige el buen prelado hacia la capilla del maestre don Ramiro. De cuando en cuando se detiene, apoyado en su bastón, con la cabeza baja, como meditando. Su pelo es abundante y blanquísimo. Destaca su noble cabeza en el vivo morado de las ropas talares. No puede ya ver el obispo su catedral, ni su ciudad. Pero desde su cuartito, él, todas las mañanas, a la hora en que rompe el alba, espía todos los ruidos de la ciudad, que renace a la vida: el canto de un gallo, el tintín de una herrería, el grito de un vendedor, el ruido de los pasos. Ya no puede él ver los zaguanes blancos y azules de los conventos pobres; ni las iglesitas sin mérito ninguno artístico, pero ennoblecidas, santificadas, por el anhelo de las generaciones; ni los vencejos que giran en torno de la torre de la catedral; ni el panorama de las colinas que se descubre desde el paseo de la ciudad. 

Alicante City Hall
Alicante City Hall (Photo credit: Wikipedia)
Medieval walls of Ávila, autonomous region of ...
Medieval walls of Ávila, autonomous region of Castile and León, España (Photo credit: james_gordon_losangeles)

El escritor (fragmento)

” Absolutamente nada. Nada que se salga del carril cotidiano. La vida fluye incesable y uniforme; duermo, trabajo, discurro por Madrid, hojeo al azar un libro nuevo, escribo bien o mal -seguramente mal- con fervor o con desmayo. De rato en rato me tumbo en un diván y contemplo el cielo, añil y ceniza. ¿ Y por qué había de saltar de improviso el evento impensado? Trabajemos día tras día ¿Dónde está nuestro Leteo? En el afán diario. O acaso, a través de la obra hacemos ese dolor más delicado. ¡ Cincuenta años escribiendo… Desde los tres quinquenios con la pluma en la mano. Impetu, fervor, perseverancia, entusiasmo… Ha pasado mucho tiempo y los años cargan sobre mis hombros… Todo lo que asciende, desciende… Cuando podemos ya esperar, habiendo visto correr tanto tiempo lo ciframos en la obra cumplida. 

azorin

La voluntad (fragmento)

” -La propiedad es el mal… Se buscarán en vano soluciones al problema eterno. Si el medio no cambia, no cambia el hombre… Y el medio es la vivienda, la alimentación, la higiene, el traje, el reposo, el trabajo, los placeres. Cambiemos el medio, hagamos que todo esto, el trabajo y el placer, sea pleno, gustoso, espontáneo, y cambiará el hombre. Y si sus pasiones son ahora destructivas —en este medio odioso—, serán entonces creadoras —en otro medio saludable… No cabe hablar del problema social: no lo hay. Existe dolor en los unos y placer en los otros, porque existe un medio que a aquéllos es adverso y a éstos favorable… La fuerza mantiene este medio. Y de la fuerza brota la propiedad, y de la propiedad el Estado, el ejército, el matrimonio, la moral. Azorín replica: —Un medio de bienestar para todos supone una igualdad, y esa igualdad…Yuste interrumpe: —Sí, sí; se dice que es imposible una igualdad de todos los hombres… que todos no tienen el mismo grado de cultura… que todos no tienen las mismas delicadezas estéticas y afectivas…El maestro calla un momento y después añade firmemente: —Las tendrán todos, las tendrán todos… 

tumblr_mkjdncQoIi1qgtebzo1_500
Hace un siglo Juan Bautista Lamarck ponía el siguiente ejemplo en su Filosofía zoológica: un pájaro vese forzado a vagabundear por el agua en sitios de profundidad escasa; sus sucesores hacen lo mismo; los sucesores de sus sucesores hacen lo propio… Y de este modo, poco a poco, a lo largo de múltiples generaciones, este pájaro ha visto crecer entre los dedos de sus patas un ligero tejido… y aumentar de espesura… y llegar a recia membrana que le permite á él, descendiente de los primitivos voladores, nadar cómodamente en las marismas… Pues bien; ahora aplica este caso. Pon al hombre más rudo, más grosero, más intelectual en una casa higiénica y confortante; aliméntalo bien: vístelo bien; haz que trabaje con comodidad, que goce sanamente… Y yo te digo que al cabo de tres, de ocho, de doce generaciones, de las que sean, el descendiente de ese rudo obrero será un bello ejemplar de hombre culto, artista, cordial, intelectivo.

Español: La actriz española María Guerrero en ...
Español: La actriz española María Guerrero en la obra de teatro Doña María la brava, de Eduardo Marquina (Photo credit: Wikipedia)
Detail of doña María de Sotomayor, showing Vel...
Detail of doña María de Sotomayor, showing Velázquez’s free brushwork on her dress (Photo credit: Wikipedia)


Azorín observa:
—Eso es el transformismo. Y Yuste replica: —Sí, es el transformismo que nos enseña que hay que lograr un medio idéntico para llegar á una identidad, a una igualdad fisiológica y psicológica… indispensable para la absoluta igualdad ante la Naturaleza. He aquí porqué he dicho antes que el problema no existe…
No existe desde que Lamarck, Darwin y demás naturalistas contemporáneos han puesto en evidencia que el hombre es la función y el medio… Y puesto que es imposible producir un nuevo tipo humano sin cambiar la función y el medio, es de toda necesidad destruir radicalmente lo que constituye el medio y la función actuales. En el silencio de la noche, la voz del maestro vibra apasionada. Esta mañana, Yuste ha recibido una revista. En la revista figura un estudio farfullado por un antiguo compañero suyo, hoy encaramado en una gran posición política. Y en ese estudio, que es una crónica en que desfilan todos los amigos de ambos, los antiguos camaradas, Yuste ha visto omitido su nombre, maliciosamente, envidiosamente…
El maestro prosigue indignado:
—Para esta obra no hay más instrumento que la fuerza. Nuestros antepasados milenarios usaron de la fuerza para crear instituciones que hoy son venero de dolor: nosotros emplearemos la fuerza para crear otro estado social que sea manantial de bienandanzas. 

ProductZoom

LITERATURA FRANCESA,VIVIERON LA 2ª GUERRA MUNDIAL

Brive-la-Gaillarde
Brive-la-Gaillarde (Photo credit: Wikipedia)
English: The courtyard of Mission San Luis Rey...
English: The courtyard of Mission San Luis Rey de Francia, with the first pepper tree Schinus molle planted in California (1830) behind the arch. (Photo credit: Wikipedia)

jacques-de-bourbon-busset-portrait-noir-et-blanc

JACQUES DE BOURBON BUSSET (FRANCIA,1912-2001)

FUENTE :  http://www.epdlp.com/literatura.php

 

Escritor francés nacido en París. Miembro de la Academia Francesa, ferviente cristiano, fue autor de una notable obra literaria en la que adoptó como único nombre su egregio apellido, le gustaba definirse como un campesino apasionado de la metafísica. Era descendiente, por línea paterna, de San Luis Rey de Francia, de Juan sin Miedo y de César Borgia, y por parte de su madre del célebre astrólogo y matemático Laplace. Tuvo la suerte de compartir estudios con Georges Pompidou, Roger Caillois y Simone Weil. Pasó la mayor parte de la Segunda Guerra Mundial como prisionero alemán. De Gaulle le nombró en 1944 presidente de la Cruz Roja francesa. Ese mismo año se casó con Laurence Ballande, alrededor de la cual giraría su creación literaria. Prueba de ello es su Le Livre de Laurence, diez volúmenes dedicados a su mujer y descritos por la crítica como un epitalamio perpetuo a su mayor gloria. Vinculó su actividad política al europeísmo y fue director del gabinete de Robert Schuman cuando éste era ministro de Exteriores en 1948. En 1957 ganó el premio de novela de la Academia Francesa por Le Silence et la Joie y en 1981 ocupó en la Academia Francesa el sillón que en su día correspondió a su antepasado Louis de Bourbon-Condé.  © Ramón Pérez-Maura

TEXTOS :

Le silence et la joie (fragmento)

” Perdóname, Françoise, no dejo de respirar por ti, ésa es mi vida. Siento que todo depende de las próximas semanas. Tengo treinta y cinco años y ya pasó la edad de alimentar falsas esperanzas.
En el transcurso de estos años he respetado tu duelo. Luego, hace un mes, logré comprender que siempre te he amado. Parecía que te avergonzara, pero no huiste de mí. Y cuando evoqué el recuerdo de Henri, tú no respondiste. Yo sé cuánto le amabas y cuánto he sufrido. Jamás, te lo juro, si te conviertes en mi esposa, trataré de socavar el amor que sentías por él.
Soy obstinado, torpe. Cuando tenía doce años tú me llamaste derrochador. Es horrible, pero es demasiado tarde para que pueda cambiar. Ciertamente, sé que si te niegas a escucharme, mi vida será un desperdicio.
Dime, por favor, que puedo esperar. 

Thias_18_09_2006_-_copie

ROBERT MARGERIT (FRANCIA. 1910-1988)

homme

Escritor, pintor y periodista francés nacido en Brive-la-Gaillarde. Cursó sus estudios secundarios en Limoges. Aunque empezó a estudiar para notario para complacer a su padre, se centró en la pintura por afición y en la literatura por vocación. Empezó a ejercer el periodismo en la misma ciudad de Limoges a partir de 1931, tanto en un periódico local como en Radio-Limoges. A partir de 1948 se convirtió en redactor jefe del diario Le Populaire du Centre, periódico que había desaparecido durante la ocupación nazi. Su cuatrilogía de novela histórica acerca de la Revolución Francesa (con L’Amour et le TempsLes Autels de la PeurUn Vent d’acier, los tres publicados en 1963, y finalmente Les Hommes perdus, de 1968), le valió el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa.  © Lecturalia

TEXTOS :

El tesoro de Morgan (fragmento)

” Mas todos soñábamos. Con la mar haciendo desaparecer nuestras preocupaciones y la vida que llevábamos, que nos volvía tan feroces como ingenuos, nos quedaba tiempo suficiente para soñar indefinidamente.
Si dos años atrás, cuando Bill Burke, el contramaestre, me hizo salir de la cámara de Flint para que firmara el contrato de fletamento (que era la ley del navío), me hubieran descrito la clase de vida que me aguardaba, no lo habría creído.
Pero, a excepción de las sobrias palabras del capitán designando mis funciones, nadie se encargó de decirme en qué consistía la rutina del mar. Bill me instruyó sin orden ni concierto sobre los rudimentos del oficio. Brice Coquelle me enseñó sus normas esenciales y así aprendí a determinar la altura de una estrella con el cuadrante y a trazar el derrotero en la carta de marear. El resto, lo aprendí yo solo mirando cómo lo hacían los demás. Imitaba sus gestos para agarrar los brandales que forman las escalas de viento. Ellos las subían corriendo, como si fueran escaleras. Yo remedaba la crispación de los dedos de sus pies para aferrarme al marchapié, es decir, un cabo afirmado al palo horizontal en el que se enverga la vela por el grátil, y que pende a lo largo de las vergas a manera de festón. El día que los vi empuñar las hachas de abordaje para asaltar la cubierta de un barco al que dábamos caza desde por la mañana, también los imité. Me batí como ellos porque ellos se batían. Le cogí el gusto a la lucha. Cada vez que asestaba una estocada con mi acero reluciente, pensaba en la tía Cathy, en la gente que necesitaba saberme culpable y en el verdugo que tan a conciencia cumplía con su oficio. Después de ese primer combate, redacté el inventario del botín y calculé las partes que tocaban según las reglas estipuladas en el contrato de fletamento. Por lo general, esa era mi función como cronista de a bordo entre los caballeros de fortuna.
Lo que atañía a la lucha podía haberlo imaginado. Lo que sobrepasaba cualquier previsión era la monótona vacuidad de los días transcurridos en una rutina cuyos detalles se borraban en un perpetuo retorno; ese eterno vagar sobre una marca si inmutablemente serena, a ratos con alguna turbonada, que se iba tan de repente como venía, donde de pronto parecía que el viento y las olas habían decidido suprimir nuestro impertinente cascarón de nuez, o, las más de las veces, en medio de la calma chicha de los tórridos mares ecuatoriales, con el navío abandonado a su propia suerte, inmóvil sobre su reflejo como una casa en medio de un lago. Nuestra vida era un débil rescoldo entre las cenizas; se consumía sin pena ni gloria en la repetición de los mismos gestos, arrastrándose lentamente entre el zafiro del cielo y el esmeralda de las aguas. 

English: Garden of La Guierle, Brive la Gailla...
English: Garden of La Guierle, Brive la Gaillarde, France Français : Jardin de la Guierle, Brive la Gaillarde, France (Photo credit: Wikipedia)
Autorail X 2104 à Brive-la-Gaillarde
Autorail X 2104 à Brive-la-Gaillarde (Photo credit: Wikipedia)

Pourrat Henri

HENRI POURRAT (FRANCIA. 1887-1959)

Escritor francés nacido en Ambert. Nunca abandonó su región natal, a excepción del año que pasó en París, donde cursó estudios en el Liceo Henri IV, y de algunos escasos y breves viajes. En 1905, ingresó en el Instituto Nacional de Agronomía pero, enfermo de tuberculosis, debió regresar al seno de su familia e imponerse una vida calma y ordenada, que llenó con el trabajo de escritura, los paseos por el campo y la lectura. En diciembre de 1921, obtuvo el premio Figaro por el primer volumen de Gaspard des Montagnes y diez años más tarde, el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa, por la totalidad de la obra en cuatro volúmenes. En 1941, recibió el premio Goncourt por Vent de Mars y dedicó los doce últimos años de su vida casi exclusivamente al monumental Trésor des Contes, al que otorgaba suma importancia. Su obra, notablemente vasta -alrededor de cien libros- es muy diversa, poemas de juventud, novelas, biografías, ensayos históricos, filosóficos o religiosos y cuentos. Auvergne fue para él el lugar privilegiado que le permitió descubrir y comprender la naturaleza y el espíritu de la tierra para, desde allí, alcanzar lo universal. Gracias a su inmensa correspondencia con personas de orígenes muy diversos, a las visitas que recibía y a sus lecturas, se mantuvo permanentemente abierto al mundo.

images (5)

Parentignat

Gaspard des montagnes (fragmento)

” ¿Nunca ha llegado a sentir una mayor dicha en la vida? Quizás al pensar en ella con verdadero vigor.
Estos misioneros intrépidos, que llevan el consuelo a los enfermos y moribundos, sin el menor temor, se exponen cada día al arbitrio del azar. La energía gallarda transforma y consagra al sacerdote del templo. Algunos sacerdotes deshonran los hábitos que visten e incrédulos son sorprendidos como el trueno que ruge.
El sacerdote que escuchaba todo esto, clamó:
-Acércate joven y mira las marcas en mi dorso como signo y testimonio de la fe.
Tiró de la sotana del presbítero y atónito contempló dos o tres enormes cicatrices…
Gaspard había sido bautizado por uno de aquellos refractarios tan cerca de Grange. La ceremonia se había desarrollado entre gendarmes, sin mucho decoro.
El padre sólo había de sumergirlo bajo una pila de piedra, afuera, como una burla en el patio, esperaba el carro. Así transcurrió aquel dos de septiembre entre el olor a heno y a mercado. 

Les Montagnards (fragmento)

” Sus hombres hablaban de él con verdadera adoración. Un día vi cómo uno de ellos lo besaba. Aquella tarde del mes de abril había sido espléndida, al ser designado como instructor, a pesar de sus airadas protestas:
-Mi compromiso es con la lucha. Quiero luchar. Quiero combatir al lado de mis camaradas.
Seis semanas después, murió esbozando en sus labios una ignota sonrisa…Hubo reflexiones en aquellos pueblos montañeses de donde todos los hombres se habían ido y en donde las mujeres permanecían en duelo, sin floridos páramos o hermosas nubes. Hablo de los días de Verdún, nunca vistos. La memoria nunca abandonó la férrea conciencia que predispone a la muerte.
De antemano, el sacrificio había de ser realizado y el corazón sería circuncidado por funestos pensamientos acerca de la futilidad de la vida, de la certeza de una muerte segura, aunque morir antes o después no significaba nada.
Lo importante no era morir, sino morir con dignidad, sin lamentarse. Podría morir de enfermedad o ser atravesado por una bala. Así se expresaba el coronel Eilin.
-Te prohíbo llorar. Las lágrimas no deben asomar a tus ojos cuando escuches el murmullo de la muerte.
Sin embargo estas frases no mienten. El tiempo no es nada. ¿Qué podría haber mejor que vivir y servir con rectitud?
Aún, Pierre, no estás en la capilla azul. Los héroes de antaño tuvieron gestos propios de un gran corazón. Muere estando en pie. Esa será una breve y perfecta exaltación. Como la ramita del abeto, estos años de la guerra huirán de nuestra nación, hijo mío. 

English: L'Occitane en Provence store, Brive l...
English: L’Occitane en Provence store, Brive la Gaillarde, France Français : Boutique L’Occitane en Provence, Brive la Gaillarde, France (Photo credit: Wikipedia)
Mission San Luis Rey. (Interior of Court.), fr...
Mission San Luis Rey. (Interior of Court.), from Robert N. Dennis collection of stereoscopic views (Photo credit: Wikipedia)
Mission San Luis Rey de Francia, Established J...
Mission San Luis Rey de Francia, Established June 13, 1798, from Robert N. Dennis collection of stereoscopic views (Photo credit: Wikipedia)

FRANZ KAFKA – LA DECADENCIA DE LA HUMANIDAD

English: 3:4 Portrait crop of Franz Kafka
English: 3:4 Portrait crop of Franz Kafka (Photo credit: Wikipedia)

Aforismos: Consideraciones acerca del pecado

” El camino verdadero pasa por una cuerda, que no está extendida en alto, sino sobre el suelo. Parece preparada más para hacer tropezar, que para que se siga su rumbo.
Todos los errores humanos son fruto de la impaciencia. Interrupción prematura de un proceso ordenado, obstáculo artificial levantado al derredor de una realidad artificial.
A partir de cierto punto no hay retorno. Este es el punto que hay que alcanzar.
El poseer no existe, existe solamente el ser: ese ser que aspira hasta el último aliento, hasta la asfixia.
En un tiempo no podía comprender porqué no recibía respuesta a mi pregunta, hoy no puedo comprender como pude estar engañado hasta el extremo de preguntar. Pero no es que me engañase, preguntaba solamente.
Sólo temblor y palpitación fue su respuesta a la afirmación de que tal vez poseía pero no era. 

FUENTE: http://www.epdlp.com

Kafka at the age of five
Kafka at the age of five (Photo credit: Wikipedia)

MAX BROD

Franz Kafka (fragmento)

” Recuerdo una conversación con Kafka a propósito de la Europa contemporánea y de la decadencia de la humanidad, escribió.
“Somos”, dijo, “pensamientos nihilísticos, pensamientos suicidas que surgen en la cabeza de Dios.”
Ante todo, eso me recordó la imagen del mundo de la Gnosis: Dios como demiurgo malvado con el mundo como su pecado original.
“Oh no”, replicó, “Nuestro mundo no es más que un mal humor de Dios, uno de esos malos días.”
¿Existe entonces esperanza fuera de esta manifestación del mundo que conocemos?”
El sonrió. “Oh, bastante esperanza, infinita esperanza, sólo que no para nosotros”. 

Ottla Kafka
Ottla Kafka (Photo credit: Wikipedia)

Kakfa (fragmento)

” Me encontré con Kafka por primera vez a orillas del Báltico, durante el verano de 1923. Yo por entonces era muy joven, tenía diecinueve años y trabajaba como voluntaria en un campamento de vacaciones del Hogar del Pueblo Judío de Berlín en Müritz, cerca de Stettin. En una ocasión vi en la playa a una familia jugando, los padres y dos niños. El hombre me llamó especialmente la atención. No podía librarme de la impresión que me causó. Incluso seguí a aquellas gentes hasta la ciudad, y después me los volví a encontrar. Un día anunciaron en el centro que el doctor Franz Kafka iba a venir a cenar. Yo en aquel momento tenía mucho que hacer en la cocina. Cuando levanté la vista de mi trabajo la habitación se había oscurecido, alguien estaba allí fuera delante de la ventana reconocí al caballero de la playa. Entonces entró. No sabía que se trataba de Kafka y que la mujer con quien le había visto en la playa era su hermana. Con voz suave dijo: ¡Unas manos tan delicadas y tiene usted que hacer un trabajo tan cruento! (Kafka por entonces era vegetariano). Al anochecer nos sentamos todos en bancos ante las largas mesas. Un niño pequeño se levantó y, al salir, estaba tan confundido que se cayó. Kafka, con los ojos brillando de admiración, le dijo: ¡Con qué habilidad te has caído y con qué habilidad has vuelto a ponerte en pie! Cuando más tarde volví a pensar en aquellas palabras, me pareció que trataban de decir que todo se podía salvar. Todo, menos Kafka. Kafka era insalvable.

Austrian Writer Franz Kafka
Austrian Writer Franz Kafka (Photo credit: Wikipedia)

Kafka en la orilla (fragmento)

” Yo también cierro los ojos y, en silencio, respiro hondo.
-¿Listo? Imagínate una tempestad de arena terrible, terrible de verdad-dice-. Y olvida cualquier otra cosa.
Tal como me ha dicho, imagino una tempestad de arena terrible, terrible de verdad. Y olvido cualquier otra cosa. Incluso quién soy. Me quedo en blanco.
Las cosas van aflorando enseguida. Y él y yo las compartimos en el viejo sofá de cuero del estudio de mi padre, como siempre.
-A veces, el destino se parece a una pequeña tempestad de arena que cambia de dirección sin cesar-me comenta el joven llamado Cuervo.
A veces, el destino se parece a una pequeña tempestad de arena que cambia de dirección sin cesar. Tú cambias de rumbo intentando evitarla. Y entonces la tormenta también cambia de dirección, siguiéndote a ti. Tú vuelves a cambiar de rumbo. Y la tormenta vuelve a cambiar de dirección, como antes. Y esto se repite una y otra vez. Como una danza macabra con la Muerte antes del amanecer.
Y la razón es que la tormenta no es algo que venga de lejos y que no guarde relación contigo. Esta tormenta, en definitiva, eres tú. Es algo que se encuentra en tu interior. Lo único que puedes hacer es resignarte, meterte en ella de cabeza, taparte con fuerza los ojos y las orejas para que no se te llenen de arena e ir atravesándola paso a paso. Y en su interior no hay sol, ni luna, ni dirección, a veces ni siquiera existe el tiempo. Allí sólo hay una arena blanca y fina, como polvo de huesos, danzando en lo alto del cielo. 
Imagínate una tormenta como ésta. 

Kafka-sisters
Kafka-sisters (Photo credit: Wikipedia)

LUÍS VAZ DE CAMOES

Metamorfosis del que ama

” Transfórmase el que ama en cosa amada
por obra y gracia de alta fantasía;
después el corazón ya nada ansía,
pues lleva en sí la parte deseada.

Si en ella está mi alma transformada,
también sosiega el cuerpo su porfía;
sólo en sí mismo descansar podría,
pues que a su vida el alma está ligada.

Pero esta radiante semidiosa,
que como el atributo en el sujeto
con mi alma se funde y se conforma,

viste mi pensamiento en luz radiosa,
y el vivo y puro amor de que es objeto,
cual la materia simple, busca forma. ”

English: Metamorphosis - Franz Kafka
English: Metamorphosis – Franz Kafka (Photo credit: Wikipedia)

FRANZ KAFKA

La metamorfosis (fragmento)

” Cuando Gregorio Samsa despertó aquella mañana, luego de un sueño agitado, se encontró en su cama convertido en un insecto monstruoso. Estaba echado sobre el quitinoso caparazón de su espalda, y al levantar un poco la cabeza, vio la figura convexa de su vientre oscuro, surcado por curvadas durezas, cuya prominencia apenas si podía aguantar la colcha, visiblemente a punto de escurrirse hasta el suelo. Innumerables patas, lamentablemente escuálidas en comparación con el grosor ordinario de sus piernas, ofrecían a sus ojos el espectáculo de una agitación sin consistencia. 

Franz Kafka
Franz Kafka (Photo credit: Wikipedia)
Bust of Franz Kafka in Celebrity Alley in Kiel...
Bust of Franz Kafka in Celebrity Alley in Kielce (Poland) (Photo credit: Wikipedia)

Leopoldo García-Alas y Ureña «Clarín»

016

“CLARÍN”

Leopoldo García-Alas y Ureña «Clarín» (Zamora25 de abril de 1852Oviedo13 de junio de 1901) fue un escritor español.1

DIVERSOS TEXTOS CLARINIANOS DE CRÍTICA LITERARIA

028

LITERATURA

FUENTE: http://cvc.cervantes.es

 

Solo de Clarín, 9. La mosca sabia

Por Sergio León Gómez

Mi nombre es Hsiang. Soy el que custodia los libros,
que acaso son los últimos,
porque nada sabemos del Imperio
y del Hijo del Cielo.
Ahí están en los altos anaqueles,
cercanos y lejanos a un tiempo,
secretos y visibles como los astros.
Ahí están los jardines, los templos
.

Los anteriores versos de Jorge Luis Borges son parte del poema «El guardián de los libros» donde su autor nos habla del amor por los libros. No sé si el bibliófilo comparte de la misma manera estos sentimientos hacia un objeto que puede encerrar un mundo y que, precisamente por eso, pierde sentido cuando sus páginas son prisioneras de los anaqueles y los escaparates. Acaso Clarín percibió lo mismo cuando visitó la famosa biblioteca a la que se refiere en el texto. Lo cierto es que en su tiempo son célebres dos grandes bibliófilos: Antonio Cánovas del Castillo (1828-1897) y José Lázaro Galdiano (1862-1947). El primero reunió en su biblioteca cerca de 35 000 volúmenes donde abundaban verdaderas rarezas bibliográficas. El segundo aún no había llegado a ser el gran coleccionista que fue, cuando Clarín escribió este artículo. Todo parece indicar que la crítica de nuestro autor se refiere a Cánovas del Castillo, el político más importante de la España del xix a quien Clarín estimaba tan poco que no tenía reparos en ridiculizarlo, como efectivamente lo hizo en sus Folletos literarios.

Don Eufrasio Macrocéfalo me permitió una noche penetrar en el sancta-sanctorum, en su gabinete de estudio, que era, más bien que gabinete, salón biblioteca: las paredes estaban guarnecidas de gruesos y muy respetables volúmenes, cuyo valor en venta había de subir a un precio fabuloso el día en que don Eufrasio cerrase el ojo y se vendiera aquel tesoro de ciencia en pública almoneda; pues si mucho vale Aristóteles por su propia cuenta, un Aristóteles propiedad del sabio Macrocéfalo tenía que valer mucho más para cualquier bibliómano capaz de comprender a mi ilustre amigo. Era mi objeto, al visitar la biblioteca de don Eufrasio, verificar notas en no importa qué autor, cuyo libro no era fácil encontrar en otra parte; y llegó a tanto la amabilidad insólita del erudito, que me dejó solo en aquel santuario de la sabiduría, mientras él iba a no sé qué Academia a negar un premio a cierta Memoria en que se le llamaba animal, no por llamárselo, sino por demostrar que no hay solución de continuidad en la escala de los seres.

La biblioteca de don Eufrasio era una habitación tan abrigada, tan herméticamente cerrada a todo airecillo indiscreto por lo colado, que no había recuerdo de que jamás allí se hubiera tosido ni hecho manifestación alguna de las que anuncian constipado: don Eufrasio no quería constiparse, porque su propia tos le hubiera distraído de sus profundas meditaciones. Era, en fin, aquélla una habitación en que bien podría cocer pan un panadero, como dice Campoamor. Junto a la mesa escritorio estaba un brasero todo ascuas, y al extremo de la sala, en una chimenea de construcción anticuada, ardían troncos de encina que se quejaban al quemarse. Mullida alfombra cubría el pavimento, cortinones de tela pesada colgaban en los huecos, y no había rendija sin tapar, ni por lado alguno pretexto para que el aire frío del exterior penetrase atropelladamente, sino por sus pasos contados y bajo palabra de ir calentándose poco a poco.

[…]

052

En vez de evacuar las citas que llevaba apuntadas, arrellanéme en una mecedora, cerca del brasero, y en dulce somnolencia dejé a la perezosa fantasía vagar a su antojo, llevando el pensamiento por donde ella fuere. Pero la fantasía se quejaba de que le faltaba espacio entre aquellas paredes de sabiduría, que no podía romper, como si fuesen de piedra. ¿Cómo atravesar con holgura aquellos tomos que sabían todo lo que Platón dijo, y que gritaban aquí ¡Leibnitz!, más allá ¡Descartes!, ¡San Agustín!, ¡Enciclopedia!, ¡Sistema del mundo!, ¡Crítica de la razón pura!, ¡Novum organum!

(Tomado de «La mosca sabia»,
en Solos de Clarín, Madrid, Alianza, 1971, pp. 138-153.)

Español: Retrato de Antonio Cánovas del Castil...
Español: Retrato de Antonio Cánovas del Castillo en el Palacio del Senado de España (Photo credit: Wikipedia)

SONETO

[EL SOLFEO,N.º 49,19 DE OCTUBRE DE 1875]

LEOPOLDO ALAS

A la concha de Venus amarrado
y al recio galopar de los tritones,
por formar comités para elecciones
cual César, cruza el mar alborotado.
Neptuno, que estará subvencionado,  5
en redes de cristal tiende traiciones,
y del agua salobre cien montones
arroja sobre el nauta atribulado.
Mas todo su furor aquí no basta;
toca por fin las playas españolas  10
débil barquilla en forma de canasta
adornada con lindas bandoleras,
y brota al punto el inmortal Sagasta
cual Venus de la espuma de las olas.

Hablar de Clarín y Europa es completar la fórmula famosa de J. A. Cabezas: «el provinciano universal» llegó a ser «europeo universal». Basta recordar la relación privilegiada que Leopoldo Alas mantiene a lo largo de su existencia de novelista, ensayista, periodista y catedrático con el entorno cultural europeo.

               Desde las aulas de su formación en Oviedo, y más que todo en el Madrid de los años krausistas, desde las bibliotecas y las salas de lectura de los Ateneos, los Casinos y los Círculos, desde las trastiendas de los amigos libreros y editores, se le ve siempre a la busca de contactos e informaciones sobre todo cuanto se publica en libros, revistas y periódicos, tanto extranjeros como nacionales.

               Impresiona ver, por ejemplo, la capacidad de reacción y asimilación que manifiesta el crítico de los Solos, todavía desinformado, en los escritos de fines del 78, sobre el giro decisivo que suponía la novelística naturalista, y convertido unos meses más tarde en el mejor conocedor español de la obra de Zola, del cual se le ve leer todo lo publicado anteriormente y comentar, al filo inmediato de la publicación ulterior, todo lo que escribe el Maestro de Médan —novelas, ensayos y artículos incluidos.

eufrásio no domingo
eufrásio no domingo (Photo credit: Mathieu Struck)
English: Michele Angiolillo assassinates spani...
English: Michele Angiolillo assassinates spanish premier Cánovas. Drawing from a contemporary journal. (Photo credit: Wikipedia)

7376_0001_s

IMAGEN :PUÑO Y LETRA DEL POEMA DE  CLARÍN –   “ESTOY TAN DESCONCERTADO”

WILLIAM HEINESEN (ISLAS FEROE,1900-1991)

3.20 kr stamp
3.20 kr stamp (Photo credit: Wikipedia)
Faroe Islands writers William Heinesen and Jør...
Faroe Islands writers William Heinesen and Jørgen-Frantz Jacobsen, 1918 (both at the age of 18) (Photo credit: Wikipedia)
William Heinesen, 1965
William Heinesen, 1965 (Photo credit: Wikipedia)
Dansk: J.H.O. Djurhuus, Jørgen-Frantz Jacobsen...
Dansk: J.H.O. Djurhuus, Jørgen-Frantz Jacobsen, William Heinesen og Hans A. Djurhuus, fire af Færøernes største digter og forfatter. Sammentidig er det to generationer på billedet. Djurhuus brødrene til venstre og højre, og Jacobsen og Heinesen i midten. (Photo credit: Wikipedia)

WILLIAM HEINESEN

Escritor emblemático por excelencia de la literatura feroesa escrita en danés. Aparte de su obra pictórica, Heinesen es autor de numerosos poemas, algunos de ellos traducidos en castellano dentro de la antología titulada Poesía nórdica, relatos breves y diversas novelas entre las que destacan La caldera negraLos músicos perdidos y La torre del fin del mundo. Sus novelas respiran una considerable dosis de realismo dotado, a su vez, de un fino sentido de la ironía; en ellas realiza una descreída crítica de la sociedad feroesa que él conoció. Cuando en 1981 le llegaron rumores de que seguramente recibiría el Premio Nobel de Literatura, William Heinesen se apresuró a escribir una carta a la Academia Sueca para renunciar a su candidatura. ¿La razón? Un elevado sentido de la coherencia ante su amor hacia la lengua y literatura feroesa y, por extensión, hacia su país. Él mismo lo explicó con estas palabras: “Hubo un tiempo en que la lengua feroesa gozó de poca consideración. A pesar de ello, la lengua feroesa ha creado una magnífica literatura y, por tanto, habría sido razonable otorgar el Premio Nobel a un autor que escribiera en feroés. Si me lo hubieran otorgado a mí, habría ido a parar a las manos de un autor que escribe en danés y, en consecuencia, los esfuerzos de los feroeses por crear una cultura independiente se habrían llevado un duro golpe.” Estas palabras definen, en definitiva, la personalidad de uno de los autores más interesantes de la literatura contemporánea universal; de un Premio Nobel que no quiso serlo por respeto hacia el feroés.  © Mariano González Campo

English: Flag of Tabasco
English: Flag of Tabasco (Photo credit: Wikipedia)
Casa de Pilatos - Sevilla - Escultura de Maria...
Casa de Pilatos – Sevilla – Escultura de Mariano Benlliure (Photo credit: Antonio Marín Segovia)

En casa en la tierra

” Conozco un país
donde el día invernal sobre el mar
es como el crepúsculo entre viejas tumbas.

Aquí, frente a una cena de pan y pescado
hay una vieja y delgada anciana sin carnes
de manos venosas y dedos torcidos
pero con un corazón rebosante de hermosas sonrisas.

De nuevo estoy en casa.
La leche sabe a heno y a humo de turba.
La caldera bulle concienzuda sobre el fuego.
Fuera cantan
incomprensiblemente muchos millones de toneladas de agua.

Fuera revolotean alegres bandadas nocturnas de estorninos invernales.
Las ovejas descansan en el monte
con rocío y aurora boreal en la lana.

En la playa está la grulla
en el mismo lugar y en la misma posición
que en la época del faraón Pepi I.
En el agua se pasean lotas y rapes
por los bosquecillos de palmeras de algas
saludando sin prisas con la cola
al cangrejo.

Y el anarrico -rojo anilina y verde hiel
y violeta como una mano congelada

y aciagamente negro azulado como gangrena en un pie
y con lupus en el estómago y lepra en la espalda
y con dos cánulas en la cabeza­
se ha pegado con su ventosa a una piedra del fondo,
se ha agarrado con los dientes al planeta Tellus,
y juega a que es una flor tan hermosa
como la que más en el cielo y en el infierno.

Y, ¿qué ocurre con la cría del picón
que es tan pequeña como la coma más mínima del apocalipsis?
Y, ¿qué pasa con la ballena,
ese hijo grande y solitario de Dios,
que estornuda tan confiada en lugares desolados?

Ay madre, cuando estemos satisfechos
de comer, de hablar, de reírnos y maravillarnos,
nos vamos cada uno a lo nuestro:
yo a mi cama,
donde distraído abro la esclusa intemporal del sueño­
tú a tu tumba,
donde susurra la hierba familiarmente
con su voz de tiniebla y eternidad. “

Marmennil - The Little Merman Stamp FR 310 of ...
Marmennil – The Little Merman Stamp FR 310 of Postverk Føroya by William Heinesen, 20 May 1997 (Photo credit: Wikipedia)
Las Vegas
Las Vegas (Photo credit: Lukas Vermeer)

Las tinieblas hablan al arbusto en flor

” Yo soy la tiniebla.
¿Sientes mi mejilla sobre la tuya?
¿Sientes mi negra boca sobre la tuya roja?

Sí, tú eres la tiniebla y me asustas.
Tú eres la noche y la eternidad.
Siento tu gélido aliento.
Tú eres la muerte.
Quieres que me marchite.
¡Y tengo tantas ganas de vivir y florecer!

Soy la tiniebla.
Te amo.
Quiero que te marchites.
Que florezcas y te marchites.
Que te marchites y resurjas con tus flores.
Que te marchites y florezcas una y otra vez.

Soy la Noche. La Muerte. La Eternidad.
Te amo.
Me desesperaría si no existieses
y no me estuvieses esperando aquí
con el ansioso aliento de tus fugaces flores.
Con el vivo tropel de tus hermanos,
cálidos besos rojos,
en la profundidad de mi negro corazón solitario. “

Español: Logo del Club Olimpia de Paraguay.
Español: Logo del Club Olimpia de Paraguay. (Photo credit: Wikipedia)
Olimpia Aldobrandini
Olimpia Aldobrandini (Photo credit: Wikipedia)

Olimpia

” El bogavante ya no se deleita.
con el corazón del marinero náufrago de la guerra.
Apetitoso se presenta ahora en su delicado rojo
sobre el plato de la joven viuda
y pronto adquirirá costumbres más elegantes
cuando se incorpore a su soberbio metabolismo.

El mugido agónico del buey ha enmudecido,
pero todavía tiñe su clara sangre
los sonrientes dientes de ella.
Fue tu destino, oh, afortunado,
compartir tejido celular con ella
y conservar el calor de sus sueños.

Las migraciones de la anguila
que tanto emocionaron a los sabios
terminaron en las profundidades detrás de su ágil campánula.
El esturión no encontró nunca refugio más bello para sus crías
que las sanas entrañas de ella.
Las mudas uvas del Rin y del Ródano
desataron un delicioso discurso en su lengua
y su nuevo amante sonrió plácidamente.

Y al final en la serie de estas alegres ofrendas de la vida,
la muerte se hizo notar discretamente
por medio del efímero aroma a carroña del queso
y el espíritu entregó su tributo
en forma de bendición sacerdotal
que como una suave aura rodeaba
la botella de licor de los amantes adornada con una cruz
mientras se encontraban sus bocas.

Entonces un suspiro recorrió la creación
y el pez volvió a sus aguas
y los animales a sus prados
y los muertos a sus cuevas en las tinieblas. “

Spring Valley Hospital - Las Vegas, NV  USA
Spring Valley Hospital – Las Vegas, NV USA (Photo credit: gTarded)
051126 tellus audience
051126 tellus audience (Photo credit: xjyxjy)

JOSÉ MARÍA MEDINA ESTEBAN – “PROVISTOS NOCTURNOS”

DSCN5305

PEQUEÑA RESEÑA BIOGRÁFICA

Nació,José María Medina Esteban el 27 de junio de 1961 en Soria,(Castilla y León) optó por el nombre de Chema,desde su infancia,a petición de su padre.Desde el Instituto empezó a escribir poemas,condicionado por el gran poeta Antonio Machado,y sus viajes a Madrid en tren,sintiendo el paisaje de su tierra,con un fondo impresionista,surrealista,también realista,para no alejarse de la realidad,que es siempre su presente.

Combinó la poesía y la fotografía, y la pintura,e hizo alguna exposición exitosamente,y probó con el guión de cine y la creación de películas con actores.Obtuvo algunos premios en poesía y cine.En la pintura,todos los veranos pintó grandes cuadros,que quedaron algunos en la casa de verano y siempre son alabados por los invitados.Actualmente pasa todo el día en casa,por discapacidad,sin embargo siempre aporta su ayuda y granito de arena a los que encuentra en su camino y lo necesitan.

Soria.San.Juan.del.Duero.DSC00442
Soria.San.Juan.del.Duero.DSC00442 (Photo credit: yoxito)

“PROVISTO Y PREVISTO CADA UNO DE SU PROPIA DIMENSIÓN PSICOLÓGICA”

POEMAS DE JOSÉ MARÍA MEDINA ESTEBAN:

ellipsis
ellipsis (Photo credit: zachstern)

LA FUENTE POÉTICA MANA

1).La fuente poética mana desde la antiguedad,

sacrificios de animales a los dioses menores,muy menores o chicos,

me compadezco de hasta lo que  está permitido.

Ni cosecho,ni cazo,lo hacen por mi,testadura mente,exclusiva,

no se cuando he de hacerlo,amor,una estación u otra,

se acabó el manantial y la belleza del día,gracias a dios….

El ditirambo como improvisación,

se lo sugiero a uno mismo,

es buena salud mental,entonar un cántico y una letra en honor a Dionisio.

Es preestablecida y la letra ininteligible,

se utiliza para y con la misma canción y repertorio de texto.

La versión que hago no es escénica,ni tiene coro,

ni se aprenden las palabras dichas en metáfora,

el protagonista soy yo,diciendo palabras inconexas

con a penas significado y traducido al mínimo,en mi interior.

Y así fue,tranquilidad y trabajo…continuos versos,

hasta saber un poco más qué trato,qué significados,

y posibles traduciones psicoanalíticas…

Asi soy,sabiendo afortunadamente,que digo algo inteligible,

¿Saben lo que canto de los demás?…

que los demás no!

Madrid v2
Madrid v2 (Photo credit: Alex Abian (Also on flickr.com/alexabian))

2 )Pues lo tengo pensado antes de hacerlo y…

espontaneamente …y varío con el tiempo y con las estaciones,

las canciones,que no dejan de ser mías y de los demás…

Se trata de crear un nuevo lenguaje,otros significados,

improvisar sin coro,(eso vale mucho!)…

Soria, Hotel Pinares de Urbión, Covaleda (Cast...
Soria, Hotel Pinares de Urbión, Covaleda (Castilla y León) (Photo credit: Toprural)

Todo lo que falta en esta  tragicomedia…

es el comediante,el héroe,de composición trágica.

Pero por cualquier lugar corre la muerte y su guadaña!….

Ni Esquilo ni nadie que se lo proponga,

llegará a un fin con mis melodías de domingo mañanas si duda…

Canciones exotéricas,imaginadas,mente privilegiada,

que algún día estaré viejito,un poco más bajo o acurrucado,

Acurrucú en el hoyo,dejaré una luz de mi mente para ti,

sin ningún tipo de dolor y preocupación.

Auberge de Castile et Leon
Auberge de Castile et Leon (Photo credit: lju photo)

Nunca dejo posibilidades de entrada o de repique o mueca también,

a más cantantes,sean actores y autores…

llevo días cantando,meses y quizás años,”prefabricándolas”.

La alegría de mi corazón ♥
La alegría de mi corazón ♥ (Photo credit: REVOLUCIÓN HUMANA)

LA POÉTICA DE ARISTÓTELES

Si,he cantado e inventado  canciones para todos y para nadie,

son tan refutadas que no merecen crítica alguna…

por lo tanto no valen una M.

Pero todas ellas tienen su catarsis hecha del tiempo,

la purificación,familiarización y confianza

Que me ha otorgado con toda seriedad “La familia”…

y la pura matemática de Tales,que lo purifica todo…

Para Siempre
Para Siempre (Photo credit: Wikipedia)

Mis canciones!,mis acciones,mis letras son torpes,

incluso son maleducadas y a veces soezes y groseras

Pero así son los hombres,los espectadores en la calle sangrienta,Stress…

y surgen emociones,y de desmesura.

Pero siempre escucha alguien un malentendido,

como algo de uno o un nombre, de un héroe,que gusta para todo,

algo que nos hace pensar que todo está bien!.

Wikipella
Wikipella (Photo credit: Wikipedia)

Cada día al final de nuestros recorridos musicales,

no surge ya la melodía,con el tiempo se recuperará…

Sin embargo el defecto o la debilidad del gran personaje,

el bueno sólo para calibrar los más y los menos de Él.

Catedral Primada Santa María de Toledo, Toledo...
Catedral Primada Santa María de Toledo, Toledo, España (Photo credit: james_gordon_losangeles)

LO GRANDE QUE FUE Y LO GRANDE QUE ES!

Lo grande  es sin duda  necesario para acercarse a las clases sociales

medias y bajas,como antes,tratándose de un poeta o científico,

pero molinos y guerreros del futuro,fueron denunciados,

por un símbolo político que muere,y les hacen la prueba,

como a mi también me miden,y me peso mis cualidades,

me midieron las renuncias a los números y los golpes y…

sobre todo midieron mis pecados y defectos,

hasta que fui absuelto por la lucha del tiempo,

tan duramente encontré los muros.

Siempre aprovechando y haciendo cosas siempre,por suerte?…

como un trabajo o una moral  escrita humildemente,

en cada rincón de mi buena mente.

St. Dionisios
St. Dionisios (Photo credit: dkilim)

¿Qué es lo que buscas?

Con ideas que te mueven,

las ideas profundas y punzantes en el cerebro?

¿Qué has comido?

Metáforas de problemas importantes,ya te digó?

¿Qué nos has traído?…

Un beso a mama y a papa,

siempre estuve con ella y vivo con ellos,

sin contingencia alguna,

con una vida llena de conjeturas y vivencias,

he ido dejando eso que ya pasó,

pero sin lastre aparente ni disoluto…

…experiencias  que llenan de rojo los ojos rojos,

de algún ratón mimetizado.

Pequena Notavel
Pequena Notavel (Photo credit: Vinicius | http://www.rebirthart.deviantart.com)

AYER ME FIJÉ EN EL PECHO DE UNA MUJER

Una camarera, con el pelo rubio y largo,

con sus problemas a la hora de ligar conmigo.

Lo mío son ideas como abalorios rotos,

le devolví un pequeño gesto…fatal,

collares que rompen como canicas.

…recuerdos que producen preocupación y dolor,

Duele y la Tierra tiembla.

Estoy en Paz ya con el mundo,

para mirar y ver lo que la gente es…………para mi horror,

tranquilos si son,siempre igual,las mismas cosas,

de los sentires,del laberinto,de la memoria del elefante blanco….

como si fuera la tragedia humana griega,

de más de dos mil años…

Asi unos y otros vivimos nuestra vida en momentos claros,

los malos momentos,en última estancia,

también son cantares y diversos versos lo cuentan,

el drama,la épica y la escena  circular terrestre una genialidad.

el primer film
el primer film (Photo credit: saul coa)